Audi: A4 con motor FSI en primicia mundial

El espacio de Audi en el Salón es quizá uno de los más llamativos por lo variado de su oferta siempre dentro de un mismo talante deportivo. Se puede admirar parte de la historia de la marca gracias a la bellísima réplica de un Auto Unión de 1936 que asombró en los circuitos de la época con velocidades que superaban los 300 km/h.
-
Audi: A4 con motor FSI en primicia mundial

Al margen de estas curiosidades, lo más destacado de la muestra de Audi es el A4 con motor FSI, que se muestra en España como primicia mundial. El motor FSI es una máquina de inyección directa de gasolina que ya conocíamos porque se había montado antes en los A2 y Volkswagen Lupo. De hecho, otra de las novedades importantes del stand de Audi es el A2 con este propulsor en formato de 1.6 litros (incluido un modelo con el aluminio de la carrocería pulido realmente llamativo). Sin embargo, en el caso del A4 nos encontramos con un cubicaje de 2 litros que rinde 150 CV y entrega un par máximo de 200 Nm entre las 3.250 y las 4.250 vueltas.

Con estas características, el A4 berlina llega hasta los 218 km/h de velocidad punta, con un 0-100 de 9,6 segundos y un consumo de 7,6 litros. Como es lógico, el motor FSI también estará disponible en la versión Avant, el familiar de la gama, con unas prestaciones un poco menos brillantes. En el equipamiento del coche, similar al del resto de la familia, destaca la presencia del control de estabilidad ESP.

Otro de los platos fuertes en el apartado de Audi es el espectacular Audi RS 6, un modelo extraordinariamente deportivo creado por quattro GmbH y que se mostró por primera vez en el Salón de Ginebra. Equipado con un motor 8V de 4,2 litros, este coche disfruta de una potencia de 450 CV que se mantienen constantes entre las 5.700 y las 6.400 vueltas. El par llega a los 560 Nm y está disponible desde algo menos de 2.000 rpm. Este corazón biturbo, con 5 válvulas por cilindro, permite que el RS6 se mueva a una velociad máxima autolimitada de 250 km/h, con una aceleración realmente asombrosa para su formato: 4,9 segundos en el 0-100. Esta máquina tremenda se combina con un cambio Tiptronic de 5 velocidades que, en este modelo, introduce además una función deportiva pensada para apurar más las marchas y realizar las reducciones de forma más rápida y precisa. Además, es el primer Audi en incorporar la suspensión Dynamic Ride Control, que, a través de los amortiguadores, contrarresta los movimientos de cabeceo y balanceo del vehículo. En el interior, destacan los elegantes asientos deportivos firmados por Recaro, con una tapicería especial y magnífica sujeción lateral, al decir de la marca. También hay otros detalles "racing", como el pomo de la palanca de cambios forrado en cuero, y la rejilla del cambio en aluminio mate.

Además de estas innovaciones, los aficionados que se pasen por la zona reservada para Audi podrán admirar el A4 Cabrio, así como los TT y otros modelos de la casa alemana.

Después de mucho esperar, ya sabemos cómo será el primer A4 Cabriolet. El más juvenil y audaz de los A4 llega con un aspecto totalmente nuevo. Sus medidas, 4,57 metros de largo por 1,77 de ancho, encierran un completo resumen de la berlina A4 con el añadido del techo escamoteable y algún otro ingrediente de sabor deportivo.
En el frontal, destaca la doble parrilla del radiador, acompañada en los flancos por robustos pasos de rueda. Los laterales, muy parecidos a los del modelo berlina, incorporan una línea de embellecedores de corte muy recto que acentúa el aspecto “sport” del coche.
Otro rasgo distintivo es la pronunciada zaga que exhibe este modelo, mucho más rotunda y visible que la de su hermano mayor. Sobresale el escape, con dos salidas cromadas de lo más “racing”.

La capota se abate y se repliega en el maletero de forma automática, con sólo pulsar un botón. Abierta, cuenta con luneta trasera térmica.
Por dentro, el A4 Cabriolet es un 2+2 plazas, con las dos traseras bastante limitadas pese al esfuerzo de los técnicos de Audi por ampliar el espacio útil. Al final, se han logrado seis centímetros y medio más para las rodillas de los viajeros que se sienten en la parte posterior.
El equipamiento , tan completo como en los modelos grandes, incluye navegador, elevalunas, cierre centralizado con mando a distancia, anclajes Isofix y llantas de 16 pulgadas. Se puede completar con extras como el sistema telemático de Audi para ayuda a la conducción, así como faros de xenon y otros elementos opcionales. El maletero, con la capota guardada, alberga 246 litros, que se convierten en 315 cuando el techo está montado. Por último, Audi ha colocado un depósito de combustible de 70 litros para que la autonomía de este A4 sea mucho mayor que la de sus competidores.
Motores V6
A la hora de motorizar este elegante cabriolet, Audi no se ha andado por las ramas. Dos poderosos V6, uno de 3 litros y 220 CV, y otro de 2,4 litros y 170 CV, son los encargados de la propulsión.

El tres litros está forjado en aluminio y cuenta con ajuste continuo del árbol de levas, lo que optimiza el funcionamiento el motor. Ofrece un par de 300 Nm. Por su parte, el 2.4 es un motor ya conocido en Audi, pero muy mejorado. Su rendimiento se sitúa en 230 Nm.

Para controlarlos, Audi monta cambios Multitronic con variador continuo, que pueden funcionar en modo automático o secuencial. Son las mismas transmisiones que ya estrenó en su día el nuevo A6. Las cualidades dinámicas de este cabrio son, al decir de la marca, de lo más deportivo. Para lograrlas, los ingenieros de Audi han optado por un chasis muy evolucionado, que lleva incorporada una suspensión elaborada en aluminio igual que la del A4 berlina. En el eje delantero se ha montado por un esquema de cuatro brazos, mientras que en el trasero se ha elegido un sistema de paralelogramo deformable.

Para mejorar el comportamiento, se ha reforzado la rigidez de la

carrocería en un 112 por ciento con relación al cabrio que derivaba del antiguo Audi Coupé, y se ha rebajado un tanto la suspensión, con lo que baja el punto de gravedad y mejora la estabilidad del vehículo. Se sacrifica aquí un poco de confort, pero no estamos hablando de un coche para largos viajes.
El apartado de la seguridad, muy completo, tiene como principales exponentes a los cinturones con limitadores de esfuerzo y pretensores, los airbags de gran tamaño frontales y laterales, el ABS, el ESP (control de estabilidad) y la asistencia hidráulica a la frenada.
En un cabrio siempre es importante el mecanismo antivuelco, confiado generalmente a barras o arcos de seguridad. Audi ha elegido un sistema de arcos retráctiles, que se disparan automáticamente en caso de que sus sensores detecten la inminencia de un vuelco, como los que utiliza Mercedes en los SL.

Con esta primicia, Audi completa la exclusiva gama del A4, que ya se vende en berlina y Avant, o familiar. El A4 Cabriolet se pondrá a la venta en la primavera de 2002

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...