Bill Ford reconoce los problemas crónicos de su compañía

El presidente de Ford, Bill Ford Jr., reconoció, en un comunicado enviado a través de correo electrónico a toda su plantilla, la necesidad de buscar un nuevo modelo de negocio para el consorcio estadounidense. El reciente anuncio de aceleración del plan de ajuste de la plantilla, con nuevos y rápidos despidos, y la venta de Aston Martin son las primeras e inequívocas señales del nuevo giro que el directivo quier
-
Bill Ford reconoce los problemas crónicos de su compañía

Bill Ford justificó las últimas medidas adoptadas en el seno de una compañía que, en el primer semestre del año, perdió 1.300 millones de dólares como única manera de salir de la difícil situación en la que se encuentra. “Comprendemos que nuestro estado requiere acciones extraordinarias, y es lo que estamos haciendo”, declaró en referencia al anuncio de extensión y aceleración de los despidos, a la decisión de recortar un 21 por ciento de su producción y al comienzo de las negociaciones para vender Aston Martin.

“El modelo de negocio que nos ha sostenido durante décadas ya no es suficiente para mantener la rentabilidad”, aseguró el ejecutivo, quien, desde octubre de 2001, fecha en la que fue nombrado mandamás de la compañía, ha acometido tres planes de reestructuración. Ahora, Bill Ford reconoce la necesidad de cambiar de orientación, algo que podría llevarle a buscar alianzas con otros fabricantes y a la contratación de ejecutivos de talento externos a Ford. “Necesitamos habilidades adicionales para darle la vuelta a nuestro negocio”.

Sin llegar a especificar como sería este nuevo modelo de negocio, Ford dio unas cuantas pistas de hacia dónde deberían ir los tiros: buscar más rentabilidad en los turismos y en los vehículos híbridos (crossovers), mantener el liderazgo en el mercado norteamericano de pick-ups y todo terrenos, potenciar los beneficios en otras unidades de negocio, crecer en Asia, establecer una mayor integración con operaciones globales y evaluar la posibilidad de mantener alianzas estratégicas con otros fabricantes.

Algo de estas líneas señaladas por Bill Ford Jr ha podido ser visto en el nuevo Edge, un modelo híbrido entre berlina, todo terreno y monovolumen cuyo lanzamiento esta próximo. El presidente quiere potenciar el mercado de los crossover, segmento que, en los Estados Unidos, crece a un ritmo superior al de cualquier otro, y este modelo es un crossover. Ford desea contar con la experiencia de ejecutivos procedentes de la competencia y Kathi Hanley, antes en Toyota, fue contratada por la compañía que dirige para supervisar el desarrollo del vehículo. Y, por último, el ejecutivo desea más integración en sus productos, algo que se aprecia en el Edge, un modelo basado en el Fusion, y del que deriva también el Lincoln MKX, otro nuevo crossover de la compañía que verá la luz en las mismas fechas que el Edge.

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...