Concesiones en la sombra

Es innegable que el desarrollo de las infraestructuras viarias va parejo a la evolución industrial y económica de un país. Pero, ¿cuál es la mejor fórmula de construcción y gestión de éstas? ¿Quién debe financiar las obras y el mantenimiento de las vías?
-
Concesiones en la sombra

AEC: No se pueden hacer afirmaciones rotundas respecto a la bondad o no del sistema de peaje. Desde el punto de vista de las ventajas del mismo, cabe apuntar que el peaje permite liberar recursos públicos que, en consecuencia, pueden ser destinados a cubrir otro tipo de necesidades. En este sentido, el peaje puede redundar en mayores partidas presupuestarias en materia de gasto social -aspecto que la opinión pública viene demandando con especial preocupación en los últimos años-. Asimismo, permite compatibilizar la inversión en infraestructuras viarias con políticas de cierta estabilidad y equilibrio presupuestario. Otro de los aspectos positivos del peaje es la introducción de criterios empresariales en la gestión de infraestructuras; criterios que toman en consideración la demanda del servicio, lo que redunda en un mejor funcionamiento del sistema. En cuanto a los inconvenientes, uno de ellos se deriva del riesgo de un escaso uso de la infraestructura, sin olvidar el sobrecoste que el peaje representa para el usuario, sobre quien ya recae una carga impositiva exagerada. Bajo este prisma, no existen sistemas de peaje buenos o malos. Y sobre el particular puede generarse un gran debate social, económico y político. Lo que sí es cierto es que muchos países tienen pocas posibilidades de suministrar infraestructuras de carreteras sin recurrir a la fórmula del peaje para su financiación. No debemos olvidar que no hay infraestructuras gratuitas, sino diferentes procedimientos para financiarlas, tanto en lo que atañe a su construcción como en cuanto a su conservación. Los mayores problemas del mundo concesional residen en el hecho de que el marco jurídico en el que se desenvuelva sea correcto y equilibrado, evitando que se produzcan distorsiones. De ello depende que las operaciones concesionales sean correctas o incorrectas.

AEC: El hecho de que una obra se financie vía presupuestos públicos o vía iniciativa privada, sea cual fuere en este último caso la fórmula que se arbitre, no tiene por qué influir en el precio final de la misma. Ello depende de las dificultades a que se haya tenido que enfrentar la infraestructura durante todo el proceso de construcción (dificultades técnicas, fundamentalmente).

AEC: El período de una concesión viene fijado por el mundo financiero, es decir, está relacionado con la estabilidad de los parámetros económicos del país. Las concesiones tienen sentido en tanto en cuanto puedan ser financiadas. Así, los períodos largos representan una mayor confianza de los mercados financieros. Cuanto más largo sea el período, mayor número de obras se financian, ya que éstas son capaces de alcanzar tasas positivas de rentabilidad.

AEC: Sin duda, hay países con infraestructuras viarias maravillosas construidas y conservadas con fondos públicos. Es el caso de Alemania, donde el sistema de peaje se está introduciendo actualmente. No se trata más que de una cuestión de prioridades. Ahora bien, la peor situación posible es aquella en la que no hay obras. Y a ello es a lo que conduce la satanización del peaje: a no hacer nada.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...