Almussafes podría producir los Mazda europeos

Mazda quiere renovar su gama. La fábrica valenciana de Ford podría convertirse en la primera planta europea en producir los vehículos del constructor nipón.

Mazda llama a revisión  a 45.000 coches
Mazda llama a revisión a 45.000 coches

Las ofertas se multiplican para Almussafes. El presidente de Mazda, Mark Fields, ha anunciado que utilizará las plantas europeas de Ford para producir sus vehículos en el Viejo Continente. Según ha afirmado, entre sus favoritas se encuentran la fábrica valenciana de Almussafes y la alemana de Saarlouis.
El fabricante nipón podría empezar su andadura europea con la producción de los sucesores del Demio y el 323. Las ventas de estos pequeños utilitarios, que hasta ahora se montan en la planta de Ujina (Hiroshima), se han visto muy perjudicadas por la devaluación del euro frente al yen. Éste ha sido el principal motivo por el que Mazda ha acudido en busca de ayuda a Ford (los norteamericanos controlan un 34 por ciento del capital de la japonesa).

En la actualidad, la planta de Ford en Almussafes monta los modelos Ka y Focus. Desde el pasado mes de enero, sus trabajadores negocian con la Dirección una mayor flexibilidad laboral. Si llegan a un acuerdo, el gigante de Detroit ha prometido otorgar a la localidad valenciana la producción del nuevo Fiesta.
El nuevo Demio, que aparecerá a principios de 2003, utilizará la misma plataforma del próximo Fiesta y el sucesor del Mazda 323 empleará la estructura del futuro Ford Focus.
Por este motivo, no sería de extrañar que la unión entre americanos y japoneses se produjera precisamente en Almussafes. De producirse este enlace, la fábrica valenciana contaría con el privilegio de ser la primera planta en toda Europa que monte los coches de Mazda.