Publicidad

Audi TT Clubsport Quattro

De momento es sólo un concepto, pero la marca está planteándose la posibilidad de llevar a producción una pequeña serie de esta particular versión del TT convertida en speedster. Cuenta con un motor TFSI de cuatro cilindros potenciado hasta los 300 CV, un bastidor reforzado con suspensiones específicas, frenos cerámicos y un interior personalizado para la ocasión.
-
Audi TT Clubsport Quattro
Audi TT Clubsport Quattro

Rienda suelta a la imaginación. Audi vuelve a desmarcarse con un concepto deportivo que no deja indiferente a nadie, un TT en estado puro para disfrutar al máximo de la conducción.

Sí, la base es un TT Roadster, pero son muchos los elementos que se han modificado para potenciar las sensaciones al volante. Para empezar, se han eliminado la capota, los montantes y las ventanillas y en su lugar se ha instalado una franja acristalada que da continuidad al minúsculo parabrisas. Los arcos antivuelco son más bajos que en el Roadster y quedan enrasados con los baquets que incorpora, dotados de cinturones de cuatro puntos de anclaje. También la parrilla delantera Sigleframe toma un mayor protagonismo en este concepto, que aumenta sus dimensiones y permite mayor entrada de aire para refrigerar el motor.

Con la intención de realzar la imagen se han instalado unos grupos ópticos personalizados con una franja de diodos led en su parte inferior, paragolpes más bajos, espejos retrovisores de menores dimensiones y dobles salidas de escape ovaladas y cromadas. Una de las particularidades del Clubsport es la ausencia de tiradores para abrir las puertas, en su lugar se ha instalado un mecanismo automático que permite su apertura mediante botón.

En el interior también se ha optado por un diseño llamativo que incluye asientos tipo baquet revestidos en cuero, revestimientos bitono –naranja y negro- volante de tres radios, palanca de cambios en aluminio y cuadro de instrumentos simplificado y con los indicadores situados en vertical. La salida central de aire ha sido configurada para incorporar los mandos del equipo de música, un Bang & Olufsen de altas prestaciones.

La mecánica elegida es un TFSI 2.0 de cuatro cilindros que anuncia una entrega de potencia superior a los 300 CV, gracias a las modificaciones en electrónica, colector de admisión, filtro de aire y sistema de escape. Como no podía ser de otra forma, dispone de sistema de tracción quattro –es la primera vez que un TT de cuatro cilindros utiliza el sistema de tracción pemanente- y caja de cambios de doble embrague S tronic de seis velocidades.

Audi no ha confirmado su paso a la producción en serie, aunque es probable que se fabrique una serie corta limitada en función de la expectación que cause este concepto, que se presenta esta misma semana en el "GTI Meet", en la localidad austríaca de Wörthersee.

Galería relacionada

AudiTTClubsportQuattro