Argentina, dispuesta a poner fin a la crisis automovilística

El año pasado la industria automovilística argentina vivió el peor ejercicio de toda la década. En 2002, las cosas no van mejor (en febrero la producción se ha reducido a la mitad), pero el gobierno de Duhalde está dispuesto a poner fin a la crisis vía exportaciones.

Argentina, dispuesta a poner fin a la crisis automovilística
Argentina, dispuesta a poner fin a la crisis automovilística

El gobierno trabajará codo con codo con los fabricantes de automóviles. El propio Eduardo Duhalde, el quinto presidente que el país ha nombrado desde el inicio de la crisis, se ha reunido con la Asociación de Fábricas de Automóviles (ADEFA).

Ahogados por el denominado corralito financiero, los argentinos no están para realizar muchas compras, por lo que la salida de la crisis pasa por la exportación.

Además de sus colegas del Mercosur (Brasil, Paraguay y Uruguay), Argentina buscará nuevos destinos para sus automóviles, como Chile y México e, incluso, coqueteará con los mercados asiáticos.

La producción de vehículos en Argentina ha caído en febrero pasado un 47,8 por ciento, en comparación con el mismo mes de 2001 y las exportaciones han disminuido un 13,1 por ciento.

El gobierno de Duhalde también tiene otro frente abierto: la lucha contra las petroleras. Después de un tira y afloja en el que las multinacionales amenazaron con despidos, los trabajadores presionaron con la huelga y el Ejecutivo tuvo que decretar la "conciliación obligatoria" entre ambas partes, se ha ratificado el impuesto del 20 por ciento a las exportaciones de crudo. Eso sí, se contempla una futura modificación de este gravamen.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.