Ahora pagaremos menos en la visita al taller

Menos dinero para nuestro bolsillo en la visita al taller y beneficio de la pequeña empresa. Esta es la principal lectura que se puede hacer de la nueva normativa europea en referencia a los servicios post-venta o de reparación. Ahora, los talleres independientes podrán reparar vehículos en garantía, teniendo acceso a piezas de garantía equivalente y a todos los datos técnicos de las marcas. Así, se fomenta la competencia reduciendo, en última instancia, el precio de las reparaciones.
-
Ahora pagaremos menos en la visita al taller
Ahora pagaremos menos en la visita al taller

Mejorar la competencia, favorecer al consumidor y a la pequeña empresa… la nueva normativa europea, recogida en el Reglamento 461/2010, aprobada el pasado 27 de mayo y ya vigente desde el 1 de junio, contempla importantes cambios para los servicios post venta o de reparación, así como en lo que respecta a la distribución comercial de los automóviles. El objetivo del cambio es mejorar la libre competencia y beneficiar a los talleres independientes, al eliminarse las trabas de acceso a la información técnica, así como a las piezas homologadas. Con ello, se espera reducir el coste de las reparaciones, lo que en última instancia se traduce en menos dinero para nuestro bolsillo en las visitas al taller

Ahora es el usuario quien decide dónde reparar su coche: no está obligado a acudir a un centro oficial para hacer revisiones, ni para solucionar cualquier problema mecánico. Incluso, aunque el coche esté en garantía, si el servicio debe costearlo el bolsillo del dueño del vehículo, éste puede acudir al taller que considere más oportuno. Por el contrario, si la reparación está cubierta por la garantía, deberá ir a un centro oficial.

El nuevo reglamento debería suponer el fin de las prácticas abusivas de los fabricantes en materia de garantías. Anteriormente, las marcas podían exigir que las reparaciones se efectuaran en sus talleres autorizados. Por otra parte, tanto la información técnica como las piezas eran patrimonio único de los centros anexionados a la marca. Ahora los datos son libres y cualquier taller puede acceder a ellos.

En lo que respecta a las piezas, los recambios originales seguirán siendo propiedad exclusiva del fabricante. Sin embargo, los centros independientes podrán contar con piezas de calidad equivalente o, lo que es lo mismo, a una equiparación legal a los recambios oficiales.

La mayoría de las entidades relacionadas con el sector de la reparación opinan que la nueva norma fomenta al máximo la competencia entre talleres autorizados e independientes. Lo que en última instancia beneficiará al automovilista: la lógica del mercado hace suponer que una mayor libertad del sector permitirá abaratar los costes de las visitas al taller, cuyo precio ha aumentado significativamente en los últimos años. Hay que recordar que el 40 por ciento de los gastos derivados de un vehículo provienen del paso por el taller, ya sea para revisiones o reparaciones. En momentos de crisis como los que afrontamos, ahorrar euros a nuestro bolsillo será más que bienvenido. De hecho, uno de los problemas actuales es que los conductores alargan las visitas al taller por este motivo, lo que, en primera instancia, afecta a la seguridad del tráfico y, por otro lado, trae como consecuencia el envejecimiento prematuro de los coches.

Pero donde se aplaude a la normativa, también se la critica. Es el caso de los recambios oficiales. El cambio de la legislación no contempla la libertad de acceso a las piezas de recambio, manteniéndose la vía tradicional de comprarlas al concesionario por petición expresa del cliente. Se puede prever que exista por parte de los automovilistas un posible recelo hacia los llamados ‘recambios de calidad equivalente’, lo que obligará a adquirir piezas originales y el coste de la reparación no será muy distinto al de los últimos años.

Por otra parte, se critica al Ejecutivo por la desinformación en es materia. No ha existido campaña alguna que muestre a los conductores qué supone la nueva ley y cuáles son sus ventajas respecto al anterior reglamento.

  • Garantía de acceso de información técnica: los fabricantes deberán hacer públicos los datos para que estén a disposición de cualquier taller.

  • Acceso a recambios y piezas de garantía y calidad equivalente.

  • Libertad para los talleres independientes para reparar cualquier vehículo incluso si está en garantía, siempre que la reparación y/o revisión no sea costeada por la marca.

  • Mayor independencia para el consumidor: podrá escoger el taller que prefiera para reparaciones en garantía.

  • Abaratamiento en servicios postventa: la mayor competencia supondrá una reducción en el coste de las visitas al taller.

- Nueva Ley de Distribución
Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...