Aparcamientos más seguros

Los aparcamientos públicos han vivido durante mucho tiempo en un estado de falta de definición en cuanto a las responsabilidades de propietarios y usuarios de estas instalaciones. Esta semana, todo se aclarará.

Las responsabilidades de propietarios de aparcamientos públicos y de los usuarios estarán claramente delimitadas a partir del miércoles, cuando en el Congreso se apruebe la regulación de este tipo de negocios.

Hasta el momento, el robo de objetos o el vandalismo contra los coches aparcados en las instalaciones de los aparcamientos públicos no era asumido directamente por el propietario del negocio, ya que las responsabilidades estaban sin aclarar. Sin embargo, el texto que se discutirá y, posiblemente, se aprobará esta semana deja claras cuestiones como quién debe responder en las sustracciones de vehículos, en los accidentes dentro de los aparcamientos o en los daños causados a los coches. Así, según se ha filtrado, se conoce que los robos de objetos móviles como el teléfono o la radio serán asumidos por los usuarios, pero no será así en el caso de que la sustracción sea de una parte funcional y fija del vehículo (una rueda, la antena, los tapacubos...).

En cuanto a los accidentes, el responsable será el conductor que haya causado el siniestro por su falta de "pericia".

Otro aspecto que también se regula en esta norma es el de las entradas a estos aparcamientos, que deberán contar con señales auditivas y visuales que indiquen su existencia, con el fin de facilitar la movilidad y la seguridad de personas ciegas o sordas.

Además, será obligatorio que se cuente con hojas de reclamaciones a disposición de los usuarios, que también podrán solicitar la intervención de las Juntas Arbitrales de Consumo en caso de reclamaciones por daños y perjuicios contra el propietario del párking.