Alfa 147 y GT JTD Q2

Aún más deportivos, las variantes Diesel de 150 CV de los modelos 147 y GT pueden incorporar un diferencial de deslizamiento limitado de tipo Torsen para mejorar la motricidad. Llegarán a comienzos de año con un ligero incremento de precio y mejoras en el equipamiento, bajo la denominación Q2.
-
Alfa 147 y GT  JTD Q2
Alfa 147 y GT JTD Q2

Con la intención de mejorar el comportamiento dinámico de las variantes más deportivas Diesel de los alfa 147 y GT, la marca italiana acaba de lanzar unas nuevas versiones, denominadas Q2, que incorporan un diferencial autoblocante de tipo Torsen. Las prestaciones del motor JTD no han sido modificadas, aunque sí se han llevado a cabo algunas mejoras en el apartado de equipamiento.

Cuenta con una nueva calandra delantera y tapa de espejos satinados, llantas de aleación específicas de 17”, alerón trasero, salida de escape cromado y una puesta a punto de suspensión específica. En el interior también hay algunas modificaciones respecto al resto de las versiones, como instrumentación con relojes en fondo blanco, revestimiento en piel con costuras rojas para el volante –incorpora los mandos de la radio, pomo del cambio y freno de mano, por los pedales de aluminio, y consola central de color gris antracita. Además. Incorpora sistema de control de velocidad de crucero, sistema de control de estabilidad VDC, 6 airbags y equipo de sonido de alta fidelidad. En el caso del GT, respecto al Q2, el nuevo modelo incorpora llantas de 18 pulgadas, doble salida de escape cromada, calandra con nueva rejilla y la tapa de espejos retrovisores satinada.

El sistema “Q2” incorpora de un diferencial de deslizamiento limitado, mecánico Torsen que se encarga de repartir el par entre las ruedas delanteras de manera continua, dependiendo de las condiciones de conducción y del estado del pavimento.

Cuando se aborda una curva en condiciones de poca adherencia (lluvia, nieve, barro, etc.) o conduciendo de forma deportiva, es frecuente que nos encontremos con de pérdida de adherencia de la rueda interior ante una excesiva presión sobre el acelerador. Cuando en la rueda interior se reduce el par, el diferencial tradicional (que reparte el mismo valor de par a ambas ruedas) transmite a la rueda exterior un valor de par igual que no es suficiente para ofrecer una correcta motricidad. En este caso se pueden obtener dos respuestas distintas: en un modelo sin control de tracción o estabilidad, el resultado es un deslizamiento de la rueda interior, subviraje y falta de aceleración a la salida de la curva. Si está equipado con control de tracción o estabilidad, las ayudas restan potencia al motor, haciendo imposible la modulación del acelerador.

En el momento en el que la rueda interior empieza a perder adherencia, el par se transmite parcialmente hacia la rueda exterior, garantizando un menor subviraje, mayor estabilidad y mayor velocidad de recorrido de la curva. El autoblocante retrasa la intervención de los sistemas de control, lo que permite mejor tracción en salida de las curvas.

También sobre terrenos con poca adherencia, las ruedas motrices pueden encontrarse en condiciones de diferente agarre, como en arrancadas o fuertes aceleraciones. El sistema permite contrarrestar los efectos con una transferencia progresiva del par hacia la rueda que mejor agarra.

Galería relacionada

Alfa Romeo Q2

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...