Publicidad

El Bugatti Chiron también navega

¿Has pagado 2,4 millones de euros por un Bugatti Chiron y no te satisfacen del todo sus prestaciones en el agua? No te preocupes, amigo. Esto es lo que te hace falta.
Carlos Cuesta Chanes -
El Bugatti Chiron también navega
El Bugatti Chiron también navega

Si no es tu caso, no hace falta que sigas leyendo. Pero si te sientes identificado, si es precisamente este problema el que se interpone entre tu felicidad y tú, esto te interesa. Nos alegra decirte que Bugatti comprende tu dolor, y por eso ha desarrollado, junto con el fabricante de yates Palmer Johnson, el Niniette 66. Con sus 20 metros de eslora es ‘algo’ más grande que un Chiron y, con sus 44 nudos de velocidad máxima (unos 80 km/h), ‘algo’ más lento, pero también tiene sus ventajas. Como una barbacoa, por ejemplo. Seguro que tu Chiron no tiene barbacoa.

Antes de nada, hay que decir que no se trata del típico barco al que se han limitado a añadirle el logo de Bugatti. Es fruto de un proyecto que se lleva gestando desde 2015, con el objetivo de crear algo único fusionando las fuerzas de ambas firmas. Querían aportar a sus clientes una experiencia acuática sin precedentes. Una experiencia de la que, sentimos decirte, no forma parte el motor W16 de 8.0 litros y 1.500 CV del Chiron. En su lugar hay un motor marino MAN V8 que ofrece entre 1.000 y 1.200 CV, y la propulsión corre a cargo de dos potentes chorros de agua.

El barco lleva un volante Bugatti (o, en este caso, timón) para el capitán, pero, a pesar del diseño basado en el Chiron, la verdad es que se trata de un Palmer Johnson. Aunque las prestaciones y el lujo están en línea con la experiencia Bugatti. Y, en este barco, hay lujo para dar y tomar.

Para el máximo disfrute, la cubierta consta de una sección más baja con un jacuzzi, un solárium, un minibar con champán y, en cada lateral, sendas ‘áreas sociales’. También hay una barbacoa, como ya hemos dicho.

Las estancias bajo la cubierta incluyen un amplio salón y una sala de control. Por supuesto, todo está hecho con materiales de lo más exquisitos (cuero, aluminio, fibra de carbono, madera pulida… incluso mármol), y te sentirás como si efectivamente estuvieras sentado dentro de un Bugatti. En cuanto al precio, no hemos podido averiguar a cuánto asciende… pero ¿qué le importa eso a alguien que se puede permitir un Bugatti?

También te puede interesar

Bugatti Chiron: el Dios deportivo del Salón de Ginebra

Comparativa: Bugatti Veyron Super Sport vs Ferrari LaFerrari y Porsche 918 Spyder, trío de ases

Arrow460-Granturismo, el nuevo yate de lujo de Mercedes

Aston Martin AM37, el nuevo yate listo para James Bond