A la cárcel quienes superen los límites de velocidad

Dentro de poco los conductores que superen los límites de velocidad en 60 kilómetros por hora en vía urbana o en 80 kilómetros por hora en vía interurbana podrán ir a prisión. El Congreso dio ayer el primer paso aprobando la proposición de ley orgánica que reforma el Código Penal y que también mandará a la cárcel a quienes conduzcan sin haberse sacado el permiso.
-
A la cárcel quienes superen los límites de velocidad
A la cárcel quienes superen los límites de velocidad

Los conductores que superen la velocidad máxima de manera excesiva podrán ser castigados con penas de prisión de tres a seis meses o una multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, pero además serán privados de conducir por un tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Sin embargo, para que la pena de prisión pueda imponerse, el automovilista tendría que estar con su conducta ‘‘poniendo en peligro la seguridad del tráfico’’, tal y como precisa una enmienda de Izquierda Unida que contó con los votos favorables de PP, PNV y CiU. El diputado de éste último grupo, Jordi Jané se equivocó a la hora de votar y permitió así que saliera adelante el texto, lo que ha anunciado que intentará subsanar en el pleno del Congreso la próxima semana.

También podrán pasar de tres a seis meses entre rejas o pagar la misma sanción que en los delitos de exceso de velocidad los conductores que lleven un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas. En este último caso, serán castigados quienes conduzcan con una tasa de alcohol en aire respirado superior a 0,60 miligramos por litro de sangre o de 1,2 gramos en sangre. También podrán pasar entre seis meses y un año en la cárcel aquellos que se nieguen a someterse a las pruebas de alcoholemia o drogas.

Una de las principales novedades de esta reforma es que podrán ir a prisión aquellos que conduzcan sin haber obtenido nunca el permiso, de igual forma que podrán ser condenados aquellos que lleven un vehículo con el carnet retirado. Ésta era una enmienda del Grupo Parlamentario Catalán, que considera que ‘‘no se puede tratar peor a aquel que ha obtenido un permiso de conducir y conduce habiendo perdido los puntos que a aquel que conduce sin haberlo tenido nunca’’, tal y como ha explicado el diputado Jordi Jané.

Esta infracción podrá ser castigada con penas de tres a seis meses de prisión o multa de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. La condena se endurece, pudiendo pasar de seis meses a dos años en la cárcel y con una retirada del permiso de uno a seis años, para aquellos que conduzcan ‘‘con temeridad manifiesta y poniendo en concreto peligro la vida o la integridad de las personas’’. Si además el conductor demuestra ‘‘manifiesto desprecio por la vida de los demás’’, será penado con prisión de dos a cinco años y la condena se rebajará entre uno y dos años de cárcel si no se pone en peligro la vida o la integridad de las personas.

Para quienes coloquen en la vía obstáculos imprevisibles o derramen sustancias deslizantes o inflamables también habrá castigo: de seis meses a dos años de prisión o multa de 12 a 24 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de diez a 40 días.

Algunos grupos como IU y PP han pedido que se profundice más en la reforma antes de su aprobación, ya que, de no ser así, según Isaura Navarro, de IU, se ‘‘corre el riesgo de convertir al Código Penal en un listado de infracciones formales administrativas con consecuencias penales’’.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...