Cómo evitar pagar daños que no has causado en un coche compartido

El uso de un coche compartido por ser la opción más barata también puede darnos un buen disgusto, por tener que pagar un daño que no hemos causado.
Cómo evitar pagar daños que no has causado en un coche compartido
Cómo evitar pagar daños que no has causado en un coche compartido

Es evidente que las ventajas del coche compartido son muchas. De hecho, en las grandes ciudades son cada día más los que no se plantean la compra de un coche y prefieren utilizar plataformas como Car2Go, Zity o Wible, por citar sólo unos pocos ejemplos. Un movimiento que ha despertado el interés de las marcas, quienes ven esta tendencia como un motivo más para reinventarse.

Publicidad

Uno de los principales argumentos para actuar así es el ahorro del dinero aparejado directamente con un coche, léase letra de la financiación, seguro, combustible, mantenimiento… Sin embargo, todo esto se puede ir al traste si no tenemos cuidado.

Tal y como recuerdan desde Visualeo, una startup española que permite tomar fotografías con geolocalización y registro de la hora, antes de subirnos a un coche de uso compartido siempre es bueno que realicemos las fotos necesarias para demostrar el estado en el que nos hemos encontrado el vehículo y, de esta manera, que no nos puedan achacar desperfectos realizados por otros conductores.

Como puedes imaginar, en los contratos de las compañías de coche compartido se especifica que los coches cuentan con un seguro con franquicia, por lo que los desperfectos que sean achacados a nuestra conducción o a nuestro alquiler nos pueden costar cientos de euros, incluso miles dependiendo de nuestro comportamiento.

Sin embargo, donde ponen el foco en Visualeo es en los desperfectos causados cuando ha finalizado nuestro alquiler pero que, sin embargo, pueden achacarnos a nosotros. Algunas compañías hacen responsable de éstos al último conductor que ha usado el vehículo, por lo que podemos ser castigados por la compañía por algo que había sucedido con anterioridad o entre nuestro alquiler y el posterior.

Publicidad

Por ello, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Antes de subirte a un coche, realiza fotografías interiores, exteriores y del lugar donde estaba aparcado.
  • Si hay algún desperfecto, llama a la empresa arrendadora y explica el estado en el que te has encontrado el vehículo. También si está excesivamente sucio, ya que nos pueden achacar el pago de la empresa de limpieza. Lo mejor en estos casos es buscar otro vehículo.
  • Comprueba que el coche cuente con todos los accesorios incluidos. Los Smart de Car2Go, por ejemplo, cuentan con un cable de carga y nos pueden imputar el cargo de su sustracción si no está en el coche. Puede que alguien lo haya robado y varios alquileres después la empresa aún no haya sido informada.
  • Cuando finalices tu alquiler, fotografía de nuevo el coche, así demostrarás el lugar donde lo has hecho y cómo has dejado el vehículo en esa hora concreta. De esta manera, si el coche sufre un robo o un acto vandálico posterior no podrá ser achacado a nuestra conducción.
Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...

El mercado de vehículos de ocasión y de segunda mano no deja de crecer. En un context...

Las últimas pruebas de seguridad Euro NCAP demuestran que los coches híbridos eléctri...

Inspirado en la ciudad, con un enfoque distintivo y gran atención por los detalles, e...

Con lo mejor de un vehículo eléctrico y de uno tradicional de combustión, el coche hí...

El diseño de los coches, de las ciudades, de las carreteras... en todas sus interpret...