Publicidad

Buscar aparcamiento, lo que más nos estresa

La búsqueda de aparcamiento es la actividad que más estrés genera al 52 por ciento de los conductores españoles, según recoge el estudio Bosch sobre los sistemas de asistencia a la conducción en España, que pone de manifiesto que las pérdidas de tiempo y las situaciones peligrosas son las que más ansiedad generan.
Agencias. Twitter @Autopista_es -
Buscar aparcamiento, lo que más nos estresa
Buscar aparcamiento, lo que más nos estresa

Entre las actividades que también estresan a los conductores nacionales se encuentran las maniobras repentinas de frenada (45 por ciento), así como el conducir muy despacio en un atasco (44 por ciento), las maniobras de esquiva (42 por ciento), así como una alta densidad de tráfico (42 por ciento) o conducir por zonas desconocidas (32 por ciento), entre otras.

 

Igualmente, la equivocación en la medida del espacio necesario para aparcar el vehículo es el principal error de conducción para el 28 por ciento de los conductores, mientras que para el 24 por ciento de los encuestados lo es sobrepasar los límites de velocidad.

 

Asimismo, el 19 por ciento de los conductores españoles reconoce que su principal fallo es no guardar la distancia de seguridad con el vehículo precedente, mientras que el 9 por ciento no está seguro de si hay espacio para pasar en zonas de obras en autopistas.

 

Alto conocimiento tecnológico

Por otro lado, el documento pone de manifiesto que los principales sistemas de asistencia a la conducción son conocidos por el 64 por ciento de los encuestados, especialmente los que llevan tiempo en el mercado, como el asistente al aparcamiento, con un 90 por ciento de reconocimiento, o el ESP, con un 79 por ciento.

 

En este sentido, cerca del 75 por ciento de los encuestados piensa que estos sistemas aumentan la seguridad, mientras que un 64 por ciento opina que también incrementan el confort y ayudan a mejorar la relajación al volante. El mayor interés se concentra en el detector de ángulo muerto, con un 92 por ciento, aunque un 72 por ciento no estaría dispuesto a pagar por esta tecnología.

 

Por detrás, en cuanto a interés mostrado, se sitúan la frenada automática de emergencia a alta velocidad, con un 90 por ciento, la frenada automática de emergencia para peatones 87 por ciento, así como a baja velocidad (84 por ciento), o el asistente de mantenimiento de carril, con un 73 por ciento.

 

No obstante, en cuanto a la importancia de estos sistemas, los conductores españoles piensan que la frenada automática a altas velocidades es la más relevante, por delante de la de peatones, del detector de ángulo muerto, de la frenada a bajas velocidades o de los asistentes de esquivas o en cruces.

 

Por otra parte, el estudio también recoge la opinión de los usuarios sobre la conducción automatizada, con un 50 por ciento que opina que esta tecnología mejorará la seguridad, mientras que el 70 por ciento cree que es importante poder seguir controlando el coche ellos mismos y que el sistema pueda ser desactivado en cualquier momento.