CE: sí a las ayudas directas para coches limpios

El comisario europeo de Industria, Günter Verheugen, se mostró ayer favorable a la concesión de ayudas directas a los compradores para la adquisición de automóviles nuevos menos contaminantes, pero recalcó que una medida como ésta deben adoptarla los Veintisiete y, en lo posible, de manera coordinada.
-
CE: sí a las ayudas directas para coches limpios
CE: sí a las ayudas directas para coches limpios

Verheugen planteó esta idea durante un encuentro con representantes de la federación de sindicatos europeos del metal para hablar sobre la situación en el sector del automóvil y las mejores respuestas a la crisis.

El Ejecutivo comunitario ha dejado claro en varias ocasiones que no permitirá a los países dar subvenciones a los fabricantes.

Sí apoya, en cambio, la ampliación de las líneas de crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para compensar las dificultades de financiación en los mercados, recordó el portavoz comunitario de Industria, Ton Van Lierop.

Como complemento a esa medida y para fomentar la sustitución de los automóviles viejos por otros menos contaminantes, Verheugen planteó la creación de una "prima o bonus" para la compra de vehículos nuevos que reúnan determinadas características.

Según la agencia Belga, durante la reunión con los sindicatos se discutió un importe de 3.000 euros para esas ayudas, pero Van Lierop aseguró que no se habló de cantidades.

El portavoz incidió, además, en que este tipo de medidas deben ser acordadas por los estados miembros y, en la medida de lo posible, aplicadas de manera coordinada, para no entorpecer el funcionamiento del mercado interior.

Francia y Alemania están decididas a defender la industria del automóvil, según declaró ayer el presidente galo, Nicolas Sarkozy, en una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, al término de una reunión entre ambos que precedió al Consejo de Ministros franco-alemán.

"No dejaremos caer a la industria del automóvil", aseguró Sarkozy, quien confirmó la voluntad de ambos países de "ayudar a la industria europea y principalmente" a la del automóvil.

Sarkozy aseguró que una "economía moderna" no se sostiene exclusivamente en "finanzas y servicios" y mencionó la posibilidad de utilizar "medidas fiscales" para relanzar el sector, y afirmó que Europa no se puede encontrar "en una situación con un régimen de ayudas de Estado que nos imponga no ayudar a nuestros fabricantes de automóviles europeos y, al mismo tiempo, ponerles obligaciones suplementarias para fabricar vehículos limpios", mientras los estadounidenses lanzan un plan de ayudas de 25.000 millones de dólares a sus tres gigantes de la automoción.

Sarkozy anunció el pasado mes de octubre un plan gubernamental de 400 millones de euros en los cuatro próximos años destinado al desarrollo de "vehículos limpios" y le pidió a la Comisión Europea una revisión de las reglas sobre las ayudas estatales a los fabricantes.

El periódico económico "Les Echos" informaba ayer de que el gobierno francés estudia la creación de un fondo de apoyo al automóvil que formaría parte del Fondo Estratégico de Inversión (FSI) anunciado el pasado jueves por el presidente francés y dotado con 20.000 millones de euros en 2009.

Sarkozy y Merkel quieren "conservar" y "defender" las industrias en Europa, no "poniendo barreras proteccionistas" sino dentro de la libre competencia y sirviéndose de la "innovación, la investigación y la tecnología", declaró el jefe del Estado francés.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...