Audi A6 Allroad quattro

A partir del próximo mes de junio estará disponible en los concesionarios de Audi la segunda generación del A6 Allroad, un modelo que nace con la misma vocación aventurera del anterior, pero ahora mucho más exclusivo y refinado. Se ofrece con sistema de suspensión neumática de serie en dos mecánicas de gasolina y otras tantas Diesel con potencias de hasta 350 CV. La gama de precios va desde 56.470 hasta 77.100 euros.
Autopista -
Audi A6 Allroad quattro
Audi A6 Allroad quattro

Inicialmente, la gama está compuesta por dos motores Diesel y otros dos de gasolina, todos ellos ya conocidos en el modelo convencional. La versión menos potente es un 2.7 TDI V6 de 180 CV y 38,8 mkg a sólo 1.400 rpm, que se encuentra asociado a una caja de cambios automática tiptronic de seis velocidades. Las cifras de prestaciones anunciadas con esta mecánica ya son destacables, con una velocidad máxima de 215 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos. Por su parte, las cifras de consumo medio homologado son de 8,7 litros a los 100 km, un registro destacable si tenemos en cuenta las dimensiones y peso del vehículo. El precio de partida de esta mecánica es de 54.570 euros. Si optamos por esta misma motorización, pero equipada con filtro de partículas DPF, la factura sube hasta 55.340 euros.

En el escalón siguiente se encuentra el3.0 TDI con 233 CV de potencia y 45,9 mkg a 1.400 rpm. En este caso, se puede optar por cajas de cambios manuales o automáticas de seis velocidades y sistema de filtro de partículas DPF o no. La versión de cambio manual anuncia 231 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 en 7,5 segundos y un consumo medio de 8,4 litros a los 100 km. Los precios varían entre 55.540 euros de la versión manual sin filtro de partículas hasta los 58.610 euros de la variante tiptronic con DPF.

La oferta de gasolina arranca con la variante 3.2 FSI (inyección directa de gasolina) de seis velocidades, ya conocida en otros modelos del grupo, que en esta ocasión anuncia 256 CV de potencia y 33 mkg a 3.250 rpm. Está disponible con caja de seis velocidades manual o con automática tiptronic con el mismo número de relaciones. La marca cifra su velocidad máxima en 242 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos. En este caso, el consumo medio asciende a 11 litros/100 km. El precio con esta mecánica y caja manual es de 56.470 euros (2.300 euros más si se opta por la versión tiptronic).

Como tope de gama se encuentra el4.2 V8, modificada respecto a la conocida en las variantes deportivas “S”, y estrenada recientemente en el Q7 en versión de 350 CV y 44,9 mkg a 3.500 rpm de par máximo. Sólo se ofrece asociada a la caja de cambios tiptronic de seis relaciones. Las prestaciones aún son más destacables con esta colosal mecánica, que anuncia una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 6,3 segundos. Sorprendentemente, los consumos no se encuentran en relación directa al tamaño del motor, con un promedio de 11,2 litros/100 km, un valor muy ajustado y muy cercano al obtenido con la variante V6 de 3,2 litros de capacidad.

Todas las versiones se encuentran asociadas a un sistema de transmisión integral quattro con diferencial central de tipo Torsen, que reparte el par al 50 por ciento en ambos trenes en condiciones similares de adherencia, pero este reparto puede variar hasta transmitir el 75 por ciento del par a un solo eje si las condiciones del firme lo requieren. El control de deslizamiento se realiza de forma electrónica, a través del sistema de control de estabilidad, en su función de control de tracción, que actúa sobre los frenos de forma independiente.

Como comentábamos antes, no hay posibilidad de montar reductora en ninguna de las versiones ni la habrá en un futuro, sólo la opción del cambio tiptronic de seis velocidades. Lo que sí llevan todas es el sistema de suspensión neumática con cinco programas diferentes (en un A6 con suspensión neumática sólo hay cuatro) con sistema de preselección electrónica de la altura de la carrocería.

Los cinco modos de funcionamiento de la suspensión se manejan desde el módulo de control MMI situado entre los dos asientos y puede ser modificado a voluntad sin necesidad de detener el vehículo: Dynamic, Automatic, Comfort, Allroad y Lift. El primero de ellos es el más deportivo y corresponde a la suspensión bloqueada en la posición más baja (12,5 cm de altura libre y tarado más firme). En la modalidad Automatic, la carrocería se encuentra a 14,5 cm del suelo hasta 80 km/h (modo Comfort), pero baja 15 mm (pasa a modo Dynamic si el coche supera una velocidad de 120 km/h durante un periodo de tiempo).

El siguiente modo, denominado Allroad –nuevo en esta variante-, mantiene la carrocería a una altura de 17,5 cm si la velocidad es inferior a 80 km/h; a 16 cm hasta 120 km/h y a 14 cm si se superan los 120 km/h, hasta llegar al modo Dynamic. En la última modalidad, denominada Lift, la carrocería asciende hasta el valor máximo (18,5 cm), pero sólo funciona hasta alcanzar 35 km/h. Al superar esta velocidad, el sistema pasa automáticamente a la modalidad Allroad.

Durante la toma de contacto que pudimos realizar en el norte de Italia, en pleno Tirol, pudimos comprobar el excelente trabajo de las suspensiones en las tortuosas carreteras de montaña alpinas e incluso en un pequeño recorrido offroad con pendientes moderadas entre viñedos. No se aprecian notables diferencias respecto a un A6 con este sistema de suspensión, excepto la modalidad específica Allroad, pero sí es muy destacable la calidad de rodadura que proporciona: máxima comodidad si así lo seleccionamos o máxima eficacia si practicamos una conducción más extrema.

Rafa Guitart
Impecable realización y presentación. Sorprende que un coche tan lujoso y equipado sea capaz de acceder a sitios tan complicados con tanta facilidad. Desde luego, el motor Diesel de tres litros de capacidad proporciona empuje y prestaciones sin que los consumos se disparen y es muy interesante por precio, pues se distancia en sólo 1.900 euros respecto al 2.7 tiptronic. Asociado a la caja de cambios automática se convierte en un aliado perfecto para viajes y aventuras dentro y fuera del asfalto, pues es eficaz, muy fácil de conducir y transmite una elevada sensación de seguridad.
La comodidad que transmite el sistema neumático es excepcional, pues absorbe de forma impecable las posibles imperfecciones del pavimento. Sin duda, un coche muy interesante por prestaciones, comodidad, versatilidad y, por qué no, exclusividad.

Inicialmente, la gama está compuesta por dos motores Diesel y otros dos de gasolina, todos ellos ya conocidos en el modelo convencional. La versión menos potente es un 2.7 TDI V6 de 180 CV y 38,8 mkg a sólo 1.400 rpm, que se encuentra asociado a una caja de cambios automática tiptronic de seis velocidades. Las cifras de prestaciones anunciadas con esta mecánica ya son destacables, con una velocidad máxima de 215 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos. Por su parte, las cifras de consumo medio homologado son de 8,7 litros a los 100 km, un registro destacable si tenemos en cuenta las dimensiones y peso del vehículo. El precio de partida de esta mecánica es de 54.570 euros. Si optamos por esta misma motorización, pero equipada con filtro de partículas DPF, la factura sube hasta 55.340 euros.

En el escalón siguiente se encuentra el3.0 TDI con 233 CV de potencia y 45,9 mkg a 1.400 rpm. En este caso, se puede optar por cajas de cambios manuales o automáticas de seis velocidades y sistema de filtro de partículas DPF o no. La versión de cambio manual anuncia 231 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 en 7,5 segundos y un consumo medio de 8,4 litros a los 100 km. Los precios varían entre 55.540 euros de la versión manual sin filtro de partículas hasta los 58.610 euros de la variante tiptronic con DPF.

La oferta de gasolina arranca con la variante 3.2 FSI (inyección directa de gasolina) de seis velocidades, ya conocida en otros modelos del grupo, que en esta ocasión anuncia 256 CV de potencia y 33 mkg a 3.250 rpm. Está disponible con caja de seis velocidades manual o con automática tiptronic con el mismo número de relaciones. La marca cifra su velocidad máxima en 242 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos. En este caso, el consumo medio asciende a 11 litros/100 km. El precio con esta mecánica y caja manual es de 56.470 euros (2.300 euros más si se opta por la versión tiptronic).

Como tope de gama se encuentra el4.2 V8, modificada respecto a la conocida en las variantes deportivas “S”, y estrenada recientemente en el Q7 en versión de 350 CV y 44,9 mkg a 3.500 rpm de par máximo. Sólo se ofrece asociada a la caja de cambios tiptronic de seis relaciones. Las prestaciones aún son más destacables con esta colosal mecánica, que anuncia una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 6,3 segundos. Sorprendentemente, los consumos no se encuentran en relación directa al tamaño del motor, con un promedio de 11,2 litros/100 km, un valor muy ajustado y muy cercano al obtenido con la variante V6 de 3,2 litros de capacidad.

Todas las versiones se encuentran asociadas a un sistema de transmisión integral quattro con diferencial central de tipo Torsen, que reparte el par al 50 por ciento en ambos trenes en condiciones similares de adherencia, pero este reparto puede variar hasta transmitir el 75 por ciento del par a un solo eje si las condiciones del firme lo requieren. El control de deslizamiento se realiza de forma electrónica, a través del sistema de control de estabilidad, en su función de control de tracción, que actúa sobre los frenos de forma independiente.

Como comentábamos antes, no hay posibilidad de montar reductora en ninguna de las versiones ni la habrá en un futuro, sólo la opción del cambio tiptronic de seis velocidades. Lo que sí llevan todas es el sistema de suspensión neumática con cinco programas diferentes (en un A6 con suspensión neumática sólo hay cuatro) con sistema de preselección electrónica de la altura de la carrocería.

Los cinco modos de funcionamiento de la suspensión se manejan desde el módulo de control MMI situado entre los dos asientos y puede ser modificado a voluntad sin necesidad de detener el vehículo: Dynamic, Automatic, Comfort, Allroad y Lift. El primero de ellos es el más deportivo y corresponde a la suspensión bloqueada en la posición más baja (12,5 cm de altura libre y tarado más firme). En la modalidad Automatic, la carrocería se encuentra a 14,5 cm del suelo hasta 80 km/h (modo Comfort), pero baja 15 mm (pasa a modo Dynamic si el coche supera una velocidad de 120 km/h durante un periodo de tiempo).

El siguiente modo, denominado Allroad –nuevo en esta variante-, mantiene la carrocería a una altura de 17,5 cm si la velocidad es inferior a 80 km/h; a 16 cm hasta 120 km/h y a 14 cm si se superan los 120 km/h, hasta llegar al modo Dynamic. En la última modalidad, denominada Lift, la carrocería asciende hasta el valor máximo (18,5 cm), pero sólo funciona hasta alcanzar 35 km/h. Al superar esta velocidad, el sistema pasa automáticamente a la modalidad Allroad.

Durante la toma de contacto que pudimos realizar en el norte de Italia, en pleno Tirol, pudimos comprobar el excelente trabajo de las suspensiones en las tortuosas carreteras de montaña alpinas e incluso en un pequeño recorrido offroad con pendientes moderadas entre viñedos. No se aprecian notables diferencias respecto a un A6 con este sistema de suspensión, excepto la modalidad específica Allroad, pero sí es muy destacable la calidad de rodadura que proporciona: máxima comodidad si así lo seleccionamos o máxima eficacia si practicamos una conducción más extrema.

Rafa Guitart
Impecable realización y presentación. Sorprende que un coche tan lujoso y equipado sea capaz de acceder a sitios tan complicados con tanta facilidad. Desde luego, el motor Diesel de tres litros de capacidad proporciona empuje y prestaciones sin que los consumos se disparen y es muy interesante por precio, pues se distancia en sólo 1.900 euros respecto al 2.7 tiptronic. Asociado a la caja de cambios automática se convierte en un aliado perfecto para viajes y aventuras dentro y fuera del asfalto, pues es eficaz, muy fácil de conducir y transmite una elevada sensación de seguridad.
La comodidad que transmite el sistema neumático es excepcional, pues absorbe de forma impecable las posibles imperfecciones del pavimento. Sin duda, un coche muy interesante por prestaciones, comodidad, versatilidad y, por qué no, exclusividad.

Inicialmente, la gama está compuesta por dos motores Diesel y otros dos de gasolina, todos ellos ya conocidos en el modelo convencional. La versión menos potente es un 2.7 TDI V6 de 180 CV y 38,8 mkg a sólo 1.400 rpm, que se encuentra asociado a una caja de cambios automática tiptronic de seis velocidades. Las cifras de prestaciones anunciadas con esta mecánica ya son destacables, con una velocidad máxima de 215 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos. Por su parte, las cifras de consumo medio homologado son de 8,7 litros a los 100 km, un registro destacable si tenemos en cuenta las dimensiones y peso del vehículo. El precio de partida de esta mecánica es de 54.570 euros. Si optamos por esta misma motorización, pero equipada con filtro de partículas DPF, la factura sube hasta 55.340 euros.

En el escalón siguiente se encuentra el3.0 TDI con 233 CV de potencia y 45,9 mkg a 1.400 rpm. En este caso, se puede optar por cajas de cambios manuales o automáticas de seis velocidades y sistema de filtro de partículas DPF o no. La versión de cambio manual anuncia 231 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 en 7,5 segundos y un consumo medio de 8,4 litros a los 100 km. Los precios varían entre 55.540 euros de la versión manual sin filtro de partículas hasta los 58.610 euros de la variante tiptronic con DPF.

La oferta de gasolina arranca con la variante 3.2 FSI (inyección directa de gasolina) de seis velocidades, ya conocida en otros modelos del grupo, que en esta ocasión anuncia 256 CV de potencia y 33 mkg a 3.250 rpm. Está disponible con caja de seis velocidades manual o con automática tiptronic con el mismo número de relaciones. La marca cifra su velocidad máxima en 242 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos. En este caso, el consumo medio asciende a 11 litros/100 km. El precio con esta mecánica y caja manual es de 56.470 euros (2.300 euros más si se opta por la versión tiptronic).

Como tope de gama se encuentra el4.2 V8, modificada respecto a la conocida en las variantes deportivas “S”, y estrenada recientemente en el Q7 en versión de 350 CV y 44,9 mkg a 3.500 rpm de par máximo. Sólo se ofrece asociada a la caja de cambios tiptronic de seis relaciones. Las prestaciones aún son más destacables con esta colosal mecánica, que anuncia una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 6,3 segundos. Sorprendentemente, los consumos no se encuentran en relación directa al tamaño del motor, con un promedio de 11,2 litros/100 km, un valor muy ajustado y muy cercano al obtenido con la variante V6 de 3,2 litros de capacidad.

Todas las versiones se encuentran asociadas a un sistema de transmisión integral quattro con diferencial central de tipo Torsen, que reparte el par al 50 por ciento en ambos trenes en condiciones similares de adherencia, pero este reparto puede variar hasta transmitir el 75 por ciento del par a un solo eje si las condiciones del firme lo requieren. El control de deslizamiento se realiza de forma electrónica, a través del sistema de control de estabilidad, en su función de control de tracción, que actúa sobre los frenos de forma independiente.

Como comentábamos antes, no hay posibilidad de montar reductora en ninguna de las versiones ni la habrá en un futuro, sólo la opción del cambio tiptronic de seis velocidades. Lo que sí llevan todas es el sistema de suspensión neumática con cinco programas diferentes (en un A6 con suspensión neumática sólo hay cuatro) con sistema de preselección electrónica de la altura de la carrocería.

Los cinco modos de funcionamiento de la suspensión se manejan desde el módulo de control MMI situado entre los dos asientos y puede ser modificado a voluntad sin necesidad de detener el vehículo: Dynamic, Automatic, Comfort, Allroad y Lift. El primero de ellos es el más deportivo y corresponde a la suspensión bloqueada en la posición más baja (12,5 cm de altura libre y tarado más firme). En la modalidad Automatic, la carrocería se encuentra a 14,5 cm del suelo hasta 80 km/h (modo Comfort), pero baja 15 mm (pasa a modo Dynamic si el coche supera una velocidad de 120 km/h durante un periodo de tiempo).

El siguiente modo, denominado Allroad –nuevo en esta variante-, mantiene la carrocería a una altura de 17,5 cm si la velocidad es inferior a 80 km/h; a 16 cm hasta 120 km/h y a 14 cm si se superan los 120 km/h, hasta llegar al modo Dynamic. En la última modalidad, denominada Lift, la carrocería asciende hasta el valor máximo (18,5 cm), pero sólo funciona hasta alcanzar 35 km/h. Al superar esta velocidad, el sistema pasa automáticamente a la modalidad Allroad.

Durante la toma de contacto que pudimos realizar en el norte de Italia, en pleno Tirol, pudimos comprobar el excelente trabajo de las suspensiones en las tortuosas carreteras de montaña alpinas e incluso en un pequeño recorrido offroad con pendientes moderadas entre viñedos. No se aprecian notables diferencias respecto a un A6 con este sistema de suspensión, excepto la modalidad específica Allroad, pero sí es muy destacable la calidad de rodadura que proporciona: máxima comodidad si así lo seleccionamos o máxima eficacia si practicamos una conducción más extrema.

Rafa Guitart
Impecable realización y presentación. Sorprende que un coche tan lujoso y equipado sea capaz de acceder a sitios tan complicados con tanta facilidad. Desde luego, el motor Diesel de tres litros de capacidad proporciona empuje y prestaciones sin que los consumos se disparen y es muy interesante por precio, pues se distancia en sólo 1.900 euros respecto al 2.7 tiptronic. Asociado a la caja de cambios automática se convierte en un aliado perfecto para viajes y aventuras dentro y fuera del asfalto, pues es eficaz, muy fácil de conducir y transmite una elevada sensación de seguridad.
La comodidad que transmite el sistema neumático es excepcional, pues absorbe de forma impecable las posibles imperfecciones del pavimento. Sin duda, un coche muy interesante por prestaciones, comodidad, versatilidad y, por qué no, exclusividad.

Inicialmente, la gama está compuesta por dos motores Diesel y otros dos de gasolina, todos ellos ya conocidos en el modelo convencional. La versión menos potente es un 2.7 TDI V6 de 180 CV y 38,8 mkg a sólo 1.400 rpm, que se encuentra asociado a una caja de cambios automática tiptronic de seis velocidades. Las cifras de prestaciones anunciadas con esta mecánica ya son destacables, con una velocidad máxima de 215 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos. Por su parte, las cifras de consumo medio homologado son de 8,7 litros a los 100 km, un registro destacable si tenemos en cuenta las dimensiones y peso del vehículo. El precio de partida de esta mecánica es de 54.570 euros. Si optamos por esta misma motorización, pero equipada con filtro de partículas DPF, la factura sube hasta 55.340 euros.

En el escalón siguiente se encuentra el3.0 TDI con 233 CV de potencia y 45,9 mkg a 1.400 rpm. En este caso, se puede optar por cajas de cambios manuales o automáticas de seis velocidades y sistema de filtro de partículas DPF o no. La versión de cambio manual anuncia 231 km/h de velocidad máxima, una aceleración de 0 a 100 en 7,5 segundos y un consumo medio de 8,4 litros a los 100 km. Los precios varían entre 55.540 euros de la versión manual sin filtro de partículas hasta los 58.610 euros de la variante tiptronic con DPF.

La oferta de gasolina arranca con la variante 3.2 FSI (inyección directa de gasolina) de seis velocidades, ya conocida en otros modelos del grupo, que en esta ocasión anuncia 256 CV de potencia y 33 mkg a 3.250 rpm. Está disponible con caja de seis velocidades manual o con automática tiptronic con el mismo número de relaciones. La marca cifra su velocidad máxima en 242 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos. En este caso, el consumo medio asciende a 11 litros/100 km. El precio con esta mecánica y caja manual es de 56.470 euros (2.300 euros más si se opta por la versión tiptronic).

Como tope de gama se encuentra el4.2 V8, modificada respecto a la conocida en las variantes deportivas “S”, y estrenada recientemente en el Q7 en versión de 350 CV y 44,9 mkg a 3.500 rpm de par máximo. Sólo se ofrece asociada a la caja de cambios tiptronic de seis relaciones. Las prestaciones aún son más destacables con esta colosal mecánica, que anuncia una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 6,3 segundos. Sorprendentemente, los consumos no se encuentran en relación directa al tamaño del motor, con un promedio de 11,2 litros/100 km, un valor muy ajustado y muy cercano al obtenido con la variante V6 de 3,2 litros de capacidad.

Todas las versiones se encuentran asociadas a un sistema de transmisión integral quattro con diferencial central de tipo Torsen, que reparte el par al 50 por ciento en ambos trenes en condiciones similares de adherencia, pero este reparto puede variar hasta transmitir el 75 por ciento del par a un solo eje si las condiciones del firme lo requieren. El control de deslizamiento se realiza de forma electrónica, a través del sistema de control de estabilidad, en su función de control de tracción, que actúa sobre los frenos de forma independiente.

Como comentábamos antes, no hay posibilidad de montar reductora en ninguna de las versiones ni la habrá en un futuro, sólo la opción del cambio tiptronic de seis velocidades. Lo que sí llevan todas es el sistema de suspensión neumática con cinco programas diferentes (en un A6 con suspensión neumática sólo hay cuatro) con sistema de preselección electrónica de la altura de la carrocería.

Los cinco modos de funcionamiento de la suspensión se manejan desde el módulo de control MMI situado entre los dos asientos y puede ser modificado a voluntad sin necesidad de detener el vehículo: Dynamic, Automatic, Comfort, Allroad y Lift. El primero de ellos es el más deportivo y corresponde a la suspensión bloqueada en la posición más baja (12,5 cm de altura libre y tarado más firme). En la modalidad Automatic, la carrocería se encuentra a 14,5 cm del suelo hasta 80 km/h (modo Comfort), pero baja 15 mm (pasa a modo Dynamic si el coche supera una velocidad de 120 km/h durante un periodo de tiempo).

El siguiente modo, denominado Allroad –nuevo en esta variante-, mantiene la carrocería a una altura de 17,5 cm si la velocidad es inferior a 80 km/h; a 16 cm hasta 120 km/h y a 14 cm si se superan los 120 km/h, hasta llegar al modo Dynamic. En la última modalidad, denominada Lift, la carrocería asciende hasta el valor máximo (18,5 cm), pero sólo funciona hasta alcanzar 35 km/h. Al superar esta velocidad, el sistema pasa automáticamente a la modalidad Allroad.

Durante la toma de contacto que pudimos realizar en el norte de Italia, en pleno Tirol, pudimos comprobar el excelente trabajo de las suspensiones en las tortuosas carreteras de montaña alpinas e incluso en un pequeño recorrido offroad con pendientes moderadas entre viñedos. No se aprecian notables diferencias respecto a un A6 con este sistema de suspensión, excepto la modalidad específica Allroad, pero sí es muy destacable la calidad de rodadura que proporciona: máxima comodidad si así lo seleccionamos o máxima eficacia si practicamos una conducción más extrema.

Rafa Guitart
Impecable realización y presentación. Sorprende que un coche tan lujoso y equipado sea capaz de acceder a sitios tan complicados con tanta facilidad. Desde luego, el motor Diesel de tres litros de capacidad proporciona empuje y prestaciones sin que los consumos se disparen y es muy interesante por precio, pues se distancia en sólo 1.900 euros respecto al 2.7 tiptronic. Asociado a la caja de cambios automática se convierte en un aliado perfecto para viajes y aventuras dentro y fuera del asfalto, pues es eficaz, muy fácil de conducir y transmite una elevada sensación de seguridad.
La comodidad que transmite el sistema neumático es excepcional, pues absorbe de forma impecable las posibles imperfecciones del pavimento. Sin duda, un coche muy interesante por prestaciones, comodidad, versatilidad y, por qué no, exclusividad.

Galería relacionada

Audi A6 Allroad

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...