Un agente por 4.000 conductores

Según un informe publicado por el diario La Razón, las carreteras españolas están poco vigiladas. La causa, la dificultad de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para conseguir reemplazos. En los últimos diez años, sólo han entrado 365 nuevos patrulleros, mientras que la red viaria se ha triplicado y el número de vehículos ha aumentado en ocho millones.
-
Un agente por 4.000 conductores
Un agente por 4.000 conductores

160.000 kilómetros de carreras, 28 millones de vehículos, 22 millones de conductores y sólo 5.500 patrulleros. Con estos datos, la conclusión es evidente: las carreteras españolas están poco vigiladas. Así, lo constata un informe del diario La Razón, publicado el 24 de abril, justamente una semana después del final del dispositivo especial de Semana Santa dispuesto por la DGT. En once días, fallecieron 108 personas, superando las cifras de los dos años precedentes.

Muchos colectivos han argumentado como principal motivo la escasa vigilancia de nuestra red viaria, especialmente de carreteras secundarias. La propia Guardia Civil afirma que se ve incapaz, con los recursos que tiene, de llegar a todos los rincones y reducir la siniestralidad, pero matiza: el problema no es de celo profesional, sino de falta de recursos.

En los últimos diez años, la Agrupación de Tráfico sólo ha contratado a 365 nuevos agentes y en 35 años su plantilla se ha incrementado en un 17 por ciento. De 7.000 efectivos con los que contaba en 1970 ha pasado a 8.200 en 2005. De ellos, sólo 5.500 se encargan de patrullar.

Ello se traduce, no sólo en menos vigilancia, sino también en horas extra por parte de los guardia civiles y soluciones dudosas, como la paga de productividad, aplicada bajo la consigna de cuanta más multas, menos accidentes.

Por si fuera poco, las relaciones del cuerpo encargado de velar por nuestra seguridad vial y el organismo rector no se encuentran en su mejor momento.

Hace unos días, el director de la DGT, Pere Navarro, afirmó que la Guardia Civil no les seguía con “la decisión, pasión y agilidad necesarias”. El pasado año realizó unas incendiarias declaraciones</font color="#0000CC"> en las que aseguraba que diez radares "podrían llegar a hacer el mismo trabajo que casi toda la Guardia Civil en controles de velocidad”.

Muchos piensan, a tenor del incremento de la siniestralidad durante la Semana Santa, que Pere Navarro se confundió. Así, los representantes de los agentes, la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y la Unión Profesional de la Guardia Civil (UPGC), entienden que su presencia es imprescindible para rebajar una de las lacras de la sociedad española, ya que su presencia “obliga al conductor a vigilar constantemente su conducta en carretera”.

Cuando no hay suficiente vigilancia, argumentan, la siniestralidad se incrementa. Ponen por ejemplo la pasada Semana Santa: la mayoría de los efectivos se encontraban en las vías rápidas de varios carriles, ya que por ellas transitan la gran parte de los vehículos. El 87 por ciento de las muertes se produjo en carreteras de doble sentido y un solo carril. Es decir, en vías secundarias gravemente desatendidas.

Según los patrulleros más veteranos, que el cuerpo de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil sólo haya visto incrementado su número en 365 agentes tiene una contundente explicación económica: el sueldo. “El dinero que se percibe no compensa las penalidades que se pasan”. Horas y horas a la intemperie por un trabajo que consideran que está mal pagado. Esa idea ha calado en los potenciales aspirantes, con lo cual se ha creado una situación sin salida: menos efectivos para controlar el incremento del parque automovilístico, más carga de trabajo por un sueldo que no aumenta en consonancia, igual a menos efectivos.

<

p>Y no parece haber solución, ya que la incentivación a través del incremento salarial provocaría un agravio comparativo con el resto de compañeros de la Guardia Civil.

<

p> Ello conlleva otro problema asociado: el incremento de accidentes mortales entre los propios patrulleros directamente proporcional al aumento del número de horas invertidas y de kilómetros patrullados.

Este argumento trae a la palestra un segundo punto estrechamente relacionado con la falta de vigilancia: la deficiencia de nuestra red de carreteras. Esta desatención en zonas realmente peligrosas es lo que provoca que nuestro país sea el estado de la Unión con el índice de siniestralidad más elevado.

Para los expertos, las soluciones son claras: más inversiones para mantenimiento de carreteras y nuevas infraestructuras, más vigilancia y mano dura en la red secundaria y más información y formación.

Cataluña ha presentado un plan de infraestructuras del transporte (PITC) para tratar de mejorar su red de carreteras. Las primeras voces críticas no se han hecho esperar. El presidente de la Fundació RACC, Miquel Nadal, han calificado la iniciativa como positiva, pero insuficiente. A su juicio, debe ser más ambiciosa y recoger ciertos aspectos que se han quedado en el tintero o que resultan recogidos con cierta ambigüedad, como la realización de auditorías sobre las actuaciones planteadas y una clara atención privilegiada hacia aquellos tramos calificados de “puntos negros”.

<

p> Por otra parte, el partido político Los Verdes ha informado de que propondrá una serie de medidas que, a su juicio, contribuirán a reducir la siniestralidad en las carreteras. Así, pretende que se apruebe en el Parlamento una “Ley Antiviolencia en el tráfico”, la obligatoriedad de limitar mediante sistemas mecánicos la velocidad de coches y motos, el establecimiento de una red de tacómetros en las carreteras, el incremento de las sanciones y que el Código Penal tipifique la conducción temeraria y la conducción sin carné como delitos.

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...