Almussafes, la “perla” de Ford Europa

Almussafes es un modelo de flexibilidad y tiene un futuro muy positivo. Así lo ha reseñado el presidente de Ford Europa, Lewis Booth, en la visita que éste ha realizado a la fábrica valenciana por la fabricación de su unidad ocho millones.

Lewis Booth no ha ahorrado alabanzas hacia la factoría valenciana y hacia nuestro país. A la primera, a la que dio varias veces la enhorabuena por la producción de su vehículo ocho millones, la ha puesto como ejemplo a seguir por el resto de plantas del Viejo Continente: “Lo que sucede en Almussafes, donde se fabrican cuatro modelos diferentes (Fiesta, Focus, Ka y Mazda 2) es un ejemplo de por dónde debemos ir y cómo deben trabajar las fábricas en el terreno de la flexibilidad". El futuro está asegurado en la factoría levantina y es, en opinión de Booth, muy positivo. “Almussafes es, probablemente, la mejor de nuestras fábricas europeas y estamos muy orgullosos de ello, tanto por productividad, calidad y flexibilidad conseguida", ha indicado el directivo británico. Un elemento clave en ese futuro es la fabricación del nuevo Focus, que se comenzará a fabricar en septiembre y que ha supuesto una inversión en los últimos 4 años de 4.000 millones de euros. El mercado español, para Booth, está siendo muy importante en la recuperación que está viviendo la división europea de Ford. El presidente de Ford Europa ha reconocido que lo que pasa en España tiene una trascendencia fundamental en lo que pasa en el continente.

El mes de mayo fue muy bueno para las ventas de la marca del óvalo en nuestro país, pues el incremento de las matriculaciones en un 24 por ciento ha provocado que la compañía automovilística se haya convertido en la segunda marca del mercado.Booth también tuvo tiempo en su visita para hacer un balance de la situación económica de Ford Europa. El objetivo de la división es el de enjuagar sus pérdidas, del orden de 1.000 millones de euros, hasta sólo los 100 millones en este año y lograr abandonar los números rojos para el próximo ejercicio.Esto ha de lograrse, según Booth, mediante el ahorro en costes y, en ese sentido, ha destacado la intención de la empresa de “desplazar la producción de componentes a los países con costes más bajos". En este ahorro también cuenta la reducción de 6.700 empleados en el Reiíno Unido y Alemania.