Alcohol, drogas y conducción

Las nuevas tasas de alcoholemia ya han cumplido dos años. El límite para conducir fijado en 0,5 gramos por litro de sangre no ha parado el goteo de los accidentes provocados por la bebida. Al contrario, cada año son más. En el año 2000, casi la mitad de los conductores que fallecieron en las carreteras españolas habían bebido.
Autopista -
Alcohol, drogas y conducción

En una sola noche, los policías de Tarragona descubrieron que 300 conductores dieron positivo en sus controles de alcoholemia. Si este resultado lo multiplicamos por días, por ciudades y por copas, comprobaremos que la ecuación se vuelve monstruosa. Según el Instituto de Toxicología , el 41,2 por ciento de los conductores que fallecieron durante el año 2000 en las carreteras españolas habían bebido, unas estadísticas que vuelven a crecer por tercer año consecutivo.

Desde el 7 de mayo de 1999, el límite permitido para conducir se establece, como norma general, en 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre o 0,25 miligramos en aire espirado. A partir de estos niveles las autoridades consideran que es peligroso conducir, aunque los efectos del alcohol varían en cada persona.

Bajo los lemas "yo controlo", "no pasa nada porque voy despacio" o "a mí el alcohol no me afecta", multitud de jóvenes prueban cada fin de semana el cóctel fatídico de bebida y conducción. Este "problema social", según lo denomina el responsable de Tráfico, Carlos Muñoz Repiso, acaba con la vida de 10.000 europeos al año. De esta cifra, 6.500 habían consumido demasiado alcohol, pero los 3.500 restantes son víctimas de aquéllos.

En España, el límite general del 0,5 por ciento se estableció en 1999, pero todavía existen cuatro países en la Unión Europea que conservan la tasa máxima legal de alcoholemia en 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre: Reino Unido, Irlanda, Italia y Luxemburgo. Concretamente en Reino Unido, esta tasa no se ha modificado desde su introducción en 1967. Aun así, en las dos últimas décadas han logrado reducir en un 70 por ciento el número de accidentes mortales. En este país, los defensores del 0,8 argumentan que una reducción al 0,5 por ciento podría dar lugar a una disminución de ventas de alcohol y notables pérdidas económicas.

La DGT ha dedicado más de 40 años a sensibilizar a los conductores sobre el peligro del alcohol. En la última campaña, puesta en marcha antes de Semana Santa, Tráfico gastó más de 2.100 millones de pesetas. Las cifras de muertos en carretera aumentan y parecen resistir a los eslóganes pegadizos, como el tan sonado "si bebes, no conduzcas", de Steve Wonder, o a imágenes impactantes, como las que comparaban las muertes de tráfico con las provocadas por catástrofes naturales.

Sobre el consumo de alcohol siguen rondando falsas creencias y estereotipos difíciles de entender. No es extraño encontrarse a quien mide su capacidad poniéndose a la pata coja o, incluso, a aquellos que se toman una cucharadita de aceite antes de beber para, según dicen, "lubricar el estómago". Los trucos absurdos se disparan cuando los conductores ebrios se encuentran con un control de alcoholemia. Ni tomar caramelos mentolados ni hacer gimnasia, engaña a estos particulares "chivatos".

Si se va a conducir, lo mejor es no beber nada de alcohol. Cada organismo asimila de una manera diferente la bebida. La tasa de alcoholemia refleja los gramos de alcohol puro por cada uno de sangre. Esta relación se puede calcular aplicando una operación matemática bastante sencilla.
En primer lugar, hay que calcular los gramos de alcohol puros ingeridos. Para hacerlo se multiplica la graduación de la bebida, es decir, la cantidad de alcohol en mililitros por litro de bebida, y multiplicarlos por 8. Así obtendremos la cantidad en gramos de alcohol puro por litro. Esta cantidad la debemos dividir por los litros de bebida ingeridos. Por último, tenemos que volver a dividir los gramos de alcohol puro ingeridos entre el resultado de multiplicar nuestro peso corporal por 0,7, si somos hombres, o 0,6, si somos mujeres. Esta constante refleja la cantidad de litros de sangre de los distintos individuos.
LÍMITES PARA CONDUCIR:
Fuente: Revista de Tráfico de la DGT. Estimación de tasas de alcoholemia una hora después de haber ingerido en ayunas alcohol. Con alimentos, la tasa puede disminuir a la mitad.

Bebida Hombre
60 kg
Hombre
80 kg
Mujer
50 Kg
Mujer
70 Kg
1 lata de cerveza
(33 cl)
0,4 gr/l 0,2 gr/l 0,5 gr/l 0,4 gr/l
1 copa vino/cava
(10 cl)
0,3 gr/l 0,2 gr/l 0,4 gr/l 0,2 gr/l
1 licor
(4,5 cl)
0,3 gr/l 0,2 gr/l 0,4 gr/l 0,2 gr/l
1 brandy
(4,5 cl)
0,3 gr/l 0,2 gr/l 0,5 gr/l 0,2 gr/l
1 combinado
(7 cl)
0,5 gr/l 0,4 gr/l 0,8 gr/l 0,5 gr/l
2 combinados 1 gr/l 0,8 gr/l 1,5 gr/l 1,1 gr/l
3 combinados 1,6 gr/l 1,2 gr/l 2,3 gr/l 1,7 gr/l

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...