Automóvil y ecología, dos conceptos obligados a entenderse

Medio ambiente y automóvil son dos conceptos obligados a entenderse en el mundo actual. Por una parte, es innegable el peso de la industria automovilística en nuestra economía y la importancia del coche tanto en nuestra sociedad y como en la vida cotidiana. Por otro lado, no deja de ser cierto que el uso del automóvil propulsado por motores de combustión tiene un importante impacto medioambiental que nos afecta a todos, tengamos coche o no. Industriales, políticos, ecologistas y ciudadanos son cada vez más conscientes de la necesidad de encontrar un punto medio.
-
Automóvil y ecología, dos conceptos obligados a entenderse

Hace tiempo que los fabricantes europeos de automóviles piden que se elimine de los combustibles el contenido de azufre para afinar la mecánica de los nuevos modelos y hacerlos menos contaminantes. Se ha llegado a una etapa donde el desarrollo de nuevas tecnologías de tratamiento de gases de escape (esenciales para reducciones adicionales en las emisones de óxido de nitrógeno, NOx, y de partículas) se está retrasando por la presencia de azufre en los combustibles.

El problema radica en los absorbedores de NOx, que toman este gas de la corriente de escape y la transforman emitiendo nitrógeno inocuo y pequeñas cantidades de CO2. La reducción de NOx es fundamental para el desarrollo de los motores de inyección directa de gasolina y el common-rail: ambas son tecnologías de bajo consumo de combustible. Ahora bien, el azufre vuelve ineficaces los absorbedores de NOx y también estropea algunos filtros de partículas.

La actual Directiva de Combustibles especifica una reducción de los niveles de azufre de las gasolinas y los combustibles Diesel hasta 50 partículas por millón (ppm) para el año 2009. Este límite es todavía muy elevado, ya que para el correcto funcionamiento de los absorbedores de NOx y algunos filtros de partículas es necesario disponer de combustibles "libres" de azufre (menos de 10 ppm).

Otros aspectos de los combustibles como el benceno, los aromáticos, olefinas, la volatilidad, el índice de cetano, la densidad, el total de aromáticos, poliaromáticos y el punto final de ebullición para Diesel tienen también un efecto relevante en las emisiones de los vehículos.

Hace unos meses se aprobó en Alemania el inicio de la transición hacia los combustibles bajos en azufre. A partir del próximo otoño, la gasolina baja en azufre que se comercialice en Alemania será más económica que los combustibles tradicionales, cuyo precio se incrementará en unos tres centavos de marco por litro, unas 2,5 pesetas.

Una curiosa y atípica alianza formada por el Ministerio de Medio Ambiente alemán, la industria del automóvil y el Club del Automóvil Alemán, el ADAC, ha propuesto esta nueva reglamentación, que se aplicará en dos fases. A partir de noviembre de 2001, la gasolina y el Diesel con un contenido de azufre que no alcance los 50 ppm tendrá una rebaja fiscal de 3 centavos de marco. Sin embargo, a partir de enero de 2003, la normativa para estos combustibles ya sólo será válida para las gasolinas que no superen los niveles de 10 ppm de azufre. En comparación con los actuales combustibles, se produce una reducción de las emisiones cercana al 40 por ciento. Además, los vehículos más viejos tampoco tendrán ningún tipo de problemas en llenar su depósito con estos carburantes.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...