Chrysler despedirá a 13.000 trabajadores

Nuevo despido masivo en uno de los grandes de Detroit. El grupo germano-estadounidense, pese a sus beneficios globales, ha decidido afrontar los malos resultados de Chrysler en 2006 con el despido de 13.000 trabajadores. La venta de la compañía no se descarta.
-
Chrysler despedirá a 13.000 trabajadores
Chrysler despedirá a 13.000 trabajadores

La multinacional automovilística DaimlerChrysler ha anunciado que despedirá a 13.000 trabajadores de su filial estadounidense Chrysler Group, 3.000 más de los previstos inicialmente.

El gigante germano-estadounidense ha dado a conocer también que su beneficio neto subió en 2006 en 3.200 millones de euros, un 14,3 por ciento más que 2005.

DaimlerChrysler incrementó en 2006 sus beneficios gracias a los resultados del grupo Mercedes y de sus divisiones de vehículos industriales y de financiación, que compensaron las pérdidas de Chrysler, que ascendieron a 1.119 millones de euros. El grupo Mercedes agrupa a las marcas Mercedes-Benz, Smart y Maybach, mientras que Chrysler engloba a Jeep, Dodge y la propia Chrysler.

En la rueda de prensa celebrada en Auburn Hills (Michigan) para presentar los resultados del ejercicio anterior, el consejero delegado del grupo automovilístico, Dieter Zetsche, anunció que no descarta “ninguna opción” con respecto a la filial estadounidense, dejando la puerta abierta a su posible venta.

Entre los trabajadores que perderán su empleo, 11.000 son contratados por horas y 2.000, asalariados de la compañía. La mayor parte de ellos saldrán de la fábrica de Newark, en el estado de Delaware (EE.UU.), que cerrará sus puertas. Alrededor de 2.000 trabajadores perderán su empleo en Canadá. Con estos recortes de plantilla, DaimlerChrysler pretende ahorrar 3.500 millones de euros en costes en los próximos tres ejercicios.

El grupo automovilístico facturó en 2006 por valor de 151.600 millones de euros, un 1,2 por ciento más que el año anterior.

Chrysler había obtenido en 2005 un beneficio neto de 1.500 millones de euros, pero ha caído en 2006, con pérdidas de ventas en el mundo del 5 por ciento. El aumento del precio de la gasolina y la creciente demanda de vehículos pequeños y de bajo consumo, a la que la marca estadounidense no ha sabido responder, han propiciado los malos resultados del año.

DaimlerChrysler, que tiene dos sedes centrales, en Michigan (EE.UU) y Stuttgart (Alemania), reducirá además su capacidad de producción en 400.000 unidades al año. En diciembre de 2006, la compañía tenía 360.385 trabajadores, un 5,8 por ciento menos que en 2005.

En 1998 se había producido la fusión de las dos compañías, que fue calificada por el presidente de Daimler Benz en ese momento, Jürgen Schrempp, como “un matrimonio arreglado en el cielo”. El gigante recién nacido tenía entonces 421.000 trabajadores, frente a los 360.000 del pasado diciembre.

<

p>Desde la entrada en Bolsa de DaimlerChrysler, la cotización de la compañía se ha depreciado en un 22,9 por ciento y los beneficios no han crecido como se esperaba. La filial estadounidense ha sido señalada como principal responsable.

<

p>Chrysler ha pasado en otros momentos situaciones de crisis importantes. No en vano, la compañía toma su nombre de una de ellas. Cuando Marwell Motor Car quebró, sus acreedores contrataron en 1920 a un ejecutivo llamado Walter Chrysler, que acabaría haciéndose con la compañía y dándole su nombre en 1925.

El consejero delegado del grupo, Dieter Zetsche, dejó la puerta abierta en su comparecencia a las especulaciones sobre el futuro y la posible venta de Chrysler. Zetsche no quiso confirmar si un banco de inversiones se encuentra ya analizando las distintas opciones.

Para los analistas aparecen varias posibilidades. Que la empresa sea vendida al capital riesgo; que llegue a un acuerdo con Renault-Nissan, muy interesada en crecer en el mercado estadounidense, o una segregación y salida a bolsa de la compañía norteamericana.

La línea de Chrysler no ha sabido responder a las tendencias del mercado. El 70 por ciento de su oferta está compuesta por SUV y camionetas, segmentos en los que se concentrará la reducción de unidades. Chrysler no ofrece aún ningún vehículo híbrido, y de esa lentitud han sacado partido para aumentar sus ventas las compañías japonesas, con Toyota a la cabeza.

El consejero delegado de Chrysler, Tom LaSorda, ha reconocido que “las reglas del mercado global han cambiado” y ha anunciado que la compañía planea una ofensiva con 20 nuevos modelos y el lanzamiento de su primer híbrido. “Los consumidores comienzan a preferir coches más pequeños y eficientes, de modo que no debemos apoyarnos demasiado en lo que tradicionalmente han sido nuestros puntos fuertes por si nos quedamos en desventaja”, añadió LaSorda.

Chrysler sigue el camino del resto de gigantes de Detroit, como Ford y General Motors, que, entre 2005 y 2006, comenzaron a eliminar 75.000 y 35.000 puestos de trabajo, respectivamente. Más de 100.000 empleos se han destruido en Detroit desde 2005.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...