Aventura Toyota

Toyota acaba de organizar una apasionante excursión todo terreno por la comarca extremeña de Las Hurdes. A la cita acudió la prensa especializada, que tuvo –tuvimos- la oportunidad de probar todos los 4x4 que vende la firma nipona en España. Es la Aventura Toyota 2005.
-
Aventura Toyota
Aventura Toyota

A finales de este 2005, Toyota puede presumir de tener a la venta una gama 4x4 equilibrada, amplia y, posiblemente, líder en soluciones técnicas y comportamiento off-road.

Tiene un poco de todo: hay todo terrenos “light”, como los RAV4; hay coches de lujo, como las gamas altas de los Land Cruiser, en especial los Land Cruiser 100; también hay coches para el trabajo más duro, como los Hilux; y hay todo terrenos poderosísimos pensados para superar casi cualquier obstáculo, como los KX y los KXR.

Estos últimos, variantes del Land Cruiser elaboradas en España, acaban de llegar al mercado y son la quintaesencia del todo terreno. Se han construido como una serie especial por empeño de Toyota España, que tenía muchas solicitudes de un coche así por parte de sus clientes.

Son coches nacidos para el todo terreno más duro, pero que no renuncian a las posibilidades dinámicas de un Land Cruiser. Lo único que hacen es quitarle el dominio de esas cualidades a la informática y devolvérselas al conductor. Es decir, la mecánica pura sustituye a los chips y los circuitos electrónicos.

Esto, que para algunos será un atraso, era una demanda histórica de los amantes del off-road. Hartos de quedarse tirados en mitad de ninguna parte por una avería en la electrónica (barata, pero irreparable lejos de un taller), los enamorados del coche de campo extremo reclamaron a Toyota que hiciese un Land Cruiser a la vieja usanza, limpio de cerebros informáticos, dominado por los siempre seguros engranajes y los más que solventes sistemas de amortiguación tradicionales.

Toyota recogió el guante y fue más allá. Construyó un coche único, casi de carreras, idóneo para las pruebas más extremas y pensado para no fallar nunca. Mientras tengan combustible y ruedas, los KX y KXR no se detendrán.
Hace un par de meses, Terra Autopista estuvo en la toma de contacto que Toyota organizó en Marruecos. Si quieres saber qué nos parecieron, no te pierdas este detallado artículo sobre los Land Cruiser KX y KXR.

Más civilizados que los KX, los Land Cruiser siguen siendo los grandes abanderados del 4x4 en Toyota. La variante 100, con sus impresionantes motores V8 de gasolina (238 CV) y V6 de gasóleo (204 CV), está ya un poco anticuada estéticamente, pero mantiene altísimo el listón en cuanto a refinamiento.

Lujoso, confortable y amplio, este coche ofrece un comportamiento envidiable en el campo, donde se mueve con una agilidad pasmosa para su tamaño. Además, gracias a su suspensión neumática, se desliza sobre los terrenos más rotos sin que los ocupantes noten la menor molestia. Eso sí, ese confort tiene una desventaja: hay demasiado aislamiento con respecto al suelo y cuesta tener un conocimiento preciso de lo que pasa bajo las ruedas. Cuando se lleva un coche de más de dos toneladas lanzado a toda velocidad por pistas rápidas, es bueno saber si las ruedas cumplen con lo que se les pide…

En este sentido, el resto de Land Cruiser son un poco menos burgueses. No tienen la rudeza de los KX y KXR, pero tampoco son colchones de aire. Presentados en 2003, estos poderosos todo terrenos son, posiblemente, la crema de la categoría, sólo igualados por los Discovery de Land Rover.
Sus poderosos motores (Diesel de 166 CV y gasolina de 249 CV) les confieren una fuerza descomunal, perfecta para atacar obstáculos muy complicados, como fuertes subidas, barrizales o pedregales realmente duros. La transmisión, con una magnífica reductora y bloqueo manual del diferencial, permite que el coche se mueva casi por todas partes. Es, con diferencia, uno de los grandes todo terrenos del mundo, un coche que marca tendencias y que es una referencia inevitable para la competencia.
Si quieres conocer más a fondo las posibilidades de los Land Cruiser, no dejes de leer la prueba de un Land Cruiser 3.0 que publicamos en Terra Autopista.

Con mucho menos glamour, el pick-up Hilux es el pariente trabajador de la familia, el más rudo, el más resistente. Técnicamente no es un coche muy avanzado, pues combina una suspensión de ballestas con un chasis muy basto. Sólo el motor, el D4D de 102 CV aporta cierta modernidad al conjunto, aunque, desde luego, podrían haber montado el magnífico D4-D de 163 CV.

Pero, a cambio de esa tecnología algo anticuada, es un coche que se antoja indestructible. Está pensado para el trabajo más duro, para cargar hasta 1.000 kg y llevarlos por el campo sin despeinarse.

Desde luego, no está calculado para correr mucho, y menos por el campo. Su suspensión contiene con dificultades la carrocería y el Hilux sufre y se retuerce en las curvas, donde su bastidor de vigas y travesaños no da mucho de sí en agilidad. Además, sin carga en la caja, las ballestas hacen que el eje trasero rebote mucho, algo que se nota inmediatamente en la espalda de los ocupantes. A cambio, el eje delantero destaca por lo bien que se traga los baches y los golpes, equilibrando un poco la falta de sofisticación del tren anterior.
La última versión de este pick-up se presentó a la prensa en septiembre y estuvimos allí. Aquí tienes el contacto que publicamos sobre los Hilux.

Si no cambian los planes de Toyota, la próxima renovación de la gama le toca la RAV4, el todo terreno ligero que, tras varios años en el mercado, es ya un ilustre veterano.

Pero los años no le han quitado ni un ápice de agilidad al pequeño todocaminos. Su corta batalla y sus animosos motores de gasolina y Diesel le confieren un comportamiento vivaz, idóneo para disfrutar en pistas rápidas.

En la Aventura Toyota era el que llevaba unas ruedas más desequilibradas, inequívocamente orientadas al uso campero. Estos neumáticos, muy ruidosos en carretera, le permitían trepar por cortafuegos y riscos que, de antemano, no parecían accesibles para su configuración mecánica: tracción integral permanente sin reductora.
Sin embargo, ni los neumáticos de tacos pueden con el espíritu juguetón de un coche que busca el derrape a nada que le soltemos la rienda. Si no fuera por el estricto control de estabilidad que lleva, sería una máquina terriblemente divertida en pistas fáciles y rápidas.

Hace ya unos meses que probamos a fondo este SUV. Descubre sus detalles en esta completa prueba de un RAV4.

Galería relacionada

Aventura Toyota Galería

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...