Claroscuros de la Opep

Cada vez que suben los combustibles, las compañías petroleras ponen cara de póker y dicen que es culpa de la coyuntura internacional, el mercado, la Opep.
Autopista -
Claroscuros de la Opep

La habilidad con que Alí Rodríguez y su Secretariado manejan los mercados es envidiable. Desde los neoliberales ministerios de Economía de Occidente se les acusa de jugar con fuego, pero, a medio plazo, sus estrategias son infalibles.

En este otoño del 2001, la organización tiene la misión de mantener los niveles actuales de producción y precios. En julio pasado redujeron de nuevo su producción, tras un periodo de bajada de los precios. Acutalmente, la Opep produce 23,2 millones de barriles cada día, una cantidad que se considera satisfactoria para cubrir la demanda mundial que asiste el cártel.

Sin embargo, su futuro tiene cuatro puntos fundamentales para aclarar. El primero es la cantidad de petróleo que queda. Se calcula que las reservas mundiales pueden agotarse en más o menos un siglo. Este problema está estrechamente relacionado con el que generan los periodos agudos de carestía. Tras mucho tiempo pagando caro el crudo, los países consumidores se cansan. Cuando esto sucede, deciden invertir en petróleo de otras cuencas menos rentables habitualmente. O, peor aún, invierten en energías renovables, como la solar, la hidráulica o el hidrógeno Esto, que sucede desde 1973, resta inevitablemente cuota de negocio a la Opep.

A escala política, la organización tiene un par de problemas más. Uno es de orden interno, por las dificultades que se encuentra a veces para mantener la disciplina entre los países miembros. En el mismo sentido, la política “exterior” del cártel tiene que lidiar con las presiones estadounidenses y europeas, además de coordinar medidas conjuntas con países productores, como México, Rusia y Noruega, que no pertenecen a la Opep pero suelen trabajar en su misma línea.

Por último, más grave que todos los demás por sus consecuencias planetarias es el problema de la protección medioambiental. La comunidad internacional impone cada vez legislaciones más restrictivas en el ámbito de salvaguarda ecológica. La Opep está especialmente implicada en este problema, tanto por su producción como por los derivados que de ella salen. Y, a su pesar, por las cada vez mayores reducciones de consumo que los fabricantes logran en los coches. Menos consumo, menos contaminación, menos necesidad de petróleo.

Cuarenta años después de formarse, la Opep se encuentra ante retos importantes. De cómo logre salir de ellos dependerá la estabilidad de la economía mundial y, seguramente, el desarrollo de la industria del siglo XXI.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...