¡Vendetta, vendetta!

El cuatro de marzo arranca una temporada que será histórica en la Fórmula 1. Lo será por muchos motivos. El primero, porque sin duda es el año de la gran revancha, la madre de todas las revanchas. McLaren quiere recuperar sus laureles y apagar la hoguera de vanidad en que vive Ferrari después de ganar el año pasado. Además, habrá grandes cambios en la reglamentación y se decidirá el futuro comercial del mayor espectáculo del mundo del motor.
-
¡Vendetta, vendetta!

La FIA y los dirigentes de la Fórmula 1 han decidido que los coches tienen que ser todavía más seguros. La manera de lograrlo es haciendo que corran menos. Para ello, la idea básica es reducir la carga aerodinámica de los monoplaza. La nueva reglamentación obliga a situar el alerón delantero 50 mm más arriba, con lo que se reduce el peligroso efecto suelo y, por tanto, la carga aerodinámica. Como consecuencia de este cambio, toda el diseño del coche debe variar. Los ingenieros han tenido que sudar tinta para reconducir los flujos de aire, con lo que no es extraño que Adrian Newey, el cerebro de McLaren, haya dicho que todos empiezan este año desde cero. El alerón trasero también ha sido víctima de las iras de la FIA, y su sección superior sólo podrá constar de tres elementos como máximo. Hasta ahora tenían siete u ocho, con lo que es fácil comprender cómo se le quita eficacia. Por si fuera poco, se ha limitado su profundidad y minimizada la incidencida de su ángulo de ataque. Las dimensiones totales del coche también cambian y pasan a ser de dos metros justos. El fondo plano se debe cambiar por una zona ondulada que favorezca la adherencia al suelo. Los neumáticos deberán labrarse con una estría más (ya son cuatro) y los traseros deberán ser más anchos.

La FIA ha pedido también que se alargue la apertura del cockpit, que también se ha retrasado un poco, y que también sea ensanchado, a fin de colocar un elemento acolchado para las piernas. Por último, las pruebas de choque han aumentado sus exigencias. En algunos puntos, se requiere una solidez 400 veces mayor que en años anteriores. Esto supone más rigidez y, por ende, mayor peso.

Los Fórmula 1 ya son coches muy seguros, pero las autoridades están empeñadas en que los sean mucho más. El sistema de carreras también sufre alguna modificación. Por ejemplo, a corto plazo, la figura del "safety car" desaparecerá. En su lugar, y en el de las banderas amarillas que frenan la marcha de los pilotos y prohiben adelantar, se instalará un sofisticado control electrónico de velocidad. Será en 2002, pero quizá se pruebe ya este año. Este dispositivo se programará de acuerdo con la peligrosidad del circuito y el grado de riesgo que asuman los trabajadores. El director de carrera decidirá el máximo de velocidad en los tramos donde se haya producido un accidente y se lo comunicará automáticamente a los pilotos. Aquellos que lo excedan, serán penalizados. El control mantendrá también a los coches separados.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...