¡Vendetta, vendetta!

El cuatro de marzo arranca una temporada que será histórica en la Fórmula 1. Lo será por muchos motivos. El primero, porque sin duda es el año de la gran revancha, la madre de todas las revanchas. McLaren quiere recuperar sus laureles y apagar la hoguera de vanidad en que vive Ferrari después de ganar el año pasado. Además, habrá grandes cambios en la reglamentación y se decidirá el futuro comercial del mayor espectáculo del mundo del motor.
-
¡Vendetta, vendetta!

Con todos los equipos en la cuenta atrás, la competición vive un momento dulce. Su popularidad es máxima y bate records de audiencia. Eso hace que todo el mundo se haya lanzado sobre los derechos de televisión, el gran pastel de la Fórmula 1.

La Unión Europea ha tenido que mediar en un conflicto que amenaza el futuro de la categoría. Incluso se ha empezado a hablar de una alianza entre constructores para organizar una Fórmula 1 paralela. En esa guerra, hay un hombre clave, Bernie Ecclestone, que con más de 70 años sigue gobernando "su" espectáculo con mano de hierro.

Este año, junto con ingenieros y técnicos de la FIA, Ecclestone ha accedido a modificar el reglamento y la normativa técnica. Se gana en normas aerodinámicas y mecánicas, , uno de los apartados más cuestionados. Se pierde velocidad, pero esto ha de proporcionar más emoción, pues habrá más adelantamientos y más oportunidades. Es cierto que el desarrollo de los neumáticos ha restado fuerza a estos recortes, pero seguro que ganaremos en brillantez. Una de las concesiones más importantes ha sido el regreso masivo de la electrónica, sobre todo del controvertido control de tracción , que volverá a utilizarse "legalmente" en el Gran Premio de España. Para muchos, esto restará emoción a las carreras. Para otros, es un paso inevitable ante el tremendo caudal de potencia que ofrecen estas bestias rodantes.

Era la comidilla del paddock en las dos últimas campañas. Algunos equipos usaban el control de tracción de tapadillo, oculto bajo otros mandos. Ese sofisticado mecanismo que impide que las ruedas patinen cuando se les transmite el formidable empujón del motor y ayuda a corregir las trazadas defectuosas, está vetado en la Fórmula 1 desde 1993. Sin embargo, se rumorea que algunas escuderías lo han usado bajo cuerda. Tras mucho deliberar, la FIA ha decidido que vuelva a emplearse. Será a partir del Gran Premio de España, el próximo 29 de abril. Para algunos, como Marc Gené, este dispositivo restará presencia al piloto y la conducción de los Fórmula 1 será más fácil. Otros, como Schumacher, están encantados, porque consideran que permitirá llevar los coches a los límites. Para contrarrestar esta entrada de elementos electrónicos, la FIA eliminará en temporadas próximas la dirección asistida y el equilibrado de los frenos.

La batalla no ha hecho más que plantearse. Al final de este año Ferrari puede haber consolidado las columnas de su templo o haber sucumbido ante el ansia vengadora de los McLaren. Ecclestone habrá reafirmado su control o la Fórmula 1 tendrá nuevos dueños . Lo que es seguro es que el espectáculo más electrizante del motor, la velocidad en estado puro, el mundo de los sueños, crecerá y nos dejará deseando que llegue la campaña 2002. Sobre todo a los españoles, que tendremos, casi con seguridad, tres pilotos en la parrilla.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...