Con las pilas de combustible puestas

¿Hacemos una apuesta? Antes de 15 años tendrás un coche de hidrógeno en tu garaje. Ni el poderoso lobby petrolero podrá impedirlo. Te contamos cómo funcionan estos vehículos, cuáles son las pruebas a las que se enfrentan, qué escollos deben salvar... Además, te puedes adelantar al futuro y darte con nosotros una vuelta en uno de estos modelos.
-
Con las pilas de combustible puestas
Con las pilas de combustible puestas

Hemos acudido a Zaragoza por varios motivos: iba a estar en persona el máximo responsable de General Motors en Europa, Carl Peter Foster; Figueruelas (la fábrica aragonesa de Opel) acariciaba la producción del nuevo Meriva (al final, ganó la batalla y montará este coche) y, por si fuera poco, todos los expertos sobre hidrógeno se reunían allí. Había muchos alicientes, pero –además y no estaba en el programa- pudimos “colarnos” y conducir un Hydrogen3 .

Pasa inadvertido. Si lo ves desde fuera, no es más que un Opel Zafira decorado con llamativos adhesivos. Sin embargo, nada más sentarnos nos avisan de que es un prototipo que –en realidad- no tiene precio. Menos mal que sabemos que no se trata de la única unidad con la que cuentan. De hecho, hemos leído que la cadena de muebles IKEA posee varios en Berlín para hacer sus repartos.

Funciona como un automático al uso: con unos pulsadores eléctricos podemos seleccionar la marcha hacia delante “D”, párking “P” o marcha atrás “R”. Logramos que el ingeniero de GM nos deje el volante y se sitúe detrás y ¡sorpresa!: al girar la cabeza para hablar con él, descubrimos que las plazas posteriores han sido elevadas. “¿Por qué?”, le preguntamos. Debajo se sitúa el depósito de combustible, un tanque cuidadosamente protegido. Según datos oficiales, es capaz de almacenar 4,5 kilos de hidrógeno que le darían una autonomía de 400 kilómetros.

El resto de componentes visibles son exactamente iguales a los que podemos encontrar en un Opel Zafira convencional: mandos, instrumentación, asientos... Incluso elementos como los frenos, la dirección o las suspensiones no difieren demasiado de las versiones de calle.

Este vehículo está movido con un motor eléctrico de 60 KW (82 CV) que ofrece un par máximo de 158 mkg. No hemos podido, aunque estamos deseando, traerlo a nuestro Centro Técnico para medir sus prestaciones, por lo que –de momento- nos tendremos que conformar con las cifras que nos da la marca: según sus datos, acelera de 0 a 100 km/h en 16 segundos y alcanza una velocidad máxima de 160 km/h.

La actual gama Zafira que puedes encontrar en los concesionarios presenta mecánicas más potentes. Así, en Diesel, la familia se inicia con un propulsor 1.9 CDTi de 100 CV, cuyos números dejan un poco atrás a nuestro protagonista: aceleración 0 a 100 km/h en 14,1 segundos y velocidad máxima de 174 km/h. Pero fíjate que, con un motor eléctrico de más potencia, no habría ninguna diferencia en carretera y sí muchas en la atmósfera: ¡nuestro protagonista sólo dejaba un pequeño hilo de vapor de agua a su paso!

Pequeña e improvisada toma de contacto... Nada más arrancar el Hydrogen3 te asalta una duda: “¿Funciona?”. No es la primera vez que sentimos esta sensación. Nos ocurrió exactamente igual cuando probamos la actual generación del Prius, un coche híbrido que combina un propulsor de gasolina y otro eléctrico.

Pura seda para moverse por ciudad: no contamina, no suena y, gracias a su cambio automático, podrás olvidarte del embrague. Sus detractores aseguran que quitará emoción a la conducción, que estamos a un paso de que los coches se conviertan en electrodomésticos que nos lleven desde A hasta B.
Es cierto que estos vehículos no podrán nunca ofrecer el sonido apasionante de un V8 al acelerar, el bramido de un bóxer.... lo que quieras, pero hay que darles una oportunidad: la ecología no está reñida con las prestaciones.
BMW ha conseguido demostrárnoslo. Su espectacular H2R, un futurista monoplaza movido por hidrógeno que ha batido hasta nueve récords de la FIA para este tipo de vehículos. Superó los 300 km/h y pasó de 0 a 100 km/h en menos de 6 segundos.

Los fabricantes ya se han subido a la ola del hidrógneo: Honda y su FCX, Mercedes y su NeeCar, BMW y su 750hL, Ford, Toyota... todos tienen varios modelos movidos por hidrógeno esperando pasar a las cadenas de montaje (por no hablar de los cientos de concepts y prototipos). Incluso hasta el mastodóntico y contaminante Hummer tiene una versión que utiliza esta tecnología: el propio gobernador de California, el otrora actor Arnold Schwarzenegger (en la foto), lo condujo cuando presentó en público su proyecto de “autopistas de hidrógeno” (quiere que en 2010 existan cerca de 200 hidrogeneras en este estado norteamericano). No es la única “Hydrogen Highway”: Noruega y Canadá ya tienen los planos sobre la mesa.

El Hydrogen3 no sólo tiene rivales en los modelos movidos por hidrógeno. Existen otras alterantivas “limpias” con las que, en un futuro, se tendrá que ver las caras: vehículos híbridos (combinan propulsores térmicos y eléctricos), eléctricos, movidos por gas o biofuel e incluso los denominados “Diesel verdes”, que exhiben consumos récords. De todos ellos ya te hemos hablado en Autopista.es. Si quieres saber más, te invitamos a seguir navegando.

Híbridos Solares De aire Biocombustibles

Galería relacionada

Propuestas de hidrógeno

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...