Alcohol, drogas y conducción

Las nuevas tasas de alcoholemia ya han cumplido dos años. El límite para conducir fijado en 0,5 gramos por litro de sangre no ha parado el goteo de los accidentes provocados por la bebida. Al contrario, cada año son más. En el año 2000, casi la mitad de los conductores que fallecieron en las carreteras españolas habían bebido.
-
Alcohol, drogas y conducción

En Alemania, los policías pueden detener a un conductor y, tan sólo con sospechar que conduce bajo los efectos de algún tipo de droga, extraerle sangre para comprobar su estado. En el resto de los países europeos, este procedimiento no está permitido.

En España, el Código Penal considera que "conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicoactivas" es un delito contra la seguridad del tráfico, pero adivinar si se ha consumido alguna droga o fármaco no es sencillo. Cada sustancia provoca unos determinados efectos que varían en cada individuo; además, no hay ninguna normativa legal que establezca un límite a su consumo como en el caso del alcohol.

El cannabis, la droga ilegal más detectada en los análisis que se realizan a las víctimas de accidentes, puede detectarse en la sangre incluso un mes después de haberlo consumido. Además, hay que tener en cuenta que los conductores que hubieran tomado algún fármaco recetado por el médico y, por tanto, completamente legal también podrían dar positivo en los controles.

No existe un dispositivo como el alcoholímetro que determine el consumo de anfetaminas, opiáceos o cocaína, entre otras sustancias, por lo que, los agentes tienen que valorar subjetivamente el consumo de drogas por parte de los conductores. Así, en la mayoría de las ocasiones, la policía se muestra más reacia a presentar cargos.

La Universidad de Santiago de Compostela está desarrollando un aparato que permita detectar el consumo de drogas por parte de los automovilistas. Trabajan con dos dispositivos, uno que necesita una muestra de orina y otro basado en la saliva.

El primero de ellos parece descartado, ya que en los controles, sería necesaria cierta infraestructura, es decir, servicios para la recogida de muestras. Además, la analítica reflejaría consumos de drogas muy espaciados en el tiempo.

La saliva parece ser la muestra biológica adecuada para la detección de drogas (su análisis es más rápido). No hay que olvidar que para que estas pruebas valgan posteriormente en un juicio deben ser efectivas y detectar el uso reciente de drogas.

Hasta que se implanten estos dispositivos, la policía realiza estudios físicos para determinar si un conductor ha consumido drogas. Estudian las pupilas y el grado de coordinación de éstos, los mismos procedimientos que antes de la llegada de los alcoholímetros se aplicaban para comprobar si un conductor había bebido. Las sospechas de la policía deben confirmarse posteriormente, por lo que este procedimiento resulta muy laborioso, caro y, sobre todo, inseguro.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...