Publicidad

Automovilista, el Gran Hermano te vigila

Ya son diez mil jóvenes los que estrenan una nueva modalidad de póliza de seguro: el cobro por uso. Para ello, han tenido que sacrificar su intimidad. Todos ellos han permitido que Mapfre equipe sus vehículos con una caja negra que registra, todos sus movimientos en el coche.
-
Automovilista, el Gran Hermano te vigila
Automovilista, el Gran Hermano te vigila

El pasado verano, la aseguradora Mapfre abría la puerta a una iniciativa novedosa en nuestro país: el pago por uso del seguro. 10.000 jóvenes españoles podían apuntarse al experimento y la realidad es que la propuesta ha sido un éxito. Así lo atestigua este número de personas de entre 18 y 30 años que han llenado el cupo y que circulan en toda España con un dispositivo que registra su uso y comportamiento al volante, a fin de determinar su prima en el seguro (el ahorro puede ser hasta de un 60 por ciento).

<

p>

Una de las principales quejas de los conductores responsables es que tienen que pagar los platos rotos de los que no lo son. También se protesta por la diferencia de uso: hay gente que hace muchos kilómetros al día, pero otros apenas sacan el coche entre los días de diario. En definitiva, hay muchas personas que tienen que pagar un alto precio por el seguro para el poco uso que le dan al coche.

<

p>

Para registrar el comportamiento del conductor al volante, estos coches van equipados con una especie de caja negra similar a la que llevan los aviones. Ésta, gracias a la tecnología GPS, es capaz de determinar a qué velocidad va el piloto, por qué tipo de carreteras circula, el horario en el que coge el coche y el estilo de conducción que tiene el mismo. Además, también funciona como un sistema antirrobo, ya que opera como si fuera un localizador.

<

p>

Una vez registrados todos los datos, las variables obtenidas se cruzan y la compañía de seguros determina el coste de la prima de ese conductor en concreto.

<

p>

Desde hace tiempo, en toda Europa se está generando un debate respecto a instalar de serie, o no, cajas negras en los automóviles. Es indudable que con ellas se determinaría de forma mucho más fiable las causas y culpables en un accidente. No obstante, muchos no están de acuerdo ya que llevar un dispositivo de este tipo atentaría contra la privacidad. De ahí, que el experimento de Mapfre parta de la voluntariedad del interesado.

<

p>

Muchas personalidades asociadas al mundo del automóvil defienden el uso de las cajas negras en los coches. El problema está, como expone Mario Arnaldo, director de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), en que ya no sólo los usuarios ven, con este dispositivo, vulnerada su intimidad. Además, los fabricantes se muestran reacios por la inversión que conlleva: con sólo 10.000 coches equipados con este sistema, Mapfre ya ha invertido diez millones de euros.

<

p>

La caja negra, que para evitar su robo va ubicada en lugares ocultos del vehículo como debajo del salpicadero, en los faros o en el mismo parachoques, es vista con buenos ojos por los miles de conductores que gustosos se han ofrecido voluntarios al experimento. ‘Yo no tendría problema en llevar una caja negra, de hecho la llevo’, explica una joven al diario ‘El Pais’, ‘puede ser una invasión de la intimidad, pero me compensa al pensar el dinero que me ahorro en el seguro’.

<

p>

Por ahora, nadie ha comprobado si realmente repercute en el coste de su póliza, aunque lo comprobarán en unos meses.

<

p>