Alrededor de 1,3 millones de vehículos circulan sin seguro

El Consorcio de Compensación de Seguros, CCS, muestra alarmado sus datos sobre vehículos sin asegurar. Alertan sus responsables sobre el fuerte aumento que experimenta este tipo de infracción. Creen que puede haber hasta 1,3 millones de vehículos sin ningún tipo de póliza.

Alrededor de 1,3 millones de vehículos circulan sin seguro
Alrededor de 1,3 millones de vehículos circulan sin seguro

Ana García Barona, directora técnica y de reaseguro del CCS, explicó ayer cómo evoluciona el sector del seguro de automoción. Barona asegura que se ha producido "un preocupante crecimiento de los vehículos sin asegurar".

Cree la portavoz del CCS que en España puede haber hasta 1,3 millones de coches, camiones y motos circulando sin seguro de ningún tipo. Barona quita hierro a esta cifra, señalando que muchas de estas unidades, seguramente, estarán aparcadas para siempre en algún rincón, pero no han sido dadas de baja ante la DGT.

De los datos que maneja el Consorcio se desprende que en el último año ha tenido que afrontar unos pagos de 10.266 millones por culpa de conductores que no contaban con seguros. En 2000, este pago fue de 9.814.

Si se habla de ciclomotores, las cifras son mucho peores. Jose Franquería, secretario general de Anesdor, la patronal del sector de las dos ruedas, ha declarado que entre un 11 y un 22 por ciento de los ciclomotores y entre un 6 y un 11 por ciento de las motocicletas viajan sin seguro.

Una de las razones para este aumento del fraude está en la escalada que ha llevado a cabo el precio de los contratos de seguros. Si en 1997 se podía contratar una póliza por un precio que iba de las 15.000 a las 25.000 pesetas, ahora ninguna baja de las 80.000 y pueden llegar a costar más de 150.000 pesetas.

Las compañías aseguradoras se quejan además de la caída de ventas que sufren. En 2000, vieron caer su índice un 26 por ciento, mientras que en 2001 todo apunta a una reducción del 30 por ciento.

Sólo la alta venta de coches de lujo que se registra últimamente está salvando a las aseguradoras de la quema. Proteger uno de estos coches es muy caro, con lo que las compañías mantienen el tipo. Así, al cierre del tercer trimestre, el ramo del automóvil había ingresado casi un billón de pesetas, un incremento del 12,7 por ciento respecto a 2000. Si, como cree Hacienda, la venta de coches de lujo está ligada a la llegada del euro y el blanqueo de dinero negro, cuando pase esta fiebre las aseguradoras pueden tener verdaderos problemas.

Los mejores vídeos