Accidentes leves, ¿sólo un susto?

Terminan las vacaciones y regresamos a casa después de unos días de descanso. Millones de vehículos circulan por las carreteras españolas y muchos de ellos sufren pequeños accidentes. ¿Qué debemos hacer si nos ocurre?
-
Accidentes leves, ¿sólo un susto?
Accidentes leves, ¿sólo un susto?

Todos nos hemos visto implicados o hemos presenciado alguna vez a lo largo de nuestra vida un accidente de tráfico, que, en la mayoría de las ocasiones, ha tenido como consecuencia daños materiales y, en algunos casos, heridas de carácter más o menos grave. A veces no sabemos cómo actuar en estas situaciones, ni cómo reclamar las indemnizaciones que nos puedan corresponder. Conviene saber algunas cosas que si no queremos que un pequeño susto se convierta en una auténtica pesadilla para nuestra salud y para nuestro bolsillo.

Si te ves implicado directamente en el accidente, no debes descuidar una serie de consejos:

<

p> - Procura mantener la calma y realizar un parte amistoso del accidente.
- Si el contrario no colabora, procura recabar todos los datos de su vehículo: matrícula, marca y color, así como teléfonos de posibles testigos.
- No firmes un parte amistoso si tienes dudas sobre cómo ocurrió el accidente o si no te encuentras bien.
- Si hay heridos o daños materiales de consideración, siempre es mejor que se persone la Policía o la Guardia Civil; llámalos. Realizarán un atestado que luego te será muy útil.
- Tienes siete días para comunicar a tu compañía de seguros el siniestro.
- Si has provocado una lesión a un tercero, es importante tener un seguro de accidentes u ocupantes. Si no es así, al menos la póliza debe cubrir lesiones leves o bajas temporales. La mayoría de las pólizas cubre incapacidad permanente, es decir, las bajas por lesiones graves de algún miembro del cuerpo de los ocupantes o alguna minusvalía.

- Si la lesión la ha provocado una tercera persona, hay que interponer denuncia para poder recibir las indemnizaciones correspondientes.

No debemos olvidar que, en el momento del accidente de tráfico, cualquiera de los implicados tiene una serie de obligaciones que, de no cumplirse, pueden desembocar en una sanción. El Reglamento General de Circulación (RGC) en su artículo 129 establece las obligaciones de los usuarios de las vías que se vean implicados en un accidente de tráfico.

Lo primero que debes hacer es detenerte de forma que no crees un nuevo peligro para la circulación y hacerte una idea de conjunto de las circunstancias y consecuencias del accidente, que te permita establecer un orden de preferencias. Debes esforzarte por restablecer o mantener la seguridad de la circulación y si, aparentemente, hubiera resultado herida alguna persona o se hubiera avisado a la autoridad o sus agentes, evitar la modificación del estado de las cosas y de las huellas u otras pruebas que puedan ser útiles para determinar la responsabilidad del siniestro, salvo que con ello se perjudique la seguridad de los heridos o de la circulación.

Se debe prestar a los heridos el auxilio que resulte más adecuado, según las circunstancias, y, especialmente, recabar auxilio sanitario de los servicios que pudieran existir al efecto, así como avisar a la autoridad o a sus agentes si hubiera resultado herida alguna persona, permaneciendo en el lugar del accidente hasta su llegada. No será necesario, en cambio, aunque es recomendable, avisar a la autoridad o a sus agentes, ni permanecer en el lugar del hecho, si sólo se han producido heridas claramente leves, la seguridad de la circulación está restablecida y ninguna de las personas implicadas en el accidente lo solicita.

Es muy importante comunicar, en todo caso, tu identidad a otras personas implicadas en el accidente si te lo pidieran; cuando sólo se hubieran ocasionado daños materiales y alguna parte afectada no estuviera presente, debes tomar las medidas adecuadas para proporcionarle, cuanto antes, tu nombre y dirección, bien directamente o, en su defecto, por intermedio de los agentes de la autoridad. También se deben facilitar los datos del vehículo a otras personas implicadas en el accidente, si lo piden.

¿Qué pasa si presencias un accidente? Puede que no te hayas visto envuelto en el accidente, pero eres un testigo directo, por lo que, para saber cómo actuar, volvemos al artículo 129 del RGC. El mismo establece que, salvo en los casos en que, manifiestamente, no sea necesaria su colaboración, todo usuario de la vía que advierta que se ha producido un accidente de circulación, sin estar implicado en el mismo, deberá cumplir las mismas prescripciones establecidas con anterioridad para las personas que se vean implicadas en un accidente, y que pasan, sobre todo, por prestar a los heridos el auxilio que resulte más adecuado y avisar a los servicios sanitarios así como a los agentes de la autoridad, permaneciendo en el lugar del accidente hasta su llegada, a no ser que éstos ya se hubieran personado en el lugar del hecho.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...