Bugatti, un centenario fabricando sueños

Una de las marcas de automóviles más exclusivas de la historia, Bugatti, está de celebraciones en 2009 al conmemorar el centenario de su nacimiento. Por ello, Autopista.es le rinde homenaje repasando sus orígenes, sus coches más significativos y su extenso palmarés en competición a lo largo de sus 100 años de vida. ¿Te gusta soñar? Pues acompáñanos en nuestro viaje.
-
Bugatti, un centenario fabricando sueños
Bugatti, un centenario fabricando sueños

2009 es el año de las celebraciones en el panorama automovilístico. Mini y su medio siglo de vida, el centenario de Audi, los 25 años del Seat Ibiza, las 45 primaveras del Ford Mustang o el 90 aniversario de Citroën son sólo algunos ejemplos de las numerosas conmemoraciones en el mundo del motor. A este club de ‘cumpleañeros’ se une Bugatti, con sus cien años de historia.

¿Quieres conocer la historia de Bugatti en imágenes? No te pierdas la amplia galería de fotografías que te hemos preparado.

Bugatti debe su denominación a su creador, Ettore Arcos Isidoro Bugatti. Nació en 1881 en Milán (Italia) en el seno de una familia de artistas, en el que destacaba su padre, Carlo, un prestigioso diseñador de muebles de lujo. El buen gusto y la pasión por el arte enseguida calan profundamente en la personalidad de Ettore, cuya formación cultural tuvo lugar en la Academia de Arte de Milán. Sin embargo, muy pronto se empieza a sentir atraído por el mundo de la automoción. Con apenas 17 años, Ettore Bugatti ya consigue adaptar un motor a un triciclo, con el que participó en su juventud en varias carreras. Poco después, en 1901, consiguió dos prestigiosos galardones de la Copa Ciudadana de Milán y del Club Francés del Automóvil al construir su primer coche. Con la construcción de éste, que fue posible gracias al apoyo económico del Conde Gulinelli, Ettore Bugatti, consiguió crear el vehículo más rápido del momento: podía alcanzar los 65 km/h. A partir de este instante, a Ettore Bugatti le persiguió una especie de obsesión por fabricar los automóviles más lujosos y rápidos jamás creados. La licencia de construir este coche es comprada por la compañía De Dietrich con sede en Niederbronn (región de Alsacia, que en la actualidad pertenece a Francia).

De Dietrich encarga a Ettore Bugatti el desarrollo de cinco coches más. Sin embargo, esta colaboración dura poco, ya que De Dietrich consideraba que Ettore empleaba demasiado tiempo y dinero en coches de carreras y no en vehículos de producción. Poco después, en 1906 Ettore cuenta con la colaboración de Emil Mathis, gracias al cual se construye un nuevo coche de cuatro cilindros y 50 CV. Esta nueva asociación vuelve a durar muy poco y en 1907 se establece un nuevo contrato con el fabricante de motores Dietz. Es en este momento cuando Ettore Bugatti se desplaza a Colonia (Alemania), se convierte en jefe de producción y empieza a trabajar en su primer ‘Pur Sang’ (purasangre): el Type 10. En 1909, nace el tercer hijo de Ettore, Jean. Este mismo año, Ettore decide crear su propia empresa y abre su primera fábrica gracias al apoyo financiero de la familia de banqueros De Vizcaya. Se establece, por tanto, el nacimiento oficial de Bugatti como marca de coches, con sede en Molsheim (Alsacia). Además del apoyo económico de De Vizcaya, el Darmstädter Bank aporta más financiación para construir diez coches y cinco motores de aviones.

El Olimpo del Automóvil tiene muy pocos habitantes. Rolls-Royce, Ferrari, Pininfarina, Hispano Suiza, Porsche… y cómo no, Bugatti, son sólo algunos de los elegidos que viven junto a los Dioses.

En 1910, Ettore logra construir y vender cinco automóviles, además de empezar a trabajar en coches con motores de 8 válvulas. Uno de sus asistentes, Ernest Friderich, colabora activamente conduciendo prototipos en algunas carreras. En 1911, Ettore firma un acuerdo para construir un coche de pequeño tamaño de algo más de 2,50 m de longitud: el Peugeot Type 19 Bébé. Este modelo tuvo cierto éxito, ya que Peugeot logró fabricar 3.095 coches entre 1913 y 1916.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Bugatti cambia la orientación de su negocio y empieza a desarrollar motores para aviones bajo pedido de los gobiernos de Francia y Estados Unidos. Estos encargos supusieron una importante entrada de dinero para la empresa Bugatti y lejos de perjudicarle el conflicto bélico, le benefició enormemente al poder incrementar notablemente la producción y el número de trabajadores una vez finalizada la guerra.

A partir de 1920, Bugatti se concentra en la fabricación de coches de carreras y los éxitos no tardan en llegar con los Type 29/30, Type 32 y Type 35, entre otros. Estamos ya en 1926, año en el que Ettore Bugatti consigue cumplir uno de sus sueños: diseñar y construir el mejor y más lujoso coche de todos los tiempos. En 1927, empieza la fabricación del Type 41 Royale, uno de los mitos de la automoción que se convirtió en el vehículo más caro jamás fabricado. Su enorme motor de ocho cilindros, un desplazamiento de 12,7 litros y 300 CV fueron su carta de presentación, que sirvió para convertir el Type 41 Royale en una auténtica leyenda. Sin embargo, este lanzamiento llegó en tiempos difíciles, ya que con la Gran Depresión económica de 1929, todos los proyectos de seguir produciéndolo se paralizan y sólo se logran vender tres unidades. A día de hoy, es una de las piezas más codiciadas de los coleccionistas de coches, que seguro estarán dispuestos a desembolsar cantidades desorbitadas de dinero por tener un Type 41 Royale en su extensa nómina de vehículos clásicos.

La crisis económica mundial tiene graves repercusiones en Francia. Bugatti esperaba cerrar un acuerdo con el gobierno galo para ser el constructor de un tren de alta velocidad. Sin embargo, dicho acuerdo no se formaliza y Bugatti decide por sí sola producir su Autorail, un tren rapidísimo con el motor de 12,7 litros del Type 41 Royale que llegó a convertirse en el tren con propulsor de combustión interna más rápido del momento.

A pesar de las dificultades económicas, en Bugatti se siguen sobreponiendo a los malos tiempos y en 1934 se presenta el Type 57, el último vehículo de uso familiar y cierto éxito bajo responsabilidad del propio Ettore. Del Type 57, se llegaron a construir unas 700 unidades.

1939 fue un año realmente trágico para la familia Bugatti. Uno de los hijos de Ettore, Jean, fallece en un accidente durante una prueba de uno de los coches de carreras. A la vez, estalla la Segunda Guerra Mundial y con la invasión alemana de Francia en 1940, la fábrica de la Alsacia de Bugatti es confiscada y la producción se suspende. Una vez finalizado el conflicto, Ettore, en una grave situación personal (se le llegó a acusar de colaborar con los nazis) y económica, intenta recuperar sin éxito su empresa después de varios intentos fallidos. El 21 de agosto de 1947 Ettore Bugatti fallece en un hospital de París. Su legado: alrededor de 7.800 vehículos construidos, muchos de ellos considerados como auténticas joyas de la ingeniería.

En 1963, Bugatti se vende a la división francesa de Hispano Suiza, que en el caso francés sólo se dedicaba a la producción de motores y piezas para aviones.

En 1987, un prestigioso hombre de negocios italiano, Romano Artioli, compra los derechos del nombre Bugatti, logotipo incluido. La nueva empresa resultante recibe el nombre de Bugatti Automobili S.P.A. La fábrica se establece en territorio Ferrari, en la región de Módena, concretamente en las proximidades de la localidad de Campogalliano. El prestigioso diseñador de automóviles Marcello Gandini, de cuyos trazos habían nacido célebres coches como el Lancia Stratos o el Lamborghini Countach, se encarga del ambicioso proyecto de crear un nuevo Bugatti. En 1991 y con motivo del 110 aniversario del nacimiento de Ettore Bugatti, se presenta el deportivo EB 110 en el Salón del Automóvil de París.

Sin embargo, poco iba a durar este renacimiento, ya que en otoño de 1995, Bugatti Automobili S.P.A. es declarado oficialmente en bancarrota. Del Bugatti EB 110 sólo se habían construido 140 unidades, mientras que la versión EB 112 nunca se llegó a producir.

En 1998, el grupo Volkswagen VAG adquiere los derechos de Bugatti. En otoño, en el Salón del Automóvil de París es presentado el EB 118 con capacidad para cuatro asientos, con carrocería coupé de dos puertas y motor 6.3 de 18 cilindros.

Un año después bajo el paraguas de VW VAG, se presenta el prototipo EB 218 en el Salón de Ginebra. Poco después, en el Salón de Tokio es presentado el primer concept car del Veyron 18.4. Ya en 2001 y durante el transcurso del Salón del Automóvil de Frankfurt, se presenta el EB 16.4 Veyron con motor de 16 cilindros, cuatro turbos y ¡1.001 CV! En este momento, se confirmó que el automóvil ya estaba prácticamente listo para empezar a producirse en la nueva fábrica de Molsheim (Alsacia), por lo que Bugatti volvía a fabricar coches en su lugar original. La producción del todopoderoso Veyron comienza en 2005, con las máquinas a pleno rendimiento en 2006 y con una producción limitada inicialmente a sólo 300 unidades. En 2008, se presenta y se empieza a producir la versión descapotable del Veyron, el Grand Sport, mientras que en este 2009 en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach se ha desvelado el Veyron Grand Sport Sang Blue, cuya denominación es toda una declaración de intenciones: es un superdeportivo de ‘sangre azul’, la misma que llevan los reyes del asfalto.

Veyron y sus versiones
Bugatti en competición

Galería relacionada

Centenario de Bugatti.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...