Aprobado el nuevo reglamento del seguro

El Consejo de Ministros acaba de aprobar el reglamento sobre seguros que desarrolla lo establecido en la Ley del Seguro de 1995. AEA, Automovilistas Europeos Asociados, se muestra satisfecha con los cambios realizados, pero recurrirá una de sus disposiciones, al entender que es inadmisible la exclusión de la cobertura en un caso muy determinado de accidente.

El pasado sábado fue publicado en el BOE el nuevo reglamento sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a motor, que fue aprobado el viernes por el Consejo de Ministros y que entrará en vigor en un mes. La asociación de conductores AEA (Automovilistas Europeos Asociados) ha mostrado su satisfacción por los cambios introducidos en el mismo, que recogen las sugerencias realizadas por la organización respecto a la protección de las víctimas de conductores ebrios y kamikazes, cuyo derecho a ser indemnizadas queda ahora claramente definido.
Según AEA, "el texto resulta, salvo algún caso concreto, beneficioso para los automovilistas y viene a recoger los cambios legislativos operados tanto en Europa como en España desde 1986."
El reglamento, que desarrolla la Ley del Seguro de 1995, establece importantes novedades. Los propietarios de vehículos sin seguro responderán civilmente con el conductor de los daños causados a terceros, salvo que pruebe que el automóvil le ha sido sustraído. Otra novedad es la exclusión del ámbito de protección del seguro del automóvil de las pruebas deportivas, tareas industriales o agrícolas y la utilización de vehículos para la comisión de delitos dolosos. También se amplían los límites cuantitativos de cobertura por daños personales, y los gastos de asistencia sanitaria derivados de accidentes de tráfico no tienen ningún límite cuantitativo.
Otro cambio es que las víctimas de un accidente de tráfico tendrán cubierta toda la asistencia sanitaria hasta que se recuperen, independientemente del centro hospitalario en que se encuentren. Por otro lado, todos los conductores tendrán un certificado de antecedentes de siniestralidad, para que así las aseguradoras conozcan el riesgo que asumen y fijen su precio. Este historial deberá ser proporcionado a los clientes que deseen cambiar de compañía aseguradora.
Por otro lado, este reglamento permite al Consorcio de Compensación de Seguros cruzar sus datos sobre vehículos asegurados con la Dirección General de Tráfico, de manera que ésta pueda conocer cuales son los vehículos que están circulando sin el seguro obligatorio.
Sin embargo, la AEA anuncia que interpondrá un recurso ante el Tribunal Supremo, a causa de lo que considera "una exclusión reglamentaria inadmisible que lesiona gravemente los derechos de los perjudicados en un determinado tipo de accidente de tráfico". Se refiere concretamente al fallecimiento de conductores por salida de la vía de sus vehículos.
Se recurrirá el artículo 10 apartado a) del recién aprobado reglamento que introduce una novedad que amplía lo establecido en la Ley del seguro, norma de rango superior. Mientras que el artículo 5 de la Ley dice que "la cobertura del seguro de suscripción obligatoria no alcanzará a los daños ocasionados a la persona del conductor del vehículo asegurado", en el artículo 10 a) del reglamento se dice que "serán excluidos de la cobertura del seguro obligatorio todos los daños y perjuicios ocasionados por las lesiones o fallecimiento del conductor del vehículo causante del siniestro".
Así extiende esa falta de cobertura en el caso de fallecimiento, por lo tanto en un accidente en el que sólo exista un vehículo implicado, como en una salida de la carretera, quedarían sin cubrir las indemnizaciones a la familia, es decir, a los perjudicados por el accidente. Hay que matizar aquí que los conceptos víctima y perjudicado no son coincidentes en todos los casos, pues, en el hecho que estamos tratando, la víctima sería el conductor fallecido y los perjudicados los familiares de éste.
En este sentido, el nuevo reglamento favorece a las compañías aseguradoras, que siempre han luchado por excluir las indemnizaciones que reciben los familiares de las víctimas fallecidas en accidentes de tráfico, pese a existir varias sentencias del Tribunal Supremo en contra de esta exclusión.
Por otra parte, un estudio realizado por la ICEA, asociación dedicada a la investigación del sector de los seguros, muestra que en el año 2000 se formalizaron a través de Internet más de 7.500 pólizas de seguros en el ramo automovilístico, generando primas por encima de los 500 millones de pesetas.

Los mejores vídeos