Publicidad

Código Penal: ¿menos accidentes?

¿Se evitarán casos como el del famoso 'bailaor' Farruquito? ¿Desaparecerán los 'hooligans' de la carretera? En definitiva, la reforma del Código Penal, ¿servirá para reducir los accidentes de tráfico? Hemos consultado a varios expertos en Seguridad Vial y éstas son las conclusiones a las que hemos llegado.
-
Código Penal: ¿menos accidentes?
Código Penal: ¿menos accidentes?

El Gobierno espera reducir hasta un 40 por ciento las muertes en carretera con la reforma del Código Penal, aunque no establece en qué plazo de tiempo. El anuncio de esta cifra ha generado incredulidad entre los distintos sectores implicados en el tráfico: "No se especifica en cuánto tiempo ni cómo van a lograr ese objetivo", asegura Tomás Santa Cecilia, director de Seguridad Vial del Real Automóvil Club de España (RACE). "Lo más criticable de esta reforma", continúa Santa Cecilia, "es que la han aprobado sin antes solucionar los dos temas más importantes, que son los límites de velocidad y la señalización de las carreteras. Por eso, pedimos que se comprometan por escrito a establecer una fecha para solventar estos dos asuntos".

Más crítico aún se muestra Mario Arnaldo, de Automovilistas Europeos Asociados (AEA): "Este código no va a solucionar casos como el de Farruquito. Se han olvidado de lo más importante: delimitar cuándo un hecho es un delito y cuándo es una falta. Sólo se han tenido en cuenta los casos por alcohol, velocidad y la no posesión del carné". Arnaldo señala un dato significativo: en 2006, se produjeron 4.101 muertos y en tan sólo 121 de esos casos se incoaron diligencias previas para investigar si hubo o no un delito de homicidio. "El año pasado sólo se investigó y juzgó como delito los accidentes en los que hubo lesiones graves. El resto o no se investigaron o se tramitó como una simple falta imponiendo ridículas sanciones económicas", afirma Arnaldo.

Analicemos el caso del famoso "bailaor" flamenco Juan Manuel Fernández Montoya, "Farruquito". Atropelló mortalmente a un peatón en un paso de cebra cuando circulaba a 80 kiómetros por hora. Además, iba sin seguro y sin carné de conducir. El "bailaor" tampoco paró para auxiliar a la víctima y, además, culpó a su hermano menor de edad de los hechos. Tras ser investigado el caso, un juez de Sevilla le condenó a dos penas de ocho meses cada una por los delitos de homicidio por imprudencia grave y omisión del deber de socorro. Se le absolvió de un tercer cargo por simulación de delito. ¿Cómo cambiarían ahora las cosas? Según Arnaldo, las diferencias serían mínimas: "La velocidad no supera los sesenta kilómetros por hora, la omisión de socorro ya se contemplaba y conducir sin seguro no es un delito penal. La única diferencia es, que a partir de mayo, será considerado como delito circular sin carné y eso significa una pena mínima".

La velocidad es uno de los asuntos que más disensiones ha provocado. Hace unos meses, el presidente de la Comisión No Permanente de Seguridad Vial, Jordi Jané, pedía unos límites de velocidad "creíbles" para los ciudadanos. Sin embargo, no sólo seguimos en la misma situación, sino que se ha endurecido la norma sensiblemente. "No creemos que la foto emitida por un radar sea la prueba más adecuada y lo único que se tenga en consideración para mandar a un conductor a la cárcel", nos explica Gloria Vinader, del gabinete jurídico del RACE. "Se están cometiendo los mismos errores que en la aprobación del carné por puntos. Para que estas medidas sean efectivas y se apliquen con rigor, es necesaria más presencia policial en carretera", insiste Mario Arnaldo. Vinader se ha pronunciado en el mismo sentido: "Este código ha apostado por la prevención. Se avisa a los conductores que podrán ir a la cárcel si sobrepasan un límte determinado de velocidad. Pero, para iniciar un proceso penal, es muy importante que se identifique al conductor, que se tengan en cuenta las circunstancias que concurrieron y, en este caso concreto, que el radar esté bien señalizado y correctamente ubicado. Lo ideal sería que fuese un agente de tráfico quien identificase al automovilista".

La falta de medios no sólo se hace ver en el número de guardias civiles que patrullan nuestras carreteras. Las penas se pueden conmutar por trabajos comunitarios en beneficio de la comunidad, pero, una vez más, no se ha pensado cómo se va llevar a cabo. "Ya pasó hace unos años con los arrestos domiciliarios", nos explica Vinader, "era una medida muy progresista y una buena opción a la cárcel, pero al final, dejó de aplicarse por falta de recursos".

El Gobierno, sin embargo, se muestra muy satisfecho con el nuevo texto: "Vamos a establecer el estado de derecho en las carreteras", nos ha dicho Victorino Mayoral, portavoz de Seguridad Vial de PSOE. Pero no ha especificado cuándo se van a arreglar los puntos negros de las vías españolas, cuándo se van a cambiar los guardarraíles actuales por otros más seguros y cuándo se va a mejorar la señalización de las carreteras.

Código Penal: así es