Publicidad

Arrancan las bajas voluntarias en Nissan

Nissan ha puesto en marcha un plan de bajas voluntarias para minimizar el número de trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) anunciado la semana pasada por la compañía y planteado en un principio para 450 personas, según ha informado el fabricante de vehículos.
-
Arrancan las bajas voluntarias en Nissan
Arrancan las bajas voluntarias en Nissan

Tras la reunión mantenida ayer entre representantes de la dirección de Nissan y de la plantilla, la compañía ha anunciado la puesta en marcha de este plan de bajas incentivadas, en virtud del cual los empleados directos o semidirectos —los vinculados a la fabricación— de los centros fabriles de Barcelona que se acojan voluntariamente percibirán una indemnización próxima a los 45 días por año trabajado, con un máximo de 60.000 euros por persona.

Los sindicatos han recibido con cautela este anuncio y se reservan la posibilidad de convocar movilizaciones si en la próxima reunión, que tendrá lugar dentro de una semana, no se avanza en el objetivo de evitar medidas traumáticas para paliar el excedente de plantilla derivado de la supresión del tercer turno de las líneas del todoterreno Pathfinder y de la ranchera Navara a partir de abril, según han informado fuentes del comité de empresa.

Los representantes de la plantilla defienden la necesidad de recurrir a otras medidas no traumáticas, como las prejubilaciones y las herramientas de flexibilidad previstas en el convenio colectivo, para evitar todos los despidos anunciados.

En un comunicado, la filial española del fabricante japonés de vehículos ha dejado claro que este plan de bajas voluntarias es un "paso previo" a la presentación del ERE, prevista para mediados de febrero. El plan que se iniciaba ayer estará vigente durante un mes, hasta el 8 de febrero, y las bajas voluntarias se harán efectivas a partir del 30 de marzo.

Nissan ha remarcado que la actual situación afecta exclusivamente a las líneas de producción del Pathfinder y del Navara, y que, por contra, prevé aumentar en 2008 su volumen de fabricación de la furgoneta Primastar —que también se comercializa como Renault Traffic y Opel Vivaro— de 86.000 a 93.000 unidades, medida que anunció tras la pérdida del pedido de una nueva furgoneta, que finalmente se ensamblará en la futura fábrica de Tánger (Marruecos).

La actividad comercial de Nissan en España tampoco se ve afectada por las actuales circunstancias de la fábrica de la Zona Franca de Barcelona, según ha subrayado la compañía.

Nissan Motor Ibérica anunció el pasado jueves que presentará un ERE que afectará a unos 450 trabajadores fijos de la factoría barcelonesa por el descenso de un 7,3 por ciento de los volúmenes previstos de producción para este año respecto a 2007, después de cinco años consecutivos de récord de producción.

Esta caída de la producción es consecuencia, a juicio de Nissan, de factores externos e internos, entre los que cita la fortaleza del euro respecto al dólar, lo que perjudica a las exportaciones, el inicio de la producción del modelo Navara en Tailandia y los impuestos a la automoción por motivos medioambientales que afectan a los modelos todoterreno en algunos países europeos, entre ellos, España.

Entre los factores internos, Nissan considera determinante no haber llegado a acuerdos concretos con los representantes de los trabajadores para mejorar la competitividad de la planta de la Zona Franca de Barcelona.

La empresa reclamaba a los trabajadores mantener la fábrica abierta 250 días y la reducción de los costes un 12 por ciento en los próximos tres años, unas condiciones que los sindicatos rechazaban si no se garantizaba un plan industrial de futuro.

También argumenta que la legislación española en materia de contratación temporal "no es la adecuada para las empresas de automoción" y que en octubre la compañía convirtió 465 contratos en indefinidos "a pesar de no tener visibilidad de futuro para ellos y cumpliendo la legislación vigente".

Nissan cuenta en España con 6.800 empleados dedicados a la producción, venta, diseño y distribución de vehículos y recambios, con tres centros productivos en Barcelona, Ávila y Cantabria.

Los principales sindicatos de Nissan Motor Ibérica, CC.OO., Sigen-Usoc y UGT, han valorado positivamente la puesta en marcha de un plan de bajas voluntarias en la fábrica de Barcelona, pero han considerado insuficiente esta medida porque no evita el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en su totalidad.

"No es suficiente con minimizar el expediente, sino que hay que evitarlo", ha remarcado en un comunicado CC.OO., sindicato que ha instado a la empresa a que plantee otras medidas alternativas a los despidos, como prejubilaciones y recolocaciones.

En otro comunicado, Sigen-Usoc ha valorado como "positivo" el plan de bajas voluntarias puesto en marcha hoy por Nissan Motor Ibérica y ha reclamado otras medidas alternativas, en especial prejubilaciones, para evitar los 450 despidos anunciados.

UGT ha recibido con cautela este anuncio y también se plantea la posibilidad de convocar paros si en la próxima reunión no se avanza en el objetivo de evitar medidas traumáticas para paliar el excedente de plantilla derivado de la supresión del tercer turno de las líneas del todoterreno Pathfinder y de la ranchera Navara a partir de abril.