Dos años de cárcel por circular a 260 km/h

Todo está listo y dispuesto para que el próximo 1 de julio entre en vigor el carné por puntos, un sistema que sancionará inflexiblemente las infracciones al volante. Las autoridades judiciales ya respaldan esta política de mano dura de la DGT, como demuestra la petición de la Fiscalía de Burgos de dos años de cárcel para un conductor que circulaba a 260 km/h.
Autopista -
Dos años de cárcel por circular a 260 km/h
Dos años de cárcel por circular a 260 km/h

La Fiscalía de Burgos acusa al infractor de un delito de “conducción temeraría” y fundamenta su petición de dos años de cárcel con la explicación de que la distancia que el vehículo recorrería a esa velocidad antes de detenerse sería de entre 429 y 474 metros, “con el peligro que eso representaría para otros usuarios de la vía”. Se trata, hasta la fecha, de la mayor condena solicitada en España por exceso de velocidad.

En Lleida la corporación municipal ha decidido implantar una curiosa medida: que sus guardias persigan con un megáfono a aquellos conductores que no respeten las normas de tráfico en la ciudad.

Son sólo dos hechos, pero son los últimos y representan un evidente síntoma de que el clima de intransigencia con los infractores es el imperante a tres semanas de implantación del sistema del permiso por puntos.

Las autoridades españolas han imitado el procedimiento seguido por otros países europeos en su intento por rebajar los índices de siniestralidad en carretera, esto es, mano dura e intolerancia.

Aun así, pese a que la atmósfera oficial sea la propicia, todavía quedan muchas voces contrarias por acallar y muchas dificultades por superar. Por un lado, la actitud del organismo rector de Tráfico no cuenta con el beneplácito de la mayoría de la sociedad. Temas como la ubicación recaudatoria de los radares, la inutilidad de las campañas de concienciación de la DGT y el aumento del número de siniestros durante la pasada Semana Santa son temas de común conversación entre los que se oponen a las políticas de Tráfico.

  • Holanda: 49
  • Suecia: 53
  • Dinamarca: 56
  • Francia: 91
  • Italia: 96
  • España: 109
  • Portugal: 122
  • Bélgica : 129

    Por otra parte, la propia fórmula del carné por puntos cuenta con lagunas operativas y ha sido dulcificada respecto a la idea primigenia, idéntica al modelo francés. Así, el sistema tuvo que pasar por el tamiz parlamentario y de lo previsto a la realidad actual hay un buen trecho; por ejemplo, ahora se contempla bonificar con puntos a los buenos conductores. Y, si lo comparamos con el carné francés, las diferencias son evidentes: los puntos con los que cuenta un conductor novel en Francia son 6, por 8 de España, y los puede perder todos de golpe por conducir ebrio o por encima de los 50 km/h en vías urbanas.

    Además, un sistema, en la práctica, tan restrictivo, debería verse acompañado de un sistema legal igual de duro. La esperada reforma del Código Penal viene a apoyar desde el ámbito judicial este clima de intransigencia hacia los infractores. Sin embargo, no entrará en vigor hasta finales de 2007 y, por lo deliberado en el Congreso, modificaciones referentes a la conducción habrá pocas. Conducir con más de un gramo de alcohol en la sangre, superar los límites de conducción en carretera o conducir sin estar en posesión del permiso serán constitutivos de delito. Otros temas más espinosos, como los atropellos mortales que, según el actual Código Penal, son homicidios por imprudencia, no parecen que vayan a recibir cambio alguno. El caso Farruquito es paradigmático en este sentido. El bailaor no pasó por la cárcel. Con la reforma tampoco lo haría. En Francia, sin embargo, hubiera hecho frente a una pena de 58 años.

    La firmeza francesa ha dado sus frutos al quedar, por vez primera desde 1953, el número de muertos en carretera por debajo de la barrera de los 5.000 muertos, justamente 4.975, un 4,9 por ciento menos que en 2004. En 1992, cuando el sistema del carné por puntos entró en vigor, el número de fallecidos era superior a los 9.300. Es decir, en 12 años de aplicación, la reducción ha sido del 40 por ciento.

    No obstante, el tema más preocupante es el de la vigilancia del sistema. Con un agente de tráfico por cada 4.000 conductores, difícilmente se podrá abarcar toda la red viaria. El Gobierno se ha comprometido a aumentar la plantilla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en 800 efectivos. Pero esa medida por sí sola no es suficiente. La política de mano dura en la carretera necesita del apoyo del resto de sectores involucrados. Las corporaciones locales y los gobiernos autonómicos tienen un papel incluso más relevante que el de la propia DGT. Coordinar todas las acciones se revela como esencial para el funcionamiento del sistema.

    Un instrumento de apoyo a las labores de vigilancia como son los radares tampoco está suficientemente desarrollado. De un lado, la controversia sobre su ubicación. De otro, su escaso número. En 2004 no había ni un solo radar fijo en nuestra red viaria. En 2005 se instalaron unos 125. A finales de 2007 habrá unos 500 a los que añadir alrededor de 300 móviles. En total 800, todavía lejos de los 1.500 que habrá en Francia a finales de este año.

    Es indudable, por tanto, que en materia de Tráfico, España ha estado claramente influenciada por el modelo francés de mano dura e intransigencia. Radares, sistema por puntos y endurecimiento de la ley han sido los tres pilares sobre los que se ha edificado la política de reducción de los accidentes de tráfico del gobierno de Chirac. España ha recurrido a los mismos basamentos, pero en lugar de estar constituidos por bloques marmóreos, como los franceses, tienen muchos orificios.

    Pere Navarro quiere que el 1 de julio todo esté listo, pero sin vigilancia suficiente no parece que esto sea posible ¿Resultará efectiva en España? ¿Piensas que es lo más acertado para acabar con la siniestralidad? ¿Debería haber otro tipo de medidas como la mejora de la red viaria? Opina ya en nuestro foro sobre el carnet por puntos.

  • Historias
    LOS MEJORES VÍDEOS
    Te recomendamos

    Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

    Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

    No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

    Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

    Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

    Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...