Anfac quiere contratos temporales de cinco años

Aunque la situación no es tan inestable como hace un par de años, lo cierto es que el fantasma de la deslocalización sigue planeando sobre la industria española del automóvil. Juan Antonio Fernández de Sevilla, presidente de la patronal de fabricantes, ha asegurado que este riesgo puede combatirse con la creación de un nuevo contrato para el sector. La petición ya ha sido elevada al Gobierno.

Renault creará 400 empleos en Sevilla
Renault creará 400 empleos en Sevilla

Juan Antonio Fernández de Sevilla, presidente de Renault España y de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), ha pedido al Gobierno más ayudas para el sector. La situación de esta industria ante la deslocalización ha mejorado en los últimos años, pero han surgido nuevos problemas que reclaman medidas por parte del Ejecutivo. “La primera disposición debe ir encaminada a la mejora de la competitividad de las factorías españolas –que han cerrado este año con los mejores convenios colectivos de su historia- frente a las de los países de Europa del Este", ha asegurado el responsable de Anfac. “Los riesgos ahora son menores, pero la reacción de los fabricantes alemanes para mejorar su competitividad reduce la nuestra en términos comparativos", ha añadido.Con el fin de intentar paliar esta situación, Fernández de Sevilla ha solicitado al Gobierno la creación de un marco laboral que incluya un nuevo tipo de contrato temporal, que supere los 12 meses contemplados en el modelo actual. Este documento “debería establecer una duración de entre 5 y 6 años; así coincidiría con el ciclo medio de vida de un coche. Esto permitiría aprovechar mejor la fuerza de trabajo y reduciría las fricciones con los sindicatos", ha indicado el presidente de Anfac. Este tipo de contratos también fomentaría el empleo a largo plazo, según De Sevilla: “Después de cinco años, pocas empresas querrán perder a un operario con esa experiencia", ha asegurado.La industria automovilística española tiene una tasa de temporalidad del 10 por ciento, muy inferior al 30 por ciento que se registra, de media, en el conjunto de los sectores.También habría que hacer hincapié en la flexibilidad laboral, por lo que Fernández de Sevilla ha apostado por un entendimiento con los sindicatos, la consecución de un clima de confianza, la obtención de unos costes laborales que no perjudiquen a la empresa y la formación de la mano de obra.En segundo lugar, ha solicitado al Gobierno una mejora de las infraestructuras (“imprescindibles en un país periférico como España", ha indicado), lo que permitirá “mejorar las comunicaciones, especialmente, los enlaces con Francia". Otro de los aspectos que deberían revisarse es el relativo a la fiscalidad de los vehículos, “una fuente inagotable de recursos para solucionar otros problemas", según ha indicado De Sevilla. “Lo que genera el automóvil debe revertir en el automóvil", ha añadido. Entre las demandas de los fabricantes está el diálogo con el Ejecutivo, con el fin de hacerse escuchar y evitar errores como el del cambio de matrículas para incluir el distintivo regional. “El impacto económico de esta medida es muy importante. Cada año, se venden 200.000 vehículos a las compañías alquiladoras, con una cláusula de recompra. Estos turismos se matriculan en Baleares y Canarias y luego nadie los quiere. Es necesario colocar nuevas placas, lo que supone un coste de 150 a 160 euros por cada unidad, más el precio de la ITV", ha asegurado De Sevilla. El Ministerio de Industria está preparando un Observatorio del Automóvil, donde estarán presentes los fabricantes y los sindicatos, que analizará las inquietudes del sector.A pesar del ligero descenso en las matriculaciones que se ha registrado en octubre, el máximo responsable de Anfac cree que 2004 finalizará con una cifra récord de 1,5 millones de unidades vendidas.Según ha indicado, las operaciones registradas durante el mes pasado deben valorarse positivamente, pues apenas han supuesto un descenso del 1,7 por ciento respecto al mismo período del año anterior, en el que hubo tres días y medio hábiles más y se alcanzó el mejor resultado de la historia. Igualmente buenas son las marcas registradas por el índice de producción de vehículos, que ha crecido un 1,9 por ciento durante los primeros nueve meses del año (con 2.300.085 unidades manufacturadas) y un 10,8 en septiembre (302.909 vehículos fabricados). El renglón de mayor volumen es el referido al apartado de turismos, que creció un 7,66 por ciento en septiembre y un 3,3 por ciento en el acumulado del año. La exportación de vehículos también ha tenido un comportamiento positivo. Se ha destinado al mercado exterior el 81,7 por ciento (1,88 millones) de los automóviles producidos. Esta cifra representa un incremento del 0,7 por ciento para el acumulado del año y una subida del 9,1 por ciento en septiembre. Por fabricantes, el mayor registro en el acumulado del año corresponde al grupo PSA (Peugeot-Citroën), con 457.254 unidades (-5,8 por ciento), seguido por Renault, con 401.027 (-2,8 por ciento).No todas las noticias son tan buenas: el presidente de Anfac ha recordado que las empresas automovilísticas obtienen una baja rentabilidad (0,7 por ciento) sobre su facturación. Este hecho, sumado al aumento del precio del acero y al deber de cumplir con los requerimientos en la rebaja de emisiones, podría llevar a un aumento en los importes de los coches, algo que De Sevilla aún ve lejano.