Clio Renault Sport

El más potente de los Clio actuales cuenta con argumentos suficientes para triunfar entre los amantes de la deportividad al volante. 200 CV entregados por un motor muy elástico, facilidad de conducción, comodidad de suspensiones y una imagen suficientemente diferenciada son razones de peso para que lo veamos con asiduidad por nuestras carreteras.
-
Clio Renault Sport
Clio Renault Sport

Dinámicamente el Clio Renault Sport es un GTI con el que se puede ir muy rápido en zonas viradas y, al mismo tiempo, con una gran sensación de seguridad. Muestra mucho aplomo en este tipo de vías y es muy previsible en sus reacciones, sin que hayamos detectado "malos modos" en el tren trasero, como sucede en otros deportivos de tamaños algo más pequeños. El ESP, desconectable totalmente, no es demasiado intrusivo y permite que lo llevemos al límite sin ponernos freno. En definitiva, muy noble, capaz de perdonar errores en la conducción y, lo que es más sorprendente, sin pérdidas de tracción notables.

Las suspensiones son más confortables de lo que cabría esperar en un automóvil de este tipo y saben filtrar las irregularidades del terreno. Sujetan con energía la carrocería, pero no castigan al conductor y a los ocupantes con una dureza excesiva. La dirección colabora definitivamente en este apartado, pues, aunque se sigue notando un tacto "eléctrico", sus leyes se han variado para hacerla más directa, sensitiva y rápida.

El chasis del Clio Renault Sport es esencial para lograr este comportamiento dinámico tan aplomado. Ahora es más largo (la batalla gana 10 mm y las vías delantera y trasera son 48 y 50 mm más anchas) y se estrena un nuevo tren delantero con pivote independiente, desarrollado en aluminio, que actúa sin que se vea afectado por el motor ni la amortiguación; o, lo que es lo mismo, trabaja con mayor precisión y motricidad y sin la interferencia de otros elementos. El tren trasero, como en el resto de la gama, es de eje elástico.

Los frenos, como en cualquier buen deportivo, deben aguantar con estoicismo nuestras demandas y así lo hacen. A la espera de que contemos con el coche y nuestro Centro Técnico realice las pruebas de frenada, las sensaciones han sido muy buenas. El equipo de frenos tiene una gran mordiente, quizás algo brusca si no se sabe dosificar la pedal, y soporta con dignidad el esfuerzo continuado.

El Clio más potente también se desmarca estéticamente de sus hermanos de gama. Se adopta un nuevo frontal con una toma de aire de mayores dimensiones y nuevas rejillas, el faldón lateral es más imponente y las nuevas llantas de 17 pulgadas y la mayor anchura de vías le otorgan una imagen más musculosa. No obstante, los dos elementos más diferenciadores y más atrevidos son un nuevo difusor trasero y unas entradas de aire “tipo Porsche” en los laterales. Ambos tienen como misión aumentar la aerodinámica del modelo y para ello, según los responsables de la marca, se han fijado y tomado elementos de la competición, exactamente del monoplaza con el que compiten Fernando Alonso y Giancarlo Fisichella en la Fórmula 1.

En el interior también hay guiños “racing”, como el pedalier y el reposapiés en aluminio, la palanca de cambios y el volante en cuero perforado (este último elemento con una marca roja para tomarla como referencia a la hora de “jugar” con el volante), asientos delanteros deportivos de gran agarre (en opción unos baquets casi de competición) y relojes de atractivo diseño. Además, en el indicador del cuentarrevoluciones, el tamaño de las cifras aumenta a medida que la aguja se acerca a la zona roja y se avisa al conductor, mediante un testigo, cuando se debe realizar el cambio ideal a una marcha superior para extraer el máximo de jugo del motor.

El Clio Renault Sport se pondrá a la venta en nuestro país el próximo 19 de julio a un precio bastante atractivo: 21.800 euros. Es más barato que el Mini Cooper S y el Opel Meriva OPC y se sitúa en un precio similar al del Seat Ibiza Cupra y al del VW Polo GTI ofreciendo más caballos. Un escalón por debajo se encuentran Ford Fiesta ST y Mitsubishi Colt CZT, que son sensiblemente menos costosos, pero cuentan con 50 CV menos y menor tamaño.

En el equipamiento de serie no falta el aire acondicionado, los faros antiniebla, el radio CD con MP3, el regulador/limitador de la velocidad, las llantas de aleación de 17 pulgadas, el control de estabilidad y los airbags de conductor, pasajero, laterales y de cortina. En el capítulo de opciones, podemos decantarnos por el climatizador (416,26 euros), pintura metalizada (343,41), sistema de navegación Carminat (1.051,06), sistema de control de presión de los neumáticos (166,50) y faros de xenón (634,80), entre otros.


Piensas a priori que un coche de este tamaño –aunque no sea tan pequeño como antaño- cargado con 200 CV requiere de un cuidado especial al volante, pero conduciéndolo te das cuenta de que es una versión muy noble y que te permite alcanzar los límites con seguridad. Eso sí, cuidado con la velocidad en esta época de radares, porque el Clio Renault Sport corre e invita a correr mucho. Lo que más me ha sorprendido es el gran trabajo realizado en las suspensiones, pues no son incómodas para los ocupantes y no se resta nada de eficacia en la conducción… incluso en circuito.

Galería relacionada

Clio Renault Sport

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...