Los coches inteligentes llegarán en dos años

Alemania hace profesión de su vanguardismo en la industria del automóvil con el anuncio de que los primeros coches con capacidad de entender al conductor y de dialogar con él llegarán al mercado en dos años. Así, lo ha vaticinado el director ejecutivo del Centro Alemán de Investigación de Inteligencia Artificial (DFKI), Wolfgang Wahlster.
-
Los coches inteligentes llegarán en dos años

Hoy en día, es posible traducir y corregir textos orales a través de Internet; existen médicos que dictan el diagnóstico de sus pacientes a una computadora; el sistema Bluetooth, cada vez más común, permite hacer llamadas de teléfono al volante de un coche.

Estamos en los comienzos de la era en la que el hombre, a través de técnicas lingüísticas especiales, se comunica con la máquina, pero ¿se comunicará algún día la máquina con el hombre?

<

p> Más pronto de lo esperado, sólo dos años. Así lo aseguran en el Centro Alemán de Investigación de Inteligencia Artificial, una institución privada dedicada exclusivamente al desarrollo y creación de programas que imiten el comportamiento y la comprensión humana. Según su director ejecutivo, Wolfgang Wahlster, el centro trabaja en un sistema para que los coches “reconozcan pautas de comportamiento, capten señales sensoriales, verifiquen la edad, sexo y estado cognitivo del conductor y puedan conversar con él para facilitarle la información que pida”. Asegura que, en dos años, estará listo para salir al mercado y que sucesivas pruebas realizadas con modelos de los fabricantes BMW y Mercedes han resultado satisfactorias. En 2007, el DFKI realizará ensayos en 200 vehículos de otras marcas.

Uno piensa que una comunicación de este tipo necesita de sofisticados dispositivos y de tecnologías sumamente desarrolladas. Nada más lejos de la realidad. El secreto está en el desarrollo de unas técnicas lingüísticas precisas para que la intercomunicación hombre-máquina sea posible. El resto, de uso común: ordenador para procesar los datos, micrófono para hablar y altavoces para escuchar.

<

p> ¿Y el proceso? Sorprendentemente sencillo. El conductor habla. La voz se canaliza a través del micrófono al ordenador, que procesa los datos. A continuación, da una respuesta y el conductor oye la información a través de los altavoces.

<

p> Wolfgang Wahlster explica el sistema utilizando una situación común al volante: la búsqueda de una gasolinera. ¿Qué hacemos cuando nos quedamos sin gasolina? Preguntar dónde está la gasolinera más cercana. Una vez comprendido el interrogante, nuestro coche busca, a través de GPS, las estaciones más cercanas y las muestra en la pantalla del navegador. No sólo eso; también es capaz de determinar cuál de ellas tiene el combustible más barato y de ofrecer al conductor la posibilidad de dirigirle hacia ella. Si el que maneja el volante decide que esa gasolinera no es de su agrado, el ordenador busca otra y vuelve a dar una respuesta. Se ha iniciado así un primer diálogo entre el hombre y la máquina.

<

p> El científico alemán asegura que el sistema de inteligencia artificial desarrollado también avisa de la situación de los radares y de otras informaciones útiles para el conductor.

<

p> Pero va más allá. Al utilizar técnicas lingüísticas y fonéticas especiales, es capaz de detectar la edad biológica y el sexo del conductor en función de la vibración de la voz. Si es capaz de hacer eso, ¿por qué no iba a ser capaz de saber si el piloto está estresado, nervioso o concentrado? Efectivamente, lo detecta. En esos casos, actúa en consecuencia en función de las necesidades. Por ejemplo, cuando está realizando una maniobra que requiera concentración, extrema las precauciones, evitando que entren llamadas telefónicas que le puedan distraer.

<

p>

Otra de las capacidades del sistema es la comunicación con otros vehículos. Así, si halla incidencias en la carretera (lluvia, nieve, accidente, etc.), advierte a los que vienen detrás de la circunstancia.

La inteligencia artificial no sólo hace más seguro el trayecto, también más placentero. Walhster asegura que es capaz de dar respuesta a cualquier pregunta. Que pedimos una canción determinada, la baja de Internet. Que hacemos la pregunta sobre “quién fue el máximo goleador de la FIFA”, ilustra el científico, la responde “mejor que Google, porque lo hace directamente”. Este sistema representa, según el DFKI, un paso más hacia el coche de conducción automático que ya “es técnicamente posible”, pero caro: “Hasta el doble del precio de un vehículo convencional”, asegura Wahlster.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...