Chevrolet Epica

Chevrolet presenta un segundo modelo en 2006: el Epica. Se trata de una berlina de cuatro puertas que, según sus responsables se convertirá en el modelo de referencia de la marca en Europa. Sus características más destacadas son la ubicación transversal de sus motores de gasolina de seis cilindros, el confort de marcha, algo que hemos podido comprobar en una breve toma de contacto, el precio y un atractivo diseño.
-
Chevrolet Epica
Chevrolet Epica

Lo primero que llama la atención del Epica es su elegante aspecto. Aderezado con unas llantas de aleación de cinco radios y con una línea de cintura que se extiende de manera ascendente desde el paso de rueda delantero hasta el grupo óptico trasero a través de los tiradores de las puertas, su apariencia lateral es la de un coche dinámico, de empaque, con ciertos rasgos de coupé. A ello contribuyen también las líneas rectas del parabrisas, en un ángulo aproximado de 45 grados, que se prolongan con una ligera curvatura del techo, terminando de nuevo en una recta descendente hacia el tercer volumen, el que contiene al maletero.

Tanto el grupo óptico delantero como el trasero avanzan por el lateral, acentuando la longitud del modelo. La parrilla, atravesada por el anagrama de Chevrolet, inscrito en una tira del mismo color de la carrocería, es similar a la del Aveo, convirtiéndose de hecho en el rasgo distintivo de las últimas realizaciones de la marca.

<

p> La carrocería se va comprimiendo levemente hacia detrás, haciendo que el tercer volumen sea más estrecho que los otros dos. Aun así, esta circunstancia no perjudica la capacidad de carga. Para ello comprobamos, abriendo el maletero, una amplia boca de acceso y un espacio suficiente. La única sorpresa nos la llevamos al comprobar que el hueco para el neumático de repuesto está ocupado por una rueda de emergencia, algo que para un modelo que presume de un elevado un nivel de equipamiento debería haber sido de obligado cumplimiento.

Una vez puestos al volante, comprobamos que la ergonomía asegurada por sus responsables es correcta con ocho posibilidades de ajustes eléctricos del asiento y con regulación en profundidad y altura del volante. El acceso a mandos es adecuado y, además, cuenta con los controles del audio y del regulador de velocidad de crucero integrados en el volante.

Los acabados son buenos y se respira calidad, aunque la de algunos plásticos parece mejorable. En cierto modo, la apariencia y disposición de determinados elementos nos recuerdan a un Opel.

En carretera, el motor 2.0 con cambio manual se nos presenta algo perezoso a la hora de subir vueltas con ligereza. Necesitaría algún que otro caballo más para mover con más soltura los más de 1.400 kilogramos que pesa esta versión, quizás los 11 de más con los que cuenta su hermano mayor, que sí nos ha parecido más solvente en carretera.

En vías rápidas, una vez alcanzada una velocidad crucero, el viaje se hace cómodo. Los asientos mullidos y la baja rumorosidad del seis cilindros en línea contribuyen a esa sensación.

Transitando por carreteras más sinuosas, el Epica no puede dejar de exudar su espíritu tranquilo y su pretensión de coche para familias. Unas suspensiones muy blandas demuestran que, aunque apoya bien en curvas, lo suyo no es proporcionar emociones sino asegurar el confort a sus ocupantes.

Una sensación que nos había dejado el tacto del acelerador en el 2.0 se repite en el 2.5. Lo que en aquél parecía brusquedad en éste se traduce en intromisión. Con un acelerón no muy brusco, la centralita electrónica interpreta que hay que reducir una marcha para facilitar una maniobra de adelantamiento, cuando lo que de verdad deseamos es aumentar nuestra velocidad sin estridencias.

<

p>El confort de marcha se ve perjudicado con este comportamiento.

En líneas generales, el Chevrolet Epica es un coche con argumentos suficientes para competir con sus rivales directos, tales como el C5, el Mondeo, el Kia Magentis o el Hyundai Sonata: es cómodo, es funcional, es barato y es llamativo. No obstante, no sabremos de su verdadero potencial comercial hasta el lanzamiento de una versión Diesel, verdadero centro de atención de la categoría.

Galería relacionada

Chevrolet Epica, un gran coche

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...