¿Por qué triunfan los Dacia?

Nació de manera humilde, siendo el patito feo. Hoy ha eclosionado en cisne sabiendo beneficiarse de una crisis como nadie. Incluso se permite el lujo de toser a su hermano mayor, Renault. Estas son las claves del éxito de Dacia.
Juan Carlos Payo.

Twitter: @PayoAutopista -

¿Por qué triunfan los Dacia?
¿Por qué triunfan los Dacia?

En nuestro país, en el mes de agosto, Dacia, con cuatro modelos en gama –Sandero, Logan, Lodgy y Duster- ha vendido sólo 22 unidades menos que la gama Renault que suma once opciones de compra –Twingo, Clio, Captur, Mégane, Scénic, Koleos, Fluence, Laguna, Lattitude, Espace y Zoe-. Presume incluso de que el Dacia Sandero es el modelo más vendido en nuestro mercado y encima en el segmento que más interesa, el de los particulares. Si cogemos los modelos más vendidos del grupo Renault en 2013, el líder fue el Dacia Duster con 376.672 unidades, por delante del Dacia Sandero con 354 961 unidades y del Renault Clio con 338.000 unidades. Estas son las claves del triunfo de Dacia.

1. Estar en el momento justo

Sería de genio haber sabido barruntar la crisis antes de que se cociese. Pero el caso es que el olfato de Louis Schweitzer, presidente de Renault entre 1992 y 2005, al fijarse en una vetusta marca rumana a finales del pasado milenio viendo sus posibilidades de modernización para implementar elementos técnicos del grupo archiprobados, amortizados y no caducos, es de quitarse el sombrero. Y luego también es digno de elogio cómo el propio Schweitzer corrigió ligeramente el tiro y lo que era un proyecto de coches 'low cost' para mercados emergentes, se comercializó en Europa Occidental a partir de 2004.

2. Fenómeno Logan

Ahora ha perdido fuelle pero en su lanzamiento el Dacia Logan llegó a convertirse en un coche deseado por el colectivo más pijo de la clase alta parisina. Era un símbolo de quien se quería diferenciar de corrientes y convencionalismos apostando por la sencillez y el pragmatismo máximo. Eso sí, era un coche espartano, fabricado con componentes veteranos, demasiado veteranos de Renault. Y su éxito inicial ha sido el que ha posibilitado una expansión de la marca pero sin cometer locuras, con la ingeniería justa, sólo yendo a segmentos donde hay negocio y volumen y sin explorar ningún nicho arriesgado. No creemos que la gama crezca más allá de uno o dos modelos más. Ahora, una década después el éxito está llegando con una filosofía similar con la aportación que hacen a los segmentos más demandados los Sandero y Duster.

3. Campañas publicitarias efectistas

Todos recordamos aquel primer anuncio del Logan donde comprobábamos cómo abría y cerraba una puerta o el maletero. Así ha sido desde entonces hasta ahora. El gancho de los spots televisivos ha generado desde su lado anecdótico o casi cómico –explicar la simpleza no es fácil- una simpatía hacia la marca y los modelos que se ha traducido en visitas al concesionario y conocimiento para Dacia. En Francia, es la quinta marca más vendedora.

4. Diseño menos rústico

No podemos negar que afortunado estéticamente no era el primer Logan, con ese tercer volumen que tan poco gusta en nuestro país en un segmento como el que se mueve este compacto. Pero el camino se hace andando y ya esta segunda generación ha dulcificado su rudeza de diseño en el caso del Logan, igual que han ido haciendo sus nuevos hermanos hasta lograr una cierta modernidad de líneas. Mucha culpa tiene ya un centro de Diseño específico en Bucarest con 24 diseñadores que trabaja el futuro para ganar terreno frente a la competencia en materia estilística pero sin renunciar al ADN de la marca, eliminar lo superfluo para disfrutar de lo imprescindible.

5. Precio

Podría parecer el primer argumento de venta, y desde luego en crisis es algo que se tiene en cuenta, cuando los bolsillos están para pocas alegrías. Luego la realidad nos colocará en que desde el precio que anuncian al que realmente compras en cuanto añades algún mínimo elemento de seguridad/confort media la cantidad suficiente como para que pueda haber otras alternativas en el mercado, pero el cebo ya está lanzado y el cliente ha mirado el Dacia como primera opción. Incluso los 8.400 euros de arranque de un Dacia Sandero –el más barato de toda la gama Dacia- no parecen una oferta escandalosa, aunque en esta cifra no incluimos planes PIVE ni ofertas del mes. Mientras el resto de competidores parten de un pliego de condiciones, para tras ver el resultado final, fijar un precio, en Dacia se parte de un precio y el pliego de condiciones gira sobre esta cifra.

6. El poder del boca a boca

No es fácil encontrar clientes insatisfechos en Dacia. No es un coche que genere grandes expectativas en su compra y sorprende gratamente a sus usuarios por su robustez ya que emplea soluciones suficientemente testadas para garantizar durabilidad máxima. Y encima, con un servicio postventa muy similar al archirreconocido de Renault. Además, se está nutriendo de compradores con coches viejos, muy viejos, que al tomar asiento en un Dacia, consideran que han dado un salto exponencial frente al coche que dejan, lo cual enriquece la valoración inicial. Y al igual que sucede con el diseño, el éxito de la marca permite ya disfrutar de un centro de desarrollo y pruebas específico con 350 hectáreas de instalaciones en Titu, a la vez que se comparten líneas maestras de desarrollo con Nissan y Renault


¿Qué Dacia me compro?

Dacia Duster

Le tocará vivir una nueva generación en 2017 a este modelo SUV de 4,31 metros que vio la luz en 2011. Puede montar transmisión 4x4. El pasado otoño recibió un restyling. Entre 10.900 y 18.250 euros. 90 y 105 CV Diesel y 105 y 125 CV gasolina.


Dacia Lodgy

Monovolumen de 4,5 metros de longitud y cinco o siete plazas que arrancó en 2012. Dos mecánicas gasolina con 85 y 115 CV y dos Diesel dCi con 90 y 110 CV.  Entre 9.850 y 15.300 euros.

 

Dacia Logan

Fue el primero en llegar a nuestro país en 2005 exhibiendo la simpleza por bandera y desde 2012 vive su segunda generación, con la correspondiente declinación familiar MCV. Entre 9.150 y 11.550 euros.

 

Dacia Sandero

La actual joya de la corona: utilitario de 4,05 metros que también ofrece una variante con maquillaje campero (Stepway). Dos motores gasolina y dos Diesel de 75 y 90 CV. Entre 8.400 y 12.500 euros. 

 

Galería relacionada

Claves del éxito de Dacia

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...