Amortiguadores, elemento fundamental para una conducción segura

Unas mayores distancia de frenado, unas peores reacciones del vehículo e, incluso, una mayor fatiga del conductor son sólo algunas de las consecuencias que conlleva el no realizar las revisiones necesarias para tener a pleno rendimiento los amortiguadores. Tenneco Automotive se ha preocupado por realizar una serie de estudios que demuestran lo importante que son estos elementos para la seguridad de los automóviles y ahora hace públicos los resultados obtenidos de estas evaluaciones.

En el mantenimiento de un vehículo hay cuestiones que nadie discute como son el cambio de neumáticos o de aceite, la renovación de pastillas y discos de freno, el ineludible control de las escobillas de los limpiaparabrisas o de las bombillas de los grupos ópticos, etc. Sin embargo, existen elementos fundamentales para la seguridad a bordo de un vehículo que no siempre se tienen en mente, es el caso de los amortiguadores.

A pesar de que se sabe perfectamente que, con el desgaste, estos elementos, que son en parte responsables del confort de marcha y los principales encargados de que el coche se mantenga en contacto con el firme, pierden su eficacia, los conductores no siempre son conscientes del peligro que supone el llevar unos amortiguadores envejecidos o en mal estado.

La compañía Tenneco Automotive, uno de los mayores fabricantes internacionales de sistemas para suspensión y escape del automóvil, cuya comercialización se realiza bajo las marcas Monroe y Walker, ha presentado los resultados de una serie de estudios que ha encargado para comprobar la importancia de los amortiguadores en la conducción.

En estos trabajos de investigación, en los que han colaborado el Centro de Seguridad de Milán, el TÜV Rheinland (organismo alemán encargado de realizar inspecciones técnicas) y el Centro Técnico de Pirelli, se han logrado interesantes resultados que destacan la importancia de revisar el estado de los amortiguadores al menos cada 20.000 kilómetros.

Según estos estudios, con estos elementos desgastados al 50 por ciento, la distancia de frenado desde una velocidad de 70 kilómetros por hora y con el coche ocupado sólo por el conductor es 2,6 metros mayor que si la parada se realiza con los amortiguadores a pleno rendimiento. La distancia asciende a 12,1 metros con el automóvil ocupado por cuatro personas y con firme desigual.

En cuanto al efecto "aquaplaning", con un desgaste a la mitad de los amortiguadores, se produce a partir de 109 kilómetros por hora, cuando en caso de no existir desgaste el efecto "aquaplaning" tiene lugar desde 125 kilómetros por hora.

Otra distancia que separa unos amortiguadores en buen estado de otros desgastados en un 50 por ciento es la de frenada con ABS en nieve o hielo desde una velocidad de 50 kilómetros por hora: en el primer caso, el coche se para en 28,8 metros; en el segundo, en 34,5 metros, ya que el ABS no entra bien en funcionamiento a causa del desgaste de los amortiguadores.

En Pirelli, pudieron comprobar que después de 9.000 kilómetros un vehículo con la amortiguación a un 35 por ciento de su capacidad provoca un desgaste en los neumáticos del 10 por ciento mayor que si el rendimiento de aquellos fuera del cien por cien.

Por último, otro estudio coordinado por el director del Instituto de Investigación del Automóvil de la Universidad católica de Lovaina en Bélgica, Jan Pauwels, ha demostrado que el desgaste de los amortiguadores provoca un aumento en la fatiga del conductor y una ralentización de las reacciones de éste de más de un 25 por ciento.

Monroe lanza el nuevo Reflex TM
El nuevo amortiguador de Monroe utiliza la tecnología TWIN DISC, que consigue que la válvula del nuevo producto reaccione en menor tiempo y que su respuesta se adapte a las distintas situaciones que atraviesa el vehículo.

El Reflex se ofrece con una garantía de tres años en Europa.