Así puedes transformar tu “viejo” coche diésel o gasolina en uno eléctrico

Muchos pueden ser los motivos por los que apostar por hacerte con un coche eléctrico. Pero si no te quieres desprender de tu actual coche de gasolina o diésel, siempre puedes transformarlo en un eléctrico.
Adrián Lois
Así puedes transformar tu “viejo” coche diésel o gasolina en uno eléctrico
Así puedes transformar tu “viejo” coche diésel o gasolina en uno eléctrico

Detrás de la compra de un coche eléctrico puede haber diferentes razones: esquivar las restricciones de tráfico en las ciudades, por conciencia medioambiental, por el tipo de desplazamientos que realizas a diario, porque te mueves mucho por la ciudad…

Publicidad

Sin embargo, si se te hacen muy caros los vehículos eléctricos actuales o/y si compartes alguno de estos motivos con tu pasión por tu actual vehículo que se mueve con un motor de combustión, tienes una solución “intermedia”. ¿El motor de tu coche se ha estropeado pero el resto está bien? Esta solución puede ser interesante para ti. ¿Tienes un clásico y tienes miedo a que quede inservible ante tanta amenaza contra los vehículos más antiguos y contaminantes? Ahora, te planteamos esta pregunta vital: ¿has pensado en la opción de convertir tu coche en uno eléctrico?

Sí, puedes hacerlo. Es legal y hay empresas en España que realizan la tarea por ti, a un precio más económico de lo que pueda ser comprarte un coche eléctrico nuevo. Bajo el concepto de “retrofit” se esconde un trabajo muy especializado y laborioso que realizan compañías como Elektrun Cars y eCoche.

Así puedes transformar tu “viejo” coche diésel o gasolina en uno eléctrico

Convierte tu vehículo a uno eléctrico

Si existen compañías que te convierten tu coche a uno impulsado por gas (en este caso el trabajo es mucho más sencillo y económico), ¿por qué no a uno eléctrico? El proceso será más o menos largo, en función de si ya dispones de los elementos mecánicos nuevos de tipo eléctrico: motor, baterías, una placa para adaptar el motor a la caja de cambios, un controlador, conectores, fusibles, cables

Al tratarse de una labor muy especializada, lo mejor es confiar en expertos y en un taller certificado: estos comenzarán por quitar cualquier elemento que esté relacionado con la mecánica diésel o gasolina de tu coche; después, instalarán el nuevo motor, la batería, el cableado…, para pasar a continuación a probar que todo funcione.

Publicidad

Todo ello tiene que constar en un proyecto de reforma e ir firmado por un ingeniero que determine que todos los nuevos componentes sean los adecuados y que estén montados de forma corriente. Tras la homologación correspondiente, deberás pasar la ITV y, finalmente, en una jefatura de Tráfico te darán la nueva documentación del vehículo y tendrás que pedir la nueva etiqueta medioambiental que ahora le corresponda.

Así puedes transformar tu “viejo” coche diésel o gasolina en uno eléctrico

Sugerencias de Elektrun Cars para convertir clásicos y no tan clásicos en coches eléctricos

El (tedioso) problema de las homologaciones

Sin ninguna duda, la piedra más grande en el camino en este trabajo es el de las homologaciones, tarea de la que se encargan dos organismos en España: el INTA e IDIADA. Para compensar y repartir los enormes gastos que implica dicha homologación, Elektrun Cars y eCoche trabajan de forma conjunta para conseguir un pedido mínimo de un modelo de coche en particular. Así, se aseguran que el precio final para el cliente sea más bajo.

Por ejemplo, contando este factor y el coste de los nuevos componentes eléctricos, podrías transformar tu coche eléctrico por unos 15.000-20.000 euros. Lo ideal sería que fuese un coche pequeño y ligero, con algo de antigüedad y que no cuente con demasiada tecnología en sus entrañas para que la transformación sea más sencilla y barata.

Pero en esencia, cualquier vehículo se puede transformar en eléctrico: de su tamaño, de su complejidad, de si tienes ya los materiales o no, de la cantidad de baterías que instales… dependerá el tiempo que se tarda en transformarlo (desde una semana hasta varios meses) y de su autonomía –con 1.000 euros tendrías un bloque de baterías de gel para unos 50 km; con 4.000 euros, un bloque de baterías de litio para unos 200 km–.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...