Publicidad

Dos de cada tres radares, mal colocado

¿Para qué sirven los radares? Según un estudio de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), estos dispositivos de control de la velocidad no están situados, generalmente, en tramos de alta siniestralidad o puntos negros. Sólo hay coincidencia en uno de cada tres casos.
-
Dos de cada tres radares, mal colocado
Dos de cada tres radares, mal colocado

Los puntos negros son un problema que no ha conseguido solucionar la DGT, según Automovilistas Europeos Asociados, pues el pasado año, a pesar de la introducción del nuevo carné por puntos, las carreteras españolas contabilizaron más tramos de alta siniestralidad y las muertes en los mismos fueron superiores.

Tomando datos de la DGT, en nuestro país han existido 749 puntos negros (+1,3 por ciento) en los que se se han producido 3.073 accidentes con víctimas (+0,5 por ciento) con un balance de 171 muertos y 5.227 heridos (+6 por ciento).

Y la solución no está en los radares, pues, según el informe de AEA, de los 318 lugares donde se han instalado radares fijos, sólo 109 -el 34 por ciento- resulta coincidentes con un punto negro.

Esto quita la razón a las tesis de la DGT, que informó que la ubicación de los nuevos radares sería “en puntos negros o tramos de concentración de accidentes en los que la velocidad excesiva aparece como factor desencadenante”.

En este sentido, es destacable que existan comunidades autónomas, como Navarra, Baleares y Canarias, en las que no hay radares fijos y se produce, sobre todo en las dos últimas, una importante concentración de puntos negros: 48 y 59, respectivamente.

Según el estudio, sólo 8 de las 43 provincias analizadas superar en un 50 por ciento el grado de coincidencia del lugar donde está instalado el radar con un punto negro.

Para el presidente de AEA, Mario Arnaldo, “si la DGT sigue con su empeño de colocar preferentemente los radares en autopistas, autovías y puntos con baja o nula siniestralidad, al final convertirá este importante sistema de prevención de los accidentes en un mero instrumento de recaudación, a modo de caja registradora”.