Citroën: una apuesta innovadora

La marca del doble chevron llega a París con varias novedades, entre las que destaca el C3 Pluriel, un vehículo que puede convertirse en un descapotable o un pick-up con sólo apretar un botón.
-
Citroën: una apuesta innovadora

Su precio será entre 2.500 y 3.000 euros superior al del C3 de acabado o equipamiento equivalente (es decir, un C3 1.4 SX Plus, con un importe de 12.990 euros -2.160.000 pesetas-, costará 15.990 euros -medio millón más de pesetas- en la versión Pluriel).

Este es el único modelo de producción que Citroën presenta en la muestra francesa y, según han asegurado, es un automóvil del que se sienten orgullosos, ya que se acerca mucho al que fue presentado como prototipo.

Asimismo, el C-Crosser, que ya pudimos ver en el Salón de Frankfurt y que aún no se fabricará en serie, llega a París para mostrar sus posibilidades. Este SUV (Sport Utility Vehicle), con capacidad para seis personas, puede transformarse en un semi-roadster e, incluso, en un pick-up.

El C-Crosser representa un revolucionario avance sobre lo que podría ser una posible solución para los vehículos de ocio o todo terrenos ligeros. Este ejercicio de estilo destaca por su modularidad exterior y por su concepción del espacio interior. Destacables es que se beneficia de las últimas tecnologías del mercado, como es una suspensión hidractiva evolucionada y un puesto de conducción móvil que utiliza la tecnología "by wire". Este vehículo está claramente pensado para la vida en su interior. Los asientos están más elevados que en un vehículo convencional con lo que los pasajeros tienen una visión panorámica del exterior. Esto viene favorecido por un techo de cristal que va desde el parabrisas hasta el maletero. En las plazas delanteras pueden montar hasta tres personas, con la peculiaridad de que el volante puede colocarse en cualquier posición del salpicadero (izquierda, derecha o centro). Las plazas traseras cuentan con un gran espacio para las piernas de tres pasajeros, ya que pueden estirarlas por debajo de los asientos delanteros. Y esta gran habitabilidad midiendo "únicamente" 4,28 metros.

Citroën también enseñará al público europeo un Xsara sin pedales (adaptado a las personas con alguna discapacidad física), el nuevo motor Diesel que montará el C3, su monovolumen de gama alta C8, que ocupa el hueco dejado por el Evasión, y la nueva generación de su Berlingo (con un frontal renovado y suspensiones modificadas). El lavado de cara que se le ha aplicado a la furgoneta francesa está orientado a elevar sus ventas -se matricularon 800.000 unidades de la generación anterior-.

El C8 es un monovolumen de gran formato que supera al Evasión en todas sus dimensiones (es 27 centímetros más largo, dos centímetros más ancho y cuatro centímetros más alto) y, además, puede albergar hasta ocho pasajeros, uno más que el anterior.
Cuenta, como primicia, con puertas correderas eléctricas en ambos lados. Se pueden accionar desde las plazas delanteras sin tener que salir del vehículo y también responden a las órdenes del mando a distancia. Además, llevan un seguro antipinzamiento y su sensor electrónico se inhibe en cuanto el coche arranca, a fin de evitar aperturas accidentales.
Con estos accesos, se acentúa la fluidez de su estilizada carrocería, muy en la línea del C3 y con grandes espacios acristalados que se refuerzan con el techo practicable.
En el interior, destaca la presencia de los asientos traseros, que disponen de anclaje instantáneo que permite desplazar hasta 15 centímetros cada asiento. Esto hace de la modularidad una de las principales bazas del coche, complementada por los casi 60 huecos portaobjetos. Además, también resalta la climatización, que puede actuar en cuatro zonas independientes.
El equipamiento y acabado del habitáculo responden a tres niveles distintos. El acabado Détente cuenta con un tejido específico con relieve para el guarnecido de los asientos y el salpicadero, además de molduras interiores en imitación a madera en el panel de mandos y las puertas. El ambiente Cocon pone terciopelo en la tapicería y molduras en imitación de caoba. Por encima está el Vip, que lleva tapicería en cuero Alcantara y remates en satén plateado. Para la gama alta, el acabado Captain Chairs propone asientos con reposabrazos en la segunda y tercera fila, así como tapicería de cuero o, si se prefiere, una de las anteriores.
Entre los demás elementos del equipamiento se puede hablar de equipos de sonido con mandos en el volante que, además, se pueden ir complementando con opciones como el RDS, el lector de CD, el teléfono GSM con manos libres, un navegador y un dispositivo de llamada de emergencia automatizada.

En caso de desearlo, se puede montar una gran pantalla de vídeo con auriculares inalámbricos y un lector de DVD para poder ver películas mientras se viaja.
Seguridad reforzada
El C8 presenta una interesante novedad entre los monovolúmenes. Por primera vez, un coche de este segmento monta airbags laterales de cortinilla que abarcan las tres filas de asientos.
A estas bolsas protectoras se suman dos más en los laterales de los asientos delanteros y dos más frontales.
ABS de serie y control de estabilidad ESP, control anti-deslizamiento ASR, el dispositivo de ayuda al estacionamiento y el detector de inflado insuficiente de los neumáticos, como opciones, se encargan de afianzar la seguridad del vehículo en cualquier circunstancia. Pero, además, con el carácter eminentemente familiar del C8, se ha querido prestar más atención a un apartado especialmente delicado, la seguridad de los niños. Así, los mandos de las puertas se desactivan a voluntad del conductor para que los pequeños no puedan manipularlos, los asientos traseros llevan anclajes Isofix para sillitas y un espejo de vigilancia permite al conductor y al pasajero delanteros vigilar a los niños más cómodamente.
Un motor nuevo
El apartado motriz difiere del que mostraba el Evasion. En gasolina, el C8 estrena un motor completamente nuevo en Citroën. Se trata de un 2,2 litros que entrega 160 CV a 5.650 rpm y 217 Nm a 3.900 giros. Cuenta con distribución de calado variable y dos árboles de equilibrado y sus prestaciones, según la marca, son “fuera de serie”. Asociado a una caja de cambios automática, este V6 hace el 0-100 en 11,6 segundos, muy buena marca para un coche que, a plena carga, pesa más de dos toneladas y media.

Los otros dos propulsores de gasolina son los conocidos 2.0 16V, entrada de gama con sus 138 CV a 6.000 rpm y su par máximo de 190 Nm; y el poderoso V6 de tres litros, que rinde 208 CV a las 6.000 vueltas y libera una fuerza de 285 Nm desde menos de 4.000 giros. Este último es el más indicado para aquellos conductores que, pese a llevar un vehículo tan orientado a la familia, no quieran renunciar a las prestaciones. Sus 205 km/h de punta y los 11 segundos en el 0-100 lo convierten en un rival temible.

En Diesel, menos novedades. Están los HDI, ya con filtro de partículas, de 2.0 y 2.2 litros. En el primer caso, la potencia nominal se sitúa en 109 CV y el par en 270 Nm desde sólo 1.750 vueltas. Es un motor muy contrastado, de comportamiento solvente y grandes facultades ahorradoras. El 2.2, con culata de 16 válvulas, llega a los 130 CV a 4.000 rpm y su par llega a los 314 Nm a los 2.000 giros. Estamos en este caso ante un motor más brioso y brillante que el anterior, sin que por ello se dispare el consumo.

Los precios de este coche estarán entre los 27.950 y los 38.965 euros (entre 4.650.500 y 6.500.000 de pesetas), con un descuento promocional de 1.000 euros (166.000 pesetas).

Precisamente, el constructor galo ha asegurado en rueda de prensa que, a pesar de la crisis que sacude el sector automovilístico, sus previsiones de ventas para 2002 continúan siendo las que apuntaron a principios de año: 1,3 millones de vehículos. De hecho, el objetivo de matriculaciones se mantendrá en todo el grupo PSA (Peugeot-Citroën), según ha afirmado Jean-Martin Folz, presidente de la compañía. Así, el consorcio planea comercializar 3,25 millones de coches en 2002, para llegar a los 3,5 millones de automóviles vendidos en 2004. Asimismo, Folz ha declarado que el 25 por ciento de las ventas se realizarán fuera de Europa, a pesar de que el Viejo Continente -que fue calificado por el presidente de PSA como "la región con más competitividad y la menos rentable del mundo"- absorbió el 79 por ciento de las matriculaciones en 2002.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...