Coches americanos de importación

Si uno de tus sueños es poder conducir un coche ‘Made in America’, en alguna ocasión quizás se te haya pasado por la cabeza la importación de este tipo de vehículos. A continuación, te explicamos todos los procesos desde la elección del vehículo hasta su recogida en España, pasando, por supuesto, por los trámites legales, de transporte y aduaneros.
-
Coches americanos de importación
Coches americanos de importación

Si eres de los que no se asusta con trámites legales y papeleos varios, quizás hayas pensado en más de una ocasión plantearte la importación de un coche americano. Autopista.es ha contado con la colaboración de la empresa XLCars Peninsular SL, una compañía con una dilatada historia en esta materia, que ha sido la que nos explicado con todo lujo de detalles todos los trámites y procesos.

En primer lugar, antes de elegir nuestro coche de ensueño, debemos dejar claro a los conductores la siguiente premisa sobre coches americanos de importación y su correspondiente homologación en España:
- Todos aquellos vehículos con fecha de matriculación en Estados Unidos a partir de 2004 (coches considerados nuevos o seminuevos). En este caso, deben de cumplir la norma anticontaminante Euro IV (en Estados Unidos, la norma equivalente es la Tier II Bin 5)
- Coches clásicos e históricos de más de 25 años de antigüedad que conserven el 90 por ciento de las piezas originales.

Con estas premisas, si están pensando en adquirir un vehículo fabricado en Estados Unidos entre 1986 y 2003, deberás quitarte esta idea de la cabeza puesto que es prácticamente imposible tramitar su homologación para su circulación legal por España.

En este primer paso, se plantean dos posibilidades: que el propio conductor busque el vehículo que le interesa o que una empresa especializada –en este caso, XLCars- sea la encargada de esta búsqueda. Si la persona interesada elige una u otra opción, deberá tener en cuenta que contactos de esta empresa probarán el vehículo y harán una revisión del mismo. Estas personas en muchos casos son mecánicos e ingenieros y, en el caso de XLCars, están localizados en Nueva York, Miami y Los Ángeles. Si es la empresa la que se encarga de la búsqueda, el conductor dispondrá de una garantía inicial, mientras que si es la propia persona la que realiza la búsqueda no tendrá esa garantía. En este primer paso, la empresa especializada no incluye ningún tipo de gasto previo.

El conductor ya tiene elegido el vehículo por lo que comienza el proceso de negociación y gestión de la compra. Lo primero que hace la empresa es consultar la disponibilidad del automóvil y el lugar exacto en el que se ubica. Si el coche está lejos de donde se encuentran los contactos de XLCars –Nueva York, Miami y Los Ángeles-, sí se cobran gastos de desplazamiento, no cobrándose si se localizan en una ciudad o población cercana a las ciudades citadas. Previa solicitud del interesado, se elabora un presupuesto en el que se incluye el precio del coche en Estados Unidos, los gastos de transporte a un puerto norteamericano, los gastos arancelarios, los gastos de transporte desde el puerto de La Coruña a la ciudad concreta de España, la aplicación de los impuestos españoles (IVA y matriculación), los gastos de homologación y los gastos de honorarios –comisiones- generados por la gestión de la compra. El resultado de todo este desglose es el precio final o total del vehículo.

Si el conductor da su conformidad, se da luz verde al contrato de compraventa, en el que se incluyen los datos de los vendedores con NIF fiscal, los datos personales del comprador, los datos del coche (nº bastidor, nº kms recorridos y equipamiento –hay compradores que solicitan mucha más información-) y precio de compra fijado. En este momento, el comprador español debe adelantar sólo la integridad del coste de venta del vehículo en Estados Unidos, mientras que el resto de gastos generados por los trámites (transporte, impuestos de aduana, matriculación, IVA, homologación y honorarios) se entregan cuando se formaliza la compra, es decir, cuando al conductor se le entregan las llaves y la documentación de su automóvil americano.

Los puertos de mar con más conexiones entre España y Estados Unidos son los ubicados en Nueva York y Houston. En este caso, los gastos de transporte generados por llevar el vehículo desde el punto original hasta donde se encuentra el puerto norteamericano, dependen de la distancia en kilómetros y del tipo de vehículo. Según los casos, estos gastos pueden variar entre los 250 y los 1.200 euros, en el caso más extremo de un vehículo muy peculiar de gran tamaño y en una zona muy alejada al puerto de entrega.

En el presupuesto inicial, este tipo de gasto también se ha incluido. A la hora de elegir un contenedor específico, previamente hay que abonar los gastos que generan los permisos de exportación. Respecto a los tipos de contenedor –éstos cuentan con los correspondientes sistemas de sujeción y anclaje del vehículo para evitar posibles golpes en su traslado por mar-, hay dos alternativas: el denominado por grupaje (el vehículo deseado ‘viaja’ en compañía en el mismo contenedor con otra mercancía) y un contenedor exclusivo para el transporte de vehículos (en cada contenedor, pueden ir como ‘viajeros’ hasta tres coches). El precio del contenedor por grupaje es de 2.000 euros, mientras que el precio del contenedor exclusivo es de 5.000/5.500 euros.

- Papeleo en España
- Las ofertas más destacadas
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...