Caso Farruquito: ¿impunidad al volante?

No es un caso aislado, pero esta vez, tras el delito, hay un nombre famoso: Farruquito, bailaor flamenco. Atropelló y mató a un hombre, se dio a la fuga sin asistir a la víctima y llegó a culpar a su hermano. No tenía carné de conducir y el coche no estaba ni asegurado. ¿Increíble? Cuando el culpable no es conocido, el suceso puede no llegar ni a los tribunales.
-
Caso Farruquito: ¿impunidad al volante?
Caso Farruquito: ¿impunidad al volante?

Santiago Códoba, abogado de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ,es escéptico. A pesar del revuelo social que ha traído este caso, en realidad las leyes no lo contemplan con excesiva dureza, nos explica. El Código Penal vigente en España recoge dos tipos de delitos: dolosos, que son los que se cometen con intención, e imprudentes, que son aquellos que se cometen sin intención. En estos últimos hay que encuadrar el atropello que ha confesado Farruquito.

Así, teniendo en cuenta la no voluntariedad del hecho, la muerte del peatón se cataloga de “homicidio imprudente con el resultado de muerte”. Pero esta coletilla del resultado no significa apenas nada, porque, en la legislación española, no se juzga el resultado de la imprudencia (la muerte), sino la imprudencia en sí. Es decir, lo que tendrá que aclarar el juez es lo grave que ha sido “el error”. Si éste determina que efectivamente ha tenido lugar una imprudencia, la castigará, pero no valorará el resultado de la misma, que es, en este caso, un homicidio. En definitiva, no se juzgará a Farruquito por la muerte del peatón.

Desde este punto de vista legal, la imprudencia puede ser juzgada como delito, si es grave, o como falta, si se considera una imprudencia leve. Lo bueno del asunto es que esta gradación de gravedades no está definida en ninguna parte y todo queda al buen entender del juez.

Así, si fuera juzgado Farruquito por un delito de imprudencia, podría ser sancionado con penas de prisión de entre uno y cuatro años, además de la retirada de carné. Como no tiene permiso, se le prohibiría obtenerlo durante ese mismo tiempo.

Pero, si su imprudencia es tenida por leve, simplemente se le pondrá una multa y se le prohibirá sacarse el carné durante el plazo que determine el tribunal.

Pero, además, al delito o falta de imprudencia se suma otro delito, el de omisión del socorro debido. Como se sabe, los conductores estamos obligados a socorrer a los accidentados allá donde nos los encontremos. Sin embargo, Farruquito se dio a la fuga.

Una vez más, la ley es menos estricta de lo que la sociedad se cree. En palabras de Santiago Córdoba, a Farruquito pueden acusarlo de no prestar el socorro debido, pero este delito sólo conlleva una pena de entre 6 y 24 meses de cárcel, además de una multa diaria de entre 1,20 y 300 euros durante un periodo máximo de dos años.

En este apartado, Córdoba nos recuerda que los conductores están muy mal informados. Es cierto que es obligatorio pararse para socorrer a las víctimas, pero no es obligatorio manipular a las personas accidentadas. Mucho menos si no se tienen los conocimientos adecuados para hacerlo. En AEA tienen varios casos de personas que no se pararon porque tenían miedo a que, si tocaban a un herido y el estado de éste empeoraba a resultas de su actuación, pudiesen sufrir alguna consecuencia legal. Córdoba explica que lo único obligatorio es parar y pedir la ayuda necesaria. Es lo que indica la famosa conducta PAS: proteger, asegurar y señalizar.

Por último, a Farruquito se le puede imputar un delito de falsa denuncia, porque, al parecer, trató de culpar de los hechos a su hermano de 15 años. Para Santiago Córdoba, es muy difícil que el artista flamenco pueda ser acusado en firme por esto. En su opinión, deberá ser el juez quien determine si es pertinente o no este cargo, puesto que nadie está obligado a declarar en contra de sí mismo y todos tenemos “derecho a mentir”.
Así, la pantalla que Farruquito trató de levantar utilizando a su hermano menor (que no iría a la cárcel) se quedaría sin castigo. En el peor de los casos, le podrían caer dos años de cárcel, pero Córdoba lo ve improbable.

En todo este oscuro asunto flota además un dato importante: Farruquito no tiene carné de conducir. En AEA aclaran que este hecho es intrascendente, porque, en España, conducir sin el permiso no es delito, ni siquiera falta. Todo se queda en una sanción administrativa y ni siquiera se considera agravante en un caso como éste.

Córdoba explica con nitidez por qué sucede esto: “Los tribunales han determinado que el hecho de que alguien no tenga el carné no significa que no sea un gran conductor”.

Esta postura, aunque legal, parece discutible. El ejemplo más claro es el de las armas: no tener el permiso de armas no significa que uno no sea un gran tirador, pero, para adquirir cualquier arma de fuego, es pertinente la licencia. ¿Por qué no sucede esto con los coches? Córdoba reconoce que es un problema, porque hay muchas facilidades para comprar un vehículo, pero muy poca información sobre las consecuencias que puede tener su incorrecta utilización. “Y un coche puede ser un objeto muy peligroso, incluso un arma”, subraya.


¿Hay manga ancha con los famosos o son los chivos expiatorios? ¿Existen muchos vacíos legales en estos temas? ¿Las víctimas de accidentes de tráfico están indefensas? ¿Has sentido alguna vez que algunos tienen auténtica impunidad al volante?

Participa en nuestros foros.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...