Los coches eléctricos continúan quemándose

Un nuevo incendio de un vehículo eléctrico, concretamente el chino BYD E6, ha vuelto a despertar la polémica sobre la seguridad de los automóviles impulsados por este tipo de tecnología. Las causas de la aparición inmediata de las llamas tras un accidente aún se siguen investigando.
-
Los coches eléctricos continúan quemándose
Los coches eléctricos continúan quemándose

Si ya la escasa autonomía, la excesiva dependencia de un punto de recarga y el alto precio juegan en contra del éxito de los coches eléctricos, parece que la seguridad está llamada a convertirse en un escollo aún mayor. Después de los conocidos y numerosos incendios protagonizados por varias unidades de Chevrolet Volt en Estados Unidos, ahora la polémica de la seguridad vuelve con fuerza tras otro caso de incendio de un coche eléctrico.

Según se publica en la edición digital de The New York Times, un taxi chino con modelo de coche eléctrico BYD E6 se vio envuelto en un aparatoso incendio tras previamente chocar con un Nissan GT-R. Después de las investigaciones realizadas por las autoridades competentes, el deportivo japonés circulaba a 180 km/h cuando impactó brutalmente por detrás al taxi chino, que iba a una velocidad de 40 km/h. En el accidente fallecieron los tres ocupantes del BYD E6.

Justo después del impacto, el BYD E6 salió literalmente volando y fue a chocar contra un árbol, tras lo cual el vehículo quedó partido literalmente en dos. Segundos después fue cuando se originó el incendio en las dos mitades del habitáculo.

Al igual que en muchos coches eléctricos, las baterías del BYD E6 se encuentran ubicadas debajo de los asientos traseros, lo que presupone que fueron separadas de su posición original tras el violento impacto. El fabricante asiático continúa con la investigación y aseguró previamente que sus vehículos se habían sometido a rigurosos tests de seguridad. La misma afirmación fue manifestada por General Motors cuando empezaron a producirse los casos de incendios del Chevrolet Volt.

El material del que están construidas las baterías (lo más común es que sean de ión-litio, existiendo también bastantes coches con acumuladores de energía de polímero de litio) y la brutal y rápida reacción química del litio en determinadas circunstancias parecen ser dos de las posibles causas de los inminentes incendios de coches eléctricos tras verse implicados en un accidente.

La polémica sobre la seguridad de los coches eléctricos y su facilidad para incendiarse ya está servida. Ecología sí, pero segura.

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...