Así nos van a cazar en 2008

La DGT ultima la puesta a punto de un auténtico arsenal de “armas secretas” con el que espera controlar todos los excesos de velocidad que se produzcan en las carreteras españolas. Helicópteros, radares “invisibles”, de tramo… la tecnología más avanzada al servicio de la máxima recaudación.
-
Así nos van a cazar en 2008
Así nos van a cazar en 2008

Estos equipos utilizan una tecnología llamada “visión artificial” que consiste en captar las matrículas de los vehículos, con la fecha, hora, minuto y segundo, a su paso por un punto kilómetrico, para volver a realizar la misma operación diez, veinte, treinta o cincuenta kilómetros después –en función de la extensión del tramo elegido–, con el objetivo de calcular la velocidad media entre los dos puntos de control. Con este sistema se evita que los conductores reduzcan la velocidad de paso al llegar a un radar fijo ya conocido y, por lo tanto, se ven obligados a mantener la velocidad por debajo de los límites durante un amplio margen de kilómetros.

Parece que la eficacia en la lectura de matrículas con este sistema es muy alta, incluso de noche, y sólo se reduce de forma importante cuando las condiciones meteorológicas son adversas. Desde un punto de vista legal también hay dudas sobre su posible aplicación, ya que con la normativa actual se exige que la infracción denunciada responda a un punto kilométrico determinado, aunque desde la DGT ya trabajan para que el Gobierno subsane lo antes posible dichas lagunas legales.

En este sentido, hay varias empresas que desde hace años aplican el control de velocidad por tramos como experiencia piloto en algunos puntos de la A-1 –a la altura de La Cabrera, en Madrid– y la A-3 –actualmente cerca de Saelices, en la provincia de Cuenca–, y que están en condiciones de ponerlo en marcha con fines sancionadores en cuanto se lo pida el Ministerio de Fomento. La DGT espera activar los primeros radares de tramo antes de seis meses, aunque ha manifestado que informará previamente de ello.

Los sistemas de control de velocidad ubicados en pórticos ya disponen de una última variante. Cuando un vehículo pasa por un equipo de control y supera la velocidad permitida en ese punto kilométrico, su matrícula es memorizada y unos 400 metros más adelante en otro pórtico aparece, durante unos segundos, un mensaje luminoso con la placa del coche infractor, la velocidad a la que circula y la señal del límite legal, para que el conductor sea consciente de que ha cometido una infracción. En este caso, la información puede ser sólo preventiva, pero siempre existe la posibilidad de aplicar un procedimiento sancionador paralelo. La DGT espera poner en marcha este sistema, que denomina CVT+, en algunos tramos de carretera durante 2008.

Y otro de los equipos que estará en funcionamiento antes del próximo verano es el radar para notificación de sanciones en tiempo real a vehículos extranjeros. Hasta ahora, los vehículos de otros países detectados a más velocidad de la debida por un radar fijo quedaban inmunes, ya que abrir un expediente y solicitar el pago de una multa más allá de nuestras fronteras es una misión imposible.

El nuevo cinemómetro Civelex dispone de un enlace inalámbrico –GPRS, UMTS, WIMAX o VSAT– que transmite al instante los datos del vehículo infractor a un puesto de control remoto. Así, unos kilómetros más adelante, una unidad de Tráfico puede detener al conductor foráneo y obligarle a pagar la multa, ya que de lo contrario el automóvil quedará inmovilizado. Un artilugio más para que no se escape ni un euro.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...