Publicidad

Velocidad, ¿a cuánto circulamos realmente?

En 2013, el 54 por ciento de los 4.020.262 multas impuestas por la DGT estuvieron relacionadas con la velocidad. Pequeños excesos, la mayoría, y más frecuentes en secundarias que en autovías y autopistas, es en ellas en donde circulamos más rápido.
Alicia Fernández.

Twitter: @aliciaautopista -

Velocidad, ¿a cuánto circulamos realmente?
Velocidad, ¿a cuánto circulamos realmente?

Tráfico impuso en 2013 2,1 millones de multas relacionadas con el exceso de velocidad, -y este año va camino de superarlas-, de ellas 1,21 millones en controles realizados por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Pero, ¿de cuánto exceso hablamos? Generalmente de poco. Cerca del 90 por ciento son excesos de no más de 20 km/h. Y es que, a diferencia de lo que ocurría a comienzos de la década pasada, casi un tercio de los vehículos ligeros circulaba más rápido de lo permitido, (en 2002 un 20 por ciento lo hacía a más de 121 en autovía y autopista y un 8 a más de 140), ahora no corremos tanto. En 2013, según los datos del Ministerio de Fomento, el 16,6 por ciento del tráfico ligero circulaba por las vías rápidas a más de 121, y solo el 1,98 lo hacía por encima de 140. Hablamos de velocidades medias por el día registradas por las estaciones de medición, día y noche los 365 días del año.

La historia en las carreteras secundarias ha sido un poco diferente. Ya que, si bien es cierto que se ha producido una reducción de la velocidad en esta última década, lo cierto es que todavía hay muchos conductores que sobrepasan lo permitido. Algunos muy por encima. Mientras en 2002 casi un 18 por ciento circulaba a más de 100 km/h por estas carreteras (recordemos que muchas de ellas tienen un límite de 80 y 90 km/h), en 2013 lo hace el 11 por ciento.

 

A pleno día y por rectas

Aparte de estos datos medios que cada año recoge Fomento, la DGT realizó en 2012 un estudio para averiguar la velocidad libre, es decir a la que circulan los conductores en condiciones ideales, con muy poco tráfico nula presencia policial, buen tiempo y tramos de carretera propicios, sin entradas ni salidas, sin curvas ni desnivel. Concluyeron que en carreteras convencionales, el 39 por ciento de los vehículos superaban la velocidad límite establecida y el 13 por ciento superaban el límite en más de 20 km/h, el doble de vehículos con este exceso que los registrados en las vías desdobladas, en donde el porcentaje de vehículos que rebasaban el límite en 20km/h fue del 6,5 por ciento. En estas vías convencionales es donde se producen el 70 por ciento de los accidentes con víctimas.