Citroën DS3

El nuevo Citroën DS3 va a desembarcar con fuerza en el mercado, la suficiente como para hacer temblar al Mini como el rey de su segmento, aunque por un camino distinto. Para comprobarlo, nos fuimos hasta París para ser uno de los primeros privilegiados en conducir la nueva creación de la marca francesa.
-
Citroën DS3
Citroën DS3

Nada más entrar en la Fundación Cartier, donde tenía lugar la presentación del Citroën DS3, notamos un ambiente y una decoración futurista, de vanguardia. En algunos de los carteles que colgaban de las paredes se podía apreciar la leyenda “Anti-Retro”, lo cual nos hizo pensar que Citroën trataba de golpear a su más directa competencia (Mini y Alfa Mito) donde más les puede doler, además de vender su coche como algo totalmente novedoso. Este extremo lo confirmó la propia Citroën según avanzó el acto. Pero, ¿sería suficiente con esto? ¿será capaz Citroën de pelear de tú a tú con el Mini, que es ahora mismo el rey del segmento Premium de los utilitarios? Vamos a verlo.

El acto preparado por Citroën se dividía en dos días, reservando el segundo de ellos para la conducción del coche. Por tanto, el primer punto que pudimos desvelar fue el estético. Tras ver el Citroën DS3 en fotografías, te queda una sensación de que algo puede fallar dentro de un diseño más que atractivo. Nada de eso. En directo el coche es precioso, especialmente su parte delantera. Son especialmente llamativas las branquias situadas en los extremos del frontal, donde se han incorporado unos LEDs que consiguen que el DS3 sea reconocible a muchos metros de distancia. Otro elemento que llama mucho la atención son las llantas, especialmente las del modelo amarillo (es, para mí, con diferencia el más bonito), las cuales no se parecen a nada de lo que hay en el mercado.

La parte trasera no es tan espectacular como la delantera, pero, no obstante, tampoco llega a desentonar. El resto del conjunto está muy conseguido, sin que ninguna de las partes chirríe ante la vista. El único detalle que no nos gustó fue que, dentro de las opciones de personalización que tiene el DS3 (que son muchas), los dibujos que se pueden incorporar en el techo están hechos con vinilos, y no pintados. Según los responsables de Citroën, esto podría haber encarecido bastante el precio, pero viendo el resultado quizás hubiese merecido la pena hacer el esfuerzo, por estética y por seguridad (hay demasiado gracioso suelto por la calle que puede “comprobar” la resistencia de las pegatinas).

Después de una tarde teórica en la cual los responsables de Citroën nos contaron lo bueno que podría llegar a ser su DS3, llegaba el momento de ponerse al volante a la mañana siguiente. Una ruta de unos 130 kilómetros nos iba a permitir conducir el Citroën DS3 bajo todas las circunstancias, por ciudad, por autopista, y por carreteras entre pueblos que nos dejaron descubrir el comportamiento del coche bajo condiciones de alta exigencia.

Para el que escribe este artículo era su tercera visita a París, aunque la primera como conductor. Una vez recuperado de la sorpresa que me produjo el caos circulatorio parisino, donde muchas veces impera la ley de la selva (salir de la rotonda que rodea el Arco del Triunfo sin golpearte con otro vehículo ya es una victoria), comenzó la prueba. Su comportamiento en ciudad es cómodo, sin llegar a cansar al conductor en los dimes y diretes que se viven en este ambiente. Aquí pudimos comprobar que el tacto de la palanca de cambios ha mejorado sustancialmente respecto a otros coches de la marca. El cambio del Citroën DS3 tiene un claro carácter deportivo.

Saliendo de París hacia las afueras, llegó el momento de comprobar el rendimiento del DS3 en carretera. El resultado no podría ser mejor. Comparándolo con su más directo rival, el Mini, se “traga” mucho mejor las irregularidades del asfalto, pese a que las suspensiones del Citroën DS3 son casi tan duras como las de éste. La dirección también tiene un tacto muy agradable, endureciéndose con la velocidad evitando que tengamos que corregir constantemente. En cuanto a las reacciones del motor cuando se le exige, también podemos hablar de una nota alta, aunque para realizar adelantamientos lo ideal es que el motor no esté por debajo de las 2.500 rpm si queremos completar rápidamente la maniobra.

Una vez llegamos a las afueras, llegó el momento que un servidor estaba esperando desde la noche anterior… las carreteras entre pueblos, las cuales eran auténticos tramos de rallys. En la cena que pudimos disfrutar tras la presentación del coche, uno de los responsables de Citroën nos confirmó de forma extraoficial que este tramo iba a sacar las virtudes del DS3 a relucir, ya que las carreteras eran sinuosas, pero bien asfaltadas, y por norma general no contaban con mucho tráfico.

El comportamiento del Citroën DS3 en estas condiciones me sorprendió muy gratamente. Pese a que el asfalto estaba húmedo, en ningún momento el coche amagó con hacer nada extraño. Siempre por su sitio, agarrado al asfalto como una lapa y con una estabilidad que nada tiene que envidiar a sus rivales. Si acaso echamos en falta algo más de motor, ya que la versión de 150 CV se quedaba algo corta en bajas, y por el momento Citroën no va a sacar un DS3 más potente que este. No obstante, esta mecánica, sin ser 100 por cien deportiva, cumple a la perfección con su cometido, un buen rendimiento y buenos datos de consumo (al final de la ruta superaba por poco los 8 litros a los 100 kilómetros, cifra que bajará algo en condiciones normales).

El peor momento lo vivimos sobre las dos de la tarde, cuando hubo que devolver el Citroën DS3, un coche que ha sorprendido gratamente en su primera toma de contacto y que supondrá desde el próximo mes de abril una amenaza para el reinado del Mini, ya que por un precio más asequible tendremos un coche que cumple a la perfección con su cometido.

Galería relacionada

Citroen DS3

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...