Alemania afronta el cuarto día consecutivo de paros en el sector público

Empleados púbicos de varios estados federados alemanes se han sumado a la serie de paros de advertencia convocados por el sindicato Verdi durante toda esta semana con el fin de exigir mejoras salariales, y que se han dejado notar hoy en la feria tecnología CeBIT que se celebra en Hannover.
Autopista -
Alemania afronta el cuarto día consecutivo de paros en el sector público

En la capital de Baja Sajonia, los autobuses y tranvías no abandonarán las cocheras hasta media mañana, lo que afecta a centenares de miles de usuarios habituales del transporte público de la ciudad.

Según el sindicato Verdi, además, unos 20.000 visitantes de la Cebit, una de las ferias informáticas más importantes del mundo, sufrirán a lo largo del día las consecuencias de estos paros de advertencia en Baja Sajonia.

Por ello, la feria alertó ya la víspera de la huelga y organizó un servicio de autobuses, al tiempo que hizo un llamamiento a los automovilistas a compartir el trayecto con los visitantes hasta el recinto ferial.

Mientras, Bundesbahn, la empresa de los ferrocarriles de Alemania, puso a disposición de los usuarios trenes urbanos adicionales para desplazarse hasta la sede del evento.

El cuarto día consecutivo de paros de advertencia en todo el país afecta también al estado federado de Baviera, sobre todo en los sectores de la administración, la recogida de basuras y los servicios de limpieza, aunque no en el del transporte público.

'Los ciudadanos lo notarán sobre todo en los servicios públicos y especialmente en las guarderías', declaró Hans Sterr, portavoz de Verdi, que cuenta con una participación en Baviera de cerca de 10.000 empleados.

También trabajadores del sector público en el estado federado de Hesse se sumaron a la huelga.

Así, en Marburg los empleados del transporte público, y de las compañías municipales de electricidad, gas y agua, abandonaron sus puestos de trabajo.

'Todo está paralizado', miles de viajeros llegaron tarde al trabajo y tuvieron que ir en automóvil, indicó una portavoz del servicio metropolitano de transporte. Tampoco en la ciudad de Kassel circulan ni autobuses ni tranvías.

Según Verdi, también en Berlín, Brandeburgo y Bremen los empleados públicos tienen previsto sumarse a los paros.

En el estado federado de Baden-Württemberg, los paros afectan sobre todo a las administraciones regionales, la Agencia Federal de Empleo y las compañías municipales de electricidad, agua, gas y transportes, señaló el sindicato.

Verdi tiene intención de movilizar al personal de los servicios públicos de manera selectiva durante toda la semana, con convocatorias que tendrán lugar alternativamente en los 16 estados federados y en distintos campos del sector.

La huelga se centra en los empleados públicos de Estado y los ayuntamientos en los que trabajan unos dos millones de personas, para los que Verdi exige aumentos salariales del 6,5 % o al menos 200 euros.

La patronal no ha presentado oferta alguna y exige que el sindicato rebaje sus exigencias para sentarse a negociar en la mesa que se ha constituido en la ciudad de Potsdam, junto a Berlín.

Hasta la próxima reunión concertada para el 12 de marzo Verdi pretende mantener la presión con las huelgas selectivas.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...